Misterio entre las carmelitas descalzas: 11 monjas de clausura se contagiaron de Covid-19 en Comodoro

Once monjas pertenecientes a las carmelitas descalzas del Monasterio de San José Diadema se recuperaron favorablemente tras contraer coronavirus a fines de octubre.

12 NOV 2020 - 12:22

En el monasterio de Comodoro Rivadavia hay un total de 13 mujeres, pero las dos restantes no tuvieron ningún síntoma. Este miércoles incluso pudieron desayunar todas juntas. El contagio no deja de ser unmisterioya que las carmelitas descalzasse encontraban de clausura, sin contacto con el mundo exterior.

“Después de todo el proceso que han estado pasando pudieron reunirse todas para el desayuno, así que fue una alegría muy grande el estar juntas y el poder conversar, porque cada una había hecho el aislamiento como el médico les pedía”, dijo a los medios el obispo de Comodoro Rivadavia, Joaquín Gimeno Lahoz.

“Este virus es terrible, no respeta ni las clausuras”, agregó.

Respecto a cómo se contagiaron o ingresó el virus en el convento es un misterio. Algunos aseguran que pudo haber sidoalguien que acercó una donación. O algún proveedor, pero las monjas no tienen contacto directo con ellos. El monasterio está ubicado a 30 kilómetros del centro de Comodoro Rivadavia, en el sur de Chubut.

Lahoz agregó que “el Covid-19 fue algo difícil de superar para las carmelitas. Todos los días estuve en comunicación con ellas y vi un proceso que iban mejorando constantemente. Ya cuando les dieron el alta epidemiológica fue para ellas una reflexión de decir cuánto les ha servido este tiempo para pensar y rezar, esos valores que uno los vive de una manera casi inconsciente y sin embargo cuando llega el momento de silencio, soledad y del dolor , hace que se vayan encarnando de una forma más fuerte”.

Durante el aislamiento por el coronavirus recibieron ayuda y mensajes de toda la región.

Las carmelitas residen en el monasterio ubicado en el barrio Central de Diadema, en un sector rodeado deparedones altos que no dejan ver nadade lo que allí adentro transcurre.

La construcción es antigua, con más de 50 años. Oficiaba de gamela (alojamiento) de los trabajadores petroleros solteros de la empresa Shell. Desde 1992 fue convertido en monasterio. Es el lugar donde religiosas de 13 provincias llevan una vida de responsabilidad con Dios, de trabajo, silencio y oración.

Unaventana giratorialas comunica con quienes visitan a las hermanas y les llevan alimentos o materia prima que luego se transforman en sus manos.También es el lugar donde las personas hablan con ellas, comparten alguna situación o piden estar en sus oraciones, publicó ADNSur.

Dentro de la división de tareas y trabajos que realizan se encuentra la fábrica de velas, yeso y hostias. Las carmelitas descalzas producen las hostias para las parroquias de toda la Patagonia. El trabajo es semanal, comienza el lunes y el jueves embolsan unos 10 paquetes para iniciar la distribución. Lo extraño es que estaban en clausura, lejos del centro de la ciudad y sin tener contacto con nadie. Pero el virus llegó. Y hasta ahora nadie está seguro de qué manera.

Fuente: Carlos Guajardo. Clarín.

12 NOV 2020 - 12:22

En el monasterio de Comodoro Rivadavia hay un total de 13 mujeres, pero las dos restantes no tuvieron ningún síntoma. Este miércoles incluso pudieron desayunar todas juntas. El contagio no deja de ser unmisterioya que las carmelitas descalzasse encontraban de clausura, sin contacto con el mundo exterior.

“Después de todo el proceso que han estado pasando pudieron reunirse todas para el desayuno, así que fue una alegría muy grande el estar juntas y el poder conversar, porque cada una había hecho el aislamiento como el médico les pedía”, dijo a los medios el obispo de Comodoro Rivadavia, Joaquín Gimeno Lahoz.

“Este virus es terrible, no respeta ni las clausuras”, agregó.

Respecto a cómo se contagiaron o ingresó el virus en el convento es un misterio. Algunos aseguran que pudo haber sidoalguien que acercó una donación. O algún proveedor, pero las monjas no tienen contacto directo con ellos. El monasterio está ubicado a 30 kilómetros del centro de Comodoro Rivadavia, en el sur de Chubut.

Lahoz agregó que “el Covid-19 fue algo difícil de superar para las carmelitas. Todos los días estuve en comunicación con ellas y vi un proceso que iban mejorando constantemente. Ya cuando les dieron el alta epidemiológica fue para ellas una reflexión de decir cuánto les ha servido este tiempo para pensar y rezar, esos valores que uno los vive de una manera casi inconsciente y sin embargo cuando llega el momento de silencio, soledad y del dolor , hace que se vayan encarnando de una forma más fuerte”.

Durante el aislamiento por el coronavirus recibieron ayuda y mensajes de toda la región.

Las carmelitas residen en el monasterio ubicado en el barrio Central de Diadema, en un sector rodeado deparedones altos que no dejan ver nadade lo que allí adentro transcurre.

La construcción es antigua, con más de 50 años. Oficiaba de gamela (alojamiento) de los trabajadores petroleros solteros de la empresa Shell. Desde 1992 fue convertido en monasterio. Es el lugar donde religiosas de 13 provincias llevan una vida de responsabilidad con Dios, de trabajo, silencio y oración.

Unaventana giratorialas comunica con quienes visitan a las hermanas y les llevan alimentos o materia prima que luego se transforman en sus manos.También es el lugar donde las personas hablan con ellas, comparten alguna situación o piden estar en sus oraciones, publicó ADNSur.

Dentro de la división de tareas y trabajos que realizan se encuentra la fábrica de velas, yeso y hostias. Las carmelitas descalzas producen las hostias para las parroquias de toda la Patagonia. El trabajo es semanal, comienza el lunes y el jueves embolsan unos 10 paquetes para iniciar la distribución. Lo extraño es que estaban en clausura, lejos del centro de la ciudad y sin tener contacto con nadie. Pero el virus llegó. Y hasta ahora nadie está seguro de qué manera.

Fuente: Carlos Guajardo. Clarín.


NOTICIAS RELACIONADAS