SOCIEDAD

Los defensores de los imputados de “La Manada” denuncian que el fiscal Rivarola “armó la causa”

Los abogados defensores de dos de los imputados de la causa conocida como “La Manada de Chubut”, que investiga a tres jóvenes por el presunto abuso de una menor en 2012 en Playa Unión, emitieron ayer un duro comunicado en el que acusan al fiscal Fernando Rivarola de “armar la causa”.

25/09/2020 02:00

Letrados. Desde la izquierda, Oneto, Rallín y Palmeiro, defensores de dos imputados en la sensible causa.

2.121

Los abogados Francisco Oneto y Roberto Rallín, defensores de Luciano Mallemaci, y Gabriel Palmeiro y Martín Villar, patrocinantes de Leandro Del Villar, firmaron un comunicado conjunto en el que aducen que “se sienten en la responsabilidad social y profesional de manifestar lo que sigue, con la finalidad de hacer cesar el engaño del cual es víctima la sociedad chubutense en general, y nuestros defendidos en particular”.

“En relación con la causa que involucra a nuestros asistidos, es necesario decir de una vez y para siempre que la misma fue armada por el Dr. Rivarola, quien ya cuenta con denuncias por hechos similares en otras jurisdicciones de la Provincia, existiendo testimonios que forman parte del legajo de investigación de las defensas, que darán cuenta de ello en el correspondiente juicio”, advierten los defensores.

Según los abogados de Mallemaci y Del Villar, “esto explica en gran medida la desesperación que tuvo el Dr. Rivarola para que esta causa termine en un juicio abreviado, y con ello sepultar su irregular actuación, que llegó a punto tal que el exdefensor de uno de los imputados fue defensor del Fiscal Rivarola, lo cual fue omitido por el mismo”.

Aunque no lo nombran, los abogados se refieren al abogado trelewense Fabián Gabalachis, que representó a uno de los imputados y, además, fue defensor del fiscal en una causa anterior en la que se lo investigó por un presunto caso de espionaje ilegal en la zona cordillerana, cuando Rivarola ejercía en aquella circunscripción provincial.

Los abogados defensores agregan que “esta causa no se inició por una denuncia de la supuesta víctima, sino que la misma se inició en razón de que el Sr. Fiscal levantó un tweet que tampoco había redactado la supuesta víctima, sino su grupo de amigas. El cuadro de irregularidades se completa si tenemos en cuenta que el actual juez de la causa, el Dr. Zaratiegui, resultó tener poco o nulo apego al Derecho, y cuya impunidad llegó a punto tal de juzgarse a sí mismo, ante la recusación de las defensas, sin dar la correspondiente intervención a sus superiores y cuya única finalidad fue convalidar los criterios de la fiscalía para sacarse de encima una bomba a punto de estallar”, acusan los defensores.

En relación al juez Zaratiegui, agregan que “resulta insólito y desopilante su comportamiento durante la audiencia de fecha 22/9/2020, que tuvo lugar de forma virtual y durante la cual permaneció casi las 8 horas que duró la misma, escondido detrás de su desactivada cámara”.

El comunicado de Oneto, Rallín, Palmeiro y Villar anuncia, además, que solicitarán “la intervención del Colegio de Abogados, mediante la designación de veedores que controlen la transparencia del trámite”.