ECONOMÍA

Los alimentos en Brasil suben 6,1% en 2020, casi nueve veces más que la inflación

El precio de los alimentos en Brasil subió 6,10% promedio en 2020, casi nueve veces más que el índice general de precios al consumidor que aumentó 0,7%, informó hoy el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

13/09/2020 14:20

771

Entre los alimentos básicos de la dieta diaria en Brasil, el precio del arroz subió 19,3%, los porotos negros 28,9%, la harina de maíz 8,1% y el aceite de soja 18,6%.

También se registraron alzas en productos de origen animal, como en el caso de la carne vacuna, que se apreció 38%, la de pollo y los huevos 7,5% y la porcina 19,4% entre septiembre de 2019 y agosto de 2020, según la Fundación Getúlio Vargas (FGV), reportó la agencia AFP.

Según analistas del mercado, la fuerte suba se debió sobre todo a la creciente demanda de compradores extranjeros, especialmente China, en un contexto de depreciación del real brasileño frente al dólar (-36% en un año) y de la guerra comercial con Estados Unidos que lleva al país asiático a comprar más a Brasil.

La fuerte demanda externa redujo la oferta de estos alimentos en el mercado brasileño, debido a que los agricultores prefieren exportarlos, explicaron desde la FGV.

Las exportaciones de soja brasileña a China aumentaron 29,5% entre enero y agosto en comparación con el mismo período del año pasado, según datos del Ministerio de Economía.

Por otro lado, se espera este año que la cosecha de este grano y de maíz alcancen niveles históricos, aunque no se prevé que eso pueda aliviar la situación del mercado interno.

Desde el Gobierno, atribuyeron la escalada de precios al alza del consumo interno debido a la ayuda de emergencia de 600 reales que el gobierno otorgó desde abril para lidiar con la pandemia, reducida a la mitad en septiembre.

"El dinero que el gobierno inyectó en la economía fue mucho más del que la gente está acostumbrada", dijo al respecto el vicepresidente Hamilton Mourao.

Sin embargo, los expertos relativizan este factor.

"El problema es que el gobierno está abandonando su política de reservas reguladoras, que permiten intervenir en caso de un fuerte aumento de la inflación", señalaron desde la Federación Agraria del Estado de Santa Catarina.