ECONOMÍA

La Unión Europea otorga 17.000 millones de euros para financiar el gasto público

La Comisión Europea (CE) otorgó a tres de sus países miembros 17.000 millones de euros en préstamos, destinados a financiar el desajuste en el gasto público originado por la pandemia de coronavirus, informó hoy la institución en un comunicado.

27/10/2020 09:48

472

La CE desembolsó, de este modo, 6.000 millones de euros para España, donde la ayuda será aplicada para financiar el programa ERTE y los subsidios por cese de actividad de sus autónomos, además de otros 10.000 millones para Italia y 1.000 millones para Polonia.

Estos fueron los primeros desembolsos del fondo europeo SURE de 100.000 millones de euros, con el que la UE quiere apoyar las políticas que busquen sostener el empleo durante la pandemia, según la agencia DPA.

Estos préstamos con "condiciones favorables" ayudarán a los países europeos a hacer frente a aumentos "repentinos" del gasto público, como consecuencia de las medidas adoptadas para evitar despidos masivos, según se informó.

Las condiciones de estos créditos, incluido el interés, están contemplados en los contratos firmados entre cada Estado y la CE, que por ahora no han trascendido, indicó la fuente consultada.

Italia, España y Polonia son los tres Estados miembros que más se beneficiarán de este instrumento con préstamos que ascenderán en total a 27.000 millones, 21.300 millones y 11.200 millones, respectivamente.

En total, la UE dio curso a las solicitudes de 17 de sus socios, que en conjunto recibirán préstamos del SURE por valor de casi 90.000 millones de euros.

El desembolso de estos primeros tramos "marca un hito importante para la solidaridad europea", sostuvo Paolo Gentiloni, comisario de Economía de la UE. quien añadió que esta acción "no es más que el principio" en un momento en que Europa "se prepara para un invierno difícil".

La CE completó la semana pasada la primera emisión de bonos sociales con los que financiará este fondo contra el desempleo, una operación en la que captó 17.000 millones de euros en bonos a 10 y 20 años, y registró una demanda de 233.000 millones.