POLICIALES

Esquel: una aspirante a policía denunció maltratos en su entrenamiento

Dijo en Fiscalía que fue castigada con violencia “física, verbal y psicológica”. Exigieron que la Jefatura esclarezca el caso.

03/03/2021 02:00

Avilés y Cárdenas explicaron el caso en conferencia de prensa.

3.349

Avilés señaló que la aspirante se acercó al Consejo a pedir acompañamiento. La denuncia fue por “malos tratos, humillación y violencia”.

Agregó que “no nos sorprende, porque muchas veces lo hemos escuchado y acompañado, incluso alentando a que hagan las denuncias mujeres como hombres. Esta joven sufrió discriminación y se podría encuadrar en violencia de género”.

Los tratos

Recalcó que “fue maltratada físicamente, de palabra y psicológicamente. La Policía debe investigar y sancionar si corresponde, porque los jóvenes buscan una posibilidad laboral, y terminan siendo humillados”.

Avilés enfatizó que a la aspirante la hicieron arrastrar y lastimar, hasta terminar en el Hospital.

Cárdenas dijo que hay muchas personas en esta situación, y “mi clienta se animó a denunciar”, advirtiendo que no dan el nombre para que no sea revictimizada y evitar la estigmatización de aspirantes que ven truncos sus sueños de tener una salida laboral.

La letrada invocó tratados contra la tortura, y contra la violencia y discriminación hacia las mujeres, y advirtió que hay hombres que también sufren maltrato, y “eso no debe seguir ocurriendo en estas instituciones”.

Puntualizó que generalmente después de un maltrato, obligan a irse de baja, “cuando no van para eso, sino para tener una posibilidad laboral. Y muchas personas no se animan a denunciar, porque entienden que sólo en la Policía lo pueden hacer”.

Cárdenas aconsejó acudir a Fiscalía y aportar todas las pruebas posibles, para que se pueda investigación. Otra forma es consultar a un abogado para encarar la denuncia. Recordó el caso Carrasco, que murió maltratado en una Unidad Militar de Neuquén. Y subrayó que la rudeza en los entrenamientos, se eliminó en el Ejército y en Gendarmería.

En referencia a la aspirante afectada, la abogada repasó la modalidad de la inscripción por redes sociales, y luego relató que no había fecha para el campamento. “Pero un día a las 22 fueron convocados vía telefónica, para que se presentaran al día siguiente en un lugar determinado, sin informarles para qué. Debían ir con buzo y zapatillas”, amplió. Los convocados eran 3 aspirantes a oficiales, y un grupo que aspiraba a agente de policía. A los primeros, les pidieron el certificado de aptitud física, que no lo tenían por la hora que habían sido llamados. No obstante los dejaron en la actividad. Les enseñaban cómo dirigirse a las autoridades entre otras conductas. Quienes se equivocaran, serían castigados. Los ejercicios comprendían cuerpo a tierra, salto de rana y arrastrarse. “A medida que se acercaban al instructor, éste se alejaba y los jóvenes tenían que seguir arrastrándose”. Según Cárdenas, su defendida fue la más expuesta y discriminada en el Centro. Era el 20 de febrero, la chica terminó muy angustiada, y la madre apeló a la consulta profesional. La llevó al Hospital para que se constaten las lesiones, principalmente en las rodillas, porque la hicieron arrastrar de manera desmedida.

Fue maltratada verbalmente y denigrada, y abogó por que no se archive la causa. “Pretendemos que esto cambie en la Policía, por el futuro de los demás aspirantes”, concluyó Cárdenas.