PAÍS & MUNDO

Malestar creciente en Canadá contra Pfizer por retrasos en la entrega de vacunas

El gobernador de la provincia más poblada de Canadá dijo que no cree en la explicación de la firma Pfizer de por qué pospuso la entrega de vacunas contra el coronavirus y advirtió que hay gente que podría morir si sigue incumpliendo sus compromisos.

22/01/2021 11:59

515

El primer ministro de Ontario, Doug Ford, dijo anoche que es inaceptable que otros países estén recibiendo dosis y Canadá no.

"Esto recae únicamente en Pfizer por decepcionarnos", dijo Ford, quien habló con el director ejecutivo de la división canadiense de Pfizer el martes pasado.

Pfizer anunció una reducción temporal en los suministros el viernes pasado para poder ampliar su planta de Puurs, Bélgica, que suministra todas las vacunas entregadas fuera de Estados Unidos.

"No creo nada de esa mierda", criticó Ford, mientras el país atraviesa la segunda ola de contagios de coronavirus.

"Basta. Dennos las vacunas. No me importa lo que estén construyendo, pueden ponerme las excusas que quieran, no me lo trago. Hicimos un pedido, tenemos un contrato, cumplan con las obligaciones del contrato porque hay vidas en peligro", exigió el primer ministro de Ontario y remarcó que ya debieron cerrar un centro de vacunación.

Pfizer, por su parte, se negó a responder a los comentarios de Ford, aunque afirmó haber escuchado sus preocupaciones, informó la cadena CNN.

“Reconocemos que se hizo más difícil avanzar sin problemas en la ampliación del programa de inmunización en Ontario y en todo Canadá. Reiteramos que esta es una situación a corto plazo y nuestro foco en cumplir con los compromisos trimestrales", dijo la vocera de Pfizer en Canadá, Keanna Ghazvini, en un comunicado.

Europa también se quejó de los retrasos de Pfizer durante las primeras etapas del despliegue de los dispositivos de vacunación.

La demora, que la farmacéutica dijo que es de unas pocas semanas, altera el calendario planificado por los Gobiernos para que las personas que ya fueron vacunadas reciban la segunda de las dos dosis que requiere la vacuna para una inmunización máxima.

"Cada día que perdemos es un día que hemos perdido en la guerra y es una muerte", dijo Ford.

Ford también reiteró un pedido al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, para que comparta algunas de las dosis de Pfizer hechas en sus instalaciones en la cercana Kalamazoo, Michigan.

"Agradecemos cualquier apoyo del nuevo presidente, necesitamos su apoyo. Usted tiene millones de dosis a seis horas de distancia. Su aliado número uno en el mundo necesita su ayuda en este momento y necesitamos que usted dé un paso al frente”, arremetió Ford.

El Gobierno federal de Estados Unidos tiene un acuerdo con Pfizer en el que los primeros 100 millones de dosis de la vacuna producidas en el país serán propiedad del Gobierno y no saldrán del país.