PROVINCIA

“En la zona no llovía hace 50 días”, dice un coordinador de Bomberos

Ricardo Saavedra, coordinador del Sistema de Bomberos, dijo que la precipitación ayudó pero fue “insuficiente” para tanta superficie afectada. Hay 200 hombres disponibles para trabajar. Relató las dificultades del día a día en su labor.

12/03/2021 02:00

Puntos calientes. Un brigadista recorre el bosque profundo vigilando que las cenizas no se reactiven y evitar sorpresas en la zona.

699

Ricardo Saavedra, responsable de la Coordinación única en el sistema de Bomberos, describió la tarea de los voluntarios en la Comarca Andinaa. “Son tres incendios, el más complejo fue el de Lago Puelo-El Hoyo donde continúa la sofocación de los focos activos”. Y reconoció que el posible aumento de las temperaturas es un factor de riesgo que podría reactivar algunos frentes.

“La prioridad es cubrir las áreas para extinguir los pequeños focos”. El material incandescente cerca de zonas no afectadas es una amenaza por el viento y el calor. Y aunque la lluvia ayudó, fue “insuficiente” para tanta superficie. “Hacía 50 días que no llovía y el suelo estaba seco. Humedeció pero si aumenta la temperatura rápidamente, podría secarse y reactivarse el incendio”.

Trabajan bomberos de Lago Puelo, El Hoyo, El Maitén, Cholila, Esquel, Trevelin, Corcovado, Río Pico y Gobernador Costa. “Tenemos en alerta al Sistema Provincial de Bomberos y pueden prestar servicio de forma automática. En los dos días de incendio trabajaron 70 bomberos pero si debiéramos recurrir a toda la provincia contaríamos con 200”.

Los cuarteles tienen equipamiento pero hay dificultades por el transporte y traslado como el abastecimiento de combustible. “Se tiene alojamiento y alimento o vianda especial. Cada cuartel de ser requerido es autosuficiente por 72 horas. Con Bosques y Defensa Civil hacemos la planificación considerando que de noche no se puede trabajar. Hay un jefe de incendio que recorre todos los sectores y refuerza en algún punto que hiciera falta”.

La falta de energía obliga a trabajar con generadores que se cambian constantemente, priorizándolos las comunicaciones terrestres. “No podemos solucionar el problema de la conectividad y eso nos tiene aislados a todos aunque las líneas siguen funcionando. En la zona no tendrán energía entre cinco y diez días porque se cayeron postes eléctricos y transformadores”.

“Si volviera a producirse un incendio el trabajo debe ser de ataque rápido sobre los puntos calientes para que no se reactive. Si recrudeciera, dependiendo del clima, vamos a saber para dónde se dirigiría. Puelo y El Hoyo quedaron rodeados de vegetación sin quemar y eso podría traer alguna complejidad”, destacó en Cadena Tiempo Comodoro.

Los bomberos trabajan en la “interfase”, la convivencia de las viviendas con el bosque incluyendo las zonas urbana y suburbana. “Tenemos el mismo nivel de exposición que un brigadista en el bosque. Hay complejidades en las viviendas que debemos proteger, evacuar si fuera necesario y el peligro está siempre latente. Es necesario contar con apoyo y logística con un oficial de Seguridad que observa las condiciones o si es necesario, retirarse”.

“Se han nombrado personas y vehículos que andaban por la zona en la que se inició el siniestro. Ya se determinaron dos puntos de origen y se están tratando de determinar las causas. Hasta que no se determine un resultado de la investigación, no debe emitirse opinión. También pudo haber sido accidental; hay denuncias pero no hay nada en concreto”, sostuvo.

Hay recorridos en el terreno, en el sector impactado para localizar a los desaparecidos. “Se hace un relevamiento ya que muchos se fueron a casa de familias o a otras localidades. Se recorre metro a metro”, finalizó.