PAÍS & MUNDO

Merkel no descarta detener gasoducto con Rusia por el caso Navalny

La canciller alemana, Angela Merkel, podría reconsiderar el destino de un proyecto de gasoducto germano-ruso si Rusia no ayuda a aclarar cómo fue envenenado el líder opositor ruso Alexey Navalny, dijo hoy en Berlín el vocero de la jefa de Gobierno.

07/09/2020 10:30

522

El portavoz Steffen Seibert, consultado por periodistas sobre si Merkel aceptaría que se viera afectado el proyecto de gasoducto en caso de sanciones contra Rusia, respondió que la canciller "considera que sería un error descartarlo".

Sin embargo, matizó que que no se trata de un proyecto alemán, sino "europeo", y que cuenta con una "base legal" comunitaria.

Si bien el Gobierno alemán considera que aún es "demasiado pronto" para exigir una respuesta de Moscú con respecto al envenenamiento, Seibert señaló que no esperará "meses" y que no descarta "nada" si Rusia no coopera.

Navalny, un feroz crítico del presidente ruso, Vladimir Putin, fue trasladado a un hospital de Berlín el 22 de agosto, dos días después de descompensarse y quedar en coma mientras viajaba de regreso a Moscú desde Siberia en un vuelo comercial.

Navalny, de 44 años, permanece en coma inducido en el hospital, y los médicos adelantaron que si bien su condición estaba mejorando, el político enfrenta una larga recuperación y no se pueden descartar efectos a largo plazo.

El portavoz del Ejecutivo alemán indicó que ya pasaron cuatro días desde que Alemania dijo públicamente que Navalny fue envenenado con un "arma química militar" del grupo del Novichok, un agente nervioso desarrollado por la Unión Soviética.

El "tiempo necesario" para una respuesta no ha sido precisado con un ultimátum, "pero no hablamos de meses ni de finales de año", agregó Seibert.

"Muchas personas y gobiernos esperan que Rusia aclare" lo sucedido, agregó, citado por por el servicio público alemán de noticias Deutsche Welle.

La semana pasada Merkel había insistido en "desvincular" el caso Navalny del proyecto del oleoducto, al que Estados Unidos se opone firmemente.

Pero el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, dijo en una entrevista ayer que la reacción rusa será la que determine si Alemania modifica su respaldo de larga data al gasoducto Nord Stream 2, que transportará gas ruso hacia Alemania por el mar Báltico.

La semana pasada, Merkel enfrentó presiones de varios legisladores, incluyendo de su propio partido, para suspender la construcción conjunta del gran gasoducto.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo la semana pasada que los llamadas para abandonar Nord Stream 2 eran "declaraciones emocionales y no basadas en hechos" y recordó que el oleoducto es "un proyecto comercial internacional que beneficia a Rusia, Alemania y todo el continente europeo".

Peskov restó importancia a las acusaciones sobre la participación del Gobierno ruso en el envenenamiento de Navalny e instó a las autoridades alemanas a proporcionar pruebas a Rusia.

Las autoridades británicas identificaron a Novichok como el veneno utilizado contra el exespía Serguei Skripal y su hija en Inglaterra en 2018. Ambos se recuperaron.