DEPORTES

Russo: "Si digo que fue una noche buena de Boca, me estaría engañando"

El entrenador de Boca admitió el mal desempeño ante Inter, aunque consideró que "ni un día son los mejores, ni otro los peores", luego de la clasificación a los cuartos de final de la Copa Libertadores, que se consumó mediante una serie de penales luego de haber ganado en Brasil y perdido en la "Bombonera".

10/12/2020 00:47

600

"Debemos hacer autocrítica, no fue bueno lo que hicimos ante Inter. Si digo que se jugó un buen partido, me estoy engañando a mí mismo; pero ni un día somos los mejores, ni otro los peores", analizó.

Así lo expresó en una rueda de prensa que ofreció luego del partido ante los brasileños, en el que Boca cayó por 1-0 y se apeló a una definición por penales, ya que había ganado por idéntico marcador en Porto Alegre la semana pasada.

Boca, que sobre el final del partido sufrió la expulsión del juvenil Agustín Obando, se impuso por 4-3 en la serie de penales y avanzó a cuartos de final, instancia en la que jugará ante Racing Club, el primer cruce en Avellaneda el 16 de diciembre y el segundo en la "Bombonera" el 23 de diciembre.

"Creo que sufrimos mucho, tendríamos que haber convertido un gol más en Brasil para estar más tranquilos. En líneas generales, me preocupó el funcionamiento: le entregamos la pelota al rival y, si a los brasileños les das la pelota, es difícil jugar", añadió Russo, de 63 años.

El entrenador analizó también el desequilibrio que sufre el equipo en la mitad de la cancha, donde extraña a Guillermo "Pol" Fernández, quien por no querer seguir en el club el próximo año permanece desafectado del plantel, en una decisión del departamento de fútbol, pese a que resta un mes para que finalice su contrato.

"Normalmente (Jorman) Campuzano y (Nicolás) Capaldo son recuperadores. Ante Inter sufrimos, pero se trató de una cuestión de posicionamiento", subrayó Russo, quien condujo a Boca en la sexta y última Copa Libertadores ganada por el club, en 2007.

El director técnico "xeneize" también analizó el bajo nivel que mostró el colombiano Edwin Cardona, quien venía siendo la figura del equipo durante los últimos partidos.

"Cardona tiene libertad para moverse en la cancha, pero a veces le damos la pelota mal y otras directamente no se la damos. Tenemos que acostumbrarnos a darle más la pelota. Lo que sucedió ante Inter nos sirve de experiencia en la lucha por ganar esta Copa, no es fácil y nadie te va a regalar nada, está todo muy parejo y trataremos de reducir el margen de error", concluyó Russo.

Pese a que sufrió más de lo esperado, Boca eliminó por 17ma. vez a un equipo de Brasil por la Copa Libertadores al cabo de 20 enfrentamientos directos, y su próximo objetivo será Racing, que sorprendió al dejar en el camino al último campeón, Flamengo de Brasil.