POLICIALES

Femicidio en Madryn: aseguran que mató a su cuñada para causarle sufrimiento a su pareja

El fiscal Jorge Bugueño señaló que evalúan pedir una pericia psicológica para el imputado Gabriel Orellana.

17/11/2020 02:00

Los fiscales Daniel Báez y Jorge Bugueño informando sobre los avances en la investigación preliminar.

1.148

Los fiscales Daniel Báez y Jorge Bugueño ofrecieron una conferencia de prensa para informar el avance preliminar de la investigación por el femicidio de Lia Vásquez, la adolescente de 14 años asesinada a puñaladas por su cuñado en su casa del barrio Pujol de Puerto Madryn.

Los integrantes del Ministerio Público Fiscal enfatizaron que se trató de un “hecho escalofriante por los datos que se pudieron recabar en la investigación”, así como de una muerte “violenta”.

Los motivos que desataron la tragedia son parte de las conjeturas e hipótesis de trabajo del equipo de investigadores y que irá confirmándose o descartándose durante el plazo de investigación concedido en la audiencia de apertura de investigación.

“De los testimonios recabados pudimos llevar a la persona al control de detención donde quedó imputado por el delito de femicidio en concurso con femicidio transversal y en concurso de homicidio en ocasión de robo producto que no solo mató a una mujer, con violencia de género, sino que la hecho con el ánimo de causar un sufrimiento en su pareja” explicó el fiscal Bugueño. A ello, se suma el robo de dinero en efectivo que había en el inmueble y que fue sustraído en el marco de los allanamientos realizados por la policía.

El fiscal precisó que “uno de los elementos que tiene en particular este femicidio es la violencia de género”, explicando que se tomó en cuenta el testimonio de la expareja del detenido que refería a denuncias de violencia a la que había sido sometida. “Partimos de ese testimonio y de los que se recaben. La línea viene por ese lado”, reconoció Jorge Bugueño.

Otro de los aspectos que se va a trabajar refiere a las amenazas que el presunto homicidio hizo a su pareja, hermana de la víctima. “Hemos podido corroborar las amenazas directas no fueron a la familia de la víctima pero sí a la pareja que es la hermana de la menor. La amenaza de sufrir un mal se concretó y de ahí la figura jurídica que elegimos” sostuvo el investigador. Asimismo, agregó que “ellos están en pareja hace menos de dos años y sabemos que han ocurrido hace un tiempo estos episodios”.

Examen mental

Uno de los datos que surgieron el mismo día del crimen fue que el joven tras perpetrar el homicidio se había dirigido en su vehículo hasta el local comercial donde trabaja. Esto fue ratificado por el fiscal al afirma que al momento de ser detenido “se encontraba en un local donde funciona una verdulería y es así donde fue aprehendido por el personal policial”.

Desde allí que una de “las primeras medidas que tenemos que hacer es un examen mental obligatorio y que debemos realizar a todos los imputados por este tipo de delito. A partir de allí y de acuerdo a lo que nos sugiera el Cuerpo Médico Forense vamos a evaluar la posibilidad de hacer una pericia psicológica o psiquiátrica”.

Con los datos recabados en la investigación, así como en el trabajo de los forense fue que la causa del óbito fue “degüello” aunque el cuerpo de la menor presenta “lesiones previas sobre la cabeza, el rostro y hay lesiones en una de las manos que es por la defensa que hizo la víctima” todas ellas realizadas con un arma blanca detalló Bugueño.

Lo vio un niño de 6 años

El fiscal confirmó que el “arma homicida entendemos que fue secuestrada en el propio lugar del hecho, porque en la cocina se secuestró un cuchillo con presuntas manchas hemáticas”, agregando que a su lado había “un trapo rejilla que tiene presuntas manchas hemáticas. Ambos elementos estarán sometidos a pericias genéticas que confirmarán si son mancha de la sangre o no”.

La escena del crimen fue observada por el hermano de 6 años de la adolescente que se convirtió en el testigo presencial del homicidio. Desde allí que ha estado trabajando desde el mismo viernes el personal del “Servicio de Atención a la Víctima que permanecen en constante contacto y donde se hará un trabajo especializado no sólo por la edad del niño sino por el hecho violento que ha tenido que sufrir”.

Por su parte, Daniel Báez detalló que el primer análisis del caso permite confirmar que “la forma de la muerte ha sido sumamente violenta”, añadiendo que desde el crimen a la fecha “ha pasado muy poco tiempo y las prendas que se han colectado deberán ser peritadas, así como las hipótesis de los motivos que son presunciones. Necesitamos tiempos para confirmarlas, al igual que las pruebas y los datos que releven las prendas secuestradas”.

El fiscal detalló que “hablamos de un hecho que tiene una trascendencia emocional o psicológica que no la podemos determinar. Sabemos el resultado de esa conducta y vamos a investigar el resto de las presunciones. Quizás algunas las encontremos y quizás otras no”.

Con referencia al modus operandi del presunto asesino, Báez manifestó que por los elementos recolectados “puede haber una preparación previa, conociendo el lugar donde ocurrió esta persona tenía facilidad de acceso y conocimiento de la familia”. No obstante aclaró que “son todas evaluaciones que se irán haciendo en el transcurso de la investigación y que vamos a ir afirmando”.