Retoman reclamo para bajar aportes

Lo pidió Alfredo Beliz, de Comercio, luego que se avanzará con beneficios para el norte del país.

Beliz dijo que 40% de los ingresos se vuelca a la compra de alimentos.
10 ABR 2021 - 18:28 | Actualizado

Luego de un 2020 donde hubo que ajustarse los cinturones en la economía de las familias, vuelven los reclamos desde los distintos sectores para la recomposición salarial de los trabajadores.

Según expresó el secretario general del Sindicato de Empleados de Comercios (SEC) en Chubut, Alfredo Beliz, el salario de un ingresante ronda entre los 40 y los 45 mil pesos. Según consideró el líder mercantil, hoy para poder afrontar la canasta alimentaria y el pago de los servicios, se precisarían al menos $ 75 mil.

Por otra parte, Beliz es uno de los dirigentes que viene planteando la posibilidad de una reducción de los aportes patronales, para que de esa forma baja el costo laboral en la Patagonia, y se pueda generar mayor empleo.

“Lo manifesté en un encuentro con trabajadores. Si no tenemos beneficios extraordinarios como en el norte de la Argentina, como exención impositiva, reducción de los aportes patronales que hoy también Mendoza se hizo eco. Para muchos empresarios y comerciantes del sector sería importante la baja de los aportes patronales. Creo que estamos todos de acuerdo porque a nosotros nos permitiría trabajar dentro de la ley, que haya más empleos formales. Un reclamo no solo del sector empresario, sino de toda la región”.

Asimismo, expresó que “somos uno de los sectores si no estamos terceros dentro de la construcción, textiles que ha tenido una baja importante. Un poco de tranquilidad a fin de año con ventas, pero la economía en esto que no arranca, no puede generar empleos, se hace difícil llegar a fin de mes. Se tiene que hacer una expresión no solo de un sindicato. El grito tiene que ser más fuerte cuando hay elecciones. En el norte se juntaron, comprendió el sector empresario y puede beneficiar a las economías regionales del norte. Y nosotros aún no tenemos la fuerza suficiente para la rebaja de los aportes”.

El anuncio que hizo semanas atrás el presidente Alberto Fernández para las provincias del norte establece un nuevo régimen de promoción de generación de empleo en el norte grande con reducción patronales del 80%.

Se prevé en ese sentido que la reducción de las contribuciones patronales de nuevas contrataciones a trabajadores varones: -70% de reducción el primer año; -45% de reducción el segundo año; -20% de reducción el tercer año.

Por otra parte, reducción de las contribuciones patronales de nuevas contrataciones a trabajadoras mujeres; travesti, transexual o transgénero: -80% de reducción el primer año; -55% de reducción el segundo año; -30% de reducción el tercer año.

Se instrumentarán incentivos fiscales en las contribuciones patronales que pagan los/as empleadores/as radicados/as en las provincias del Norte Grande (Catamarca, Chaco, Corrientes, Formosa, Jujuy, La Rioja, Misiones, Salta, Santiago del Estero y Tucumán), a fin de corregir por este medio asimetrías regionales en favor de las zonas más postergadas del país.

Se propone una rebaja gradual y temporaria de las contribuciones patronales por las nuevas relaciones laborales, durante un periodo de TRES (3) años, en sectores económicos determinados de esas provincias orientados a la producción de bienes.

La Condición para acceder a dicho beneficio se establece como requisito que los empleadores y empleadoras deberán producir incrementos en su nómina de personal.

No es nuevo el reclamo en la Patagonia y en Chubut particularmente. Hace tiempo que también se está peleando por un régimen que absorba el sobrecosto de la Zona Desfavorable, a través de un régimen fiscal con la AFIP.

Si bien la idea no está totalmente pulida, fundamentalmente desde los consensos con el sector empresarial, hay un modelo en cabeza del Gobierno Provincial para impulsar un alivio a las pymes por el adicional de Zona Desfavorable. El camino no sería ir sobre los empleados, sino en todo caso que haya una compensación impositiva por parte de los organismos tributarios nacionales.

Aunque la novedad que propone Chubut en este caso es enmarcar el proceso dentro de un proyecto más importante de creación de trabajo genuino. Por lo que la quita de Zona estaría atada a la incorporación de nuevas personas al mercado de trabajo.

El modelo es el siguiente: por la incorporación de un nuevo empleado, se “perdonará” el costo adicional de cinco Zonas Patagónicas. Al ser del 20% el adicional, por cada nuevo empleado se podrá tener derecho a tomar como crédito de libre disponibilidad lo que se paga por cinco Zonas Desfavorables. Multiplicando ese 20% por 5, darían como resultado el 100%, que equivaldría a esa nueva fuente laboral que se suma.

De máxima, la aspiración es que en Chubut se creen 1.750 puestos privados al año, con un ahorro en materia de adicional por Zona Desfavorable cercano a los 55 millones de pesos. Es decir, dinero que dejará de percibir la AFIP, pero que en gran parte volvería a las arcas nacionales como dinero circulante y fundamentalmente con otros impuestos al consumo como el IVA.

Según el informe sobre el costo de vida que venimos haciendo, tenemos muchas diferencias con el centro y norte del país y se hace complicado vivir con un sueldo que no alcanza las mínimas expectativas. Uno cuando se sienta en paritarias y busca un buen salario, y los apoertes son altos y sei hacemos un esfuerzo, si nos ven juntos a todos, cree que tendremos esos resultados que está teniendo por ejemplo en el norte”, expresó Beliz.

Impacto en el bolsillo

El referente mercantil, también se refirió al consumo y cuánto ocupa en porcentaje del salario del trabajador. “Estamos haciendo el estudio de cuánto aumentaron los productos de primera necesidad. Cuánto incide la canasta básica, es trascendente porque ocupa hasta 40% llenar el changuito, y ese 40% del salario, creo que hay que plantearlo en ese sentido. Un trabajador ocupa un 40% para alimentos básicos. Después los servicios, insumos y le trabajador no llega a fin de mes. Hay que Insistir por la recuperación del salario, estamos debajo de la canasta básica”.

Ventas on-line

Otra de los fenómenos que creció con fuerza durante la pandemia a partir de la menor circulación en los locales comerciales fue la venta online, a través de diferentes plataformas. “Lo hemos notado en las grandes ciudades. Aca todavía no hemos visto que incida en la baja de empleos. Si es una tendencia importante. Ya hay supermercados en la zona que se puede comprar online. Miramos las alternativas para que estas nuevas plataformas no lleve a tener menos gente en supermercados y comercios que sería más desempleo”.

Por último, un debate que quedará pendiente ante la segunda ola de coronavirus que ya está llegando al país, es la disposición de un horario corrido para los trabajadores del sector de Comercio. “Lo estamos hablando y discutiendo con las cámaras ante el contexto económcio y de salud. Queda supeditado. Trabajar en un horario corrido, supeditado a lo que pase en los próximos días. El año pasado lo hicimos en supermercados”.

Beliz dijo que 40% de los ingresos se vuelca a la compra de alimentos.
10 ABR 2021 - 18:28

Luego de un 2020 donde hubo que ajustarse los cinturones en la economía de las familias, vuelven los reclamos desde los distintos sectores para la recomposición salarial de los trabajadores.

Según expresó el secretario general del Sindicato de Empleados de Comercios (SEC) en Chubut, Alfredo Beliz, el salario de un ingresante ronda entre los 40 y los 45 mil pesos. Según consideró el líder mercantil, hoy para poder afrontar la canasta alimentaria y el pago de los servicios, se precisarían al menos $ 75 mil.

Por otra parte, Beliz es uno de los dirigentes que viene planteando la posibilidad de una reducción de los aportes patronales, para que de esa forma baja el costo laboral en la Patagonia, y se pueda generar mayor empleo.

“Lo manifesté en un encuentro con trabajadores. Si no tenemos beneficios extraordinarios como en el norte de la Argentina, como exención impositiva, reducción de los aportes patronales que hoy también Mendoza se hizo eco. Para muchos empresarios y comerciantes del sector sería importante la baja de los aportes patronales. Creo que estamos todos de acuerdo porque a nosotros nos permitiría trabajar dentro de la ley, que haya más empleos formales. Un reclamo no solo del sector empresario, sino de toda la región”.

Asimismo, expresó que “somos uno de los sectores si no estamos terceros dentro de la construcción, textiles que ha tenido una baja importante. Un poco de tranquilidad a fin de año con ventas, pero la economía en esto que no arranca, no puede generar empleos, se hace difícil llegar a fin de mes. Se tiene que hacer una expresión no solo de un sindicato. El grito tiene que ser más fuerte cuando hay elecciones. En el norte se juntaron, comprendió el sector empresario y puede beneficiar a las economías regionales del norte. Y nosotros aún no tenemos la fuerza suficiente para la rebaja de los aportes”.

El anuncio que hizo semanas atrás el presidente Alberto Fernández para las provincias del norte establece un nuevo régimen de promoción de generación de empleo en el norte grande con reducción patronales del 80%.

Se prevé en ese sentido que la reducción de las contribuciones patronales de nuevas contrataciones a trabajadores varones: -70% de reducción el primer año; -45% de reducción el segundo año; -20% de reducción el tercer año.

Por otra parte, reducción de las contribuciones patronales de nuevas contrataciones a trabajadoras mujeres; travesti, transexual o transgénero: -80% de reducción el primer año; -55% de reducción el segundo año; -30% de reducción el tercer año.

Se instrumentarán incentivos fiscales en las contribuciones patronales que pagan los/as empleadores/as radicados/as en las provincias del Norte Grande (Catamarca, Chaco, Corrientes, Formosa, Jujuy, La Rioja, Misiones, Salta, Santiago del Estero y Tucumán), a fin de corregir por este medio asimetrías regionales en favor de las zonas más postergadas del país.

Se propone una rebaja gradual y temporaria de las contribuciones patronales por las nuevas relaciones laborales, durante un periodo de TRES (3) años, en sectores económicos determinados de esas provincias orientados a la producción de bienes.

La Condición para acceder a dicho beneficio se establece como requisito que los empleadores y empleadoras deberán producir incrementos en su nómina de personal.

No es nuevo el reclamo en la Patagonia y en Chubut particularmente. Hace tiempo que también se está peleando por un régimen que absorba el sobrecosto de la Zona Desfavorable, a través de un régimen fiscal con la AFIP.

Si bien la idea no está totalmente pulida, fundamentalmente desde los consensos con el sector empresarial, hay un modelo en cabeza del Gobierno Provincial para impulsar un alivio a las pymes por el adicional de Zona Desfavorable. El camino no sería ir sobre los empleados, sino en todo caso que haya una compensación impositiva por parte de los organismos tributarios nacionales.

Aunque la novedad que propone Chubut en este caso es enmarcar el proceso dentro de un proyecto más importante de creación de trabajo genuino. Por lo que la quita de Zona estaría atada a la incorporación de nuevas personas al mercado de trabajo.

El modelo es el siguiente: por la incorporación de un nuevo empleado, se “perdonará” el costo adicional de cinco Zonas Patagónicas. Al ser del 20% el adicional, por cada nuevo empleado se podrá tener derecho a tomar como crédito de libre disponibilidad lo que se paga por cinco Zonas Desfavorables. Multiplicando ese 20% por 5, darían como resultado el 100%, que equivaldría a esa nueva fuente laboral que se suma.

De máxima, la aspiración es que en Chubut se creen 1.750 puestos privados al año, con un ahorro en materia de adicional por Zona Desfavorable cercano a los 55 millones de pesos. Es decir, dinero que dejará de percibir la AFIP, pero que en gran parte volvería a las arcas nacionales como dinero circulante y fundamentalmente con otros impuestos al consumo como el IVA.

Según el informe sobre el costo de vida que venimos haciendo, tenemos muchas diferencias con el centro y norte del país y se hace complicado vivir con un sueldo que no alcanza las mínimas expectativas. Uno cuando se sienta en paritarias y busca un buen salario, y los apoertes son altos y sei hacemos un esfuerzo, si nos ven juntos a todos, cree que tendremos esos resultados que está teniendo por ejemplo en el norte”, expresó Beliz.

Impacto en el bolsillo

El referente mercantil, también se refirió al consumo y cuánto ocupa en porcentaje del salario del trabajador. “Estamos haciendo el estudio de cuánto aumentaron los productos de primera necesidad. Cuánto incide la canasta básica, es trascendente porque ocupa hasta 40% llenar el changuito, y ese 40% del salario, creo que hay que plantearlo en ese sentido. Un trabajador ocupa un 40% para alimentos básicos. Después los servicios, insumos y le trabajador no llega a fin de mes. Hay que Insistir por la recuperación del salario, estamos debajo de la canasta básica”.

Ventas on-line

Otra de los fenómenos que creció con fuerza durante la pandemia a partir de la menor circulación en los locales comerciales fue la venta online, a través de diferentes plataformas. “Lo hemos notado en las grandes ciudades. Aca todavía no hemos visto que incida en la baja de empleos. Si es una tendencia importante. Ya hay supermercados en la zona que se puede comprar online. Miramos las alternativas para que estas nuevas plataformas no lleve a tener menos gente en supermercados y comercios que sería más desempleo”.

Por último, un debate que quedará pendiente ante la segunda ola de coronavirus que ya está llegando al país, es la disposición de un horario corrido para los trabajadores del sector de Comercio. “Lo estamos hablando y discutiendo con las cámaras ante el contexto económcio y de salud. Queda supeditado. Trabajar en un horario corrido, supeditado a lo que pase en los próximos días. El año pasado lo hicimos en supermercados”.


NOTICIAS RELACIONADAS