Comercios y pandemia: “Vamos a entrar en una crisis sin retorno”, advierten desde la CICECh

“El centro de Trelew está muy feo”, afirmó Rubén Villagra, el presidente de la Cámara. Aunque respaldó las decisiones del intendente Maderna para sostener al sector, explicó que los nuevos locales que aparecen son chicos y sin gran inversión. “Uno se las quiere rebuscar y es muy difícil”, graficó.

24 MAY 2021 - 20:40

Creo que vamos a entrar en una crisis sin retorno”. Lo advirtió el presidente de la Cámara de Industria y Comercio del Este del Chubut, Rubén Villagra, respecto a los locales cerrados por la pandemia. Habló del impacto de la poca circulación de personas y las restricciones. Aclaró que en Trelew se aplaude la decisión del intendente Adrián Maderna de implementar medidas restrictivas, y que hay locales que abrieron pero son chicos y algunos se fueron a la periferia. “El centro está muy feo”, deslizó en Cadena Tiempo.

-¿Cómo impactan en el comercio las medidas?

-Tengo una visión particular. El empleador pone mucho corazón. Está trabajando y cuando pasan los años, falta algo. En el negocio se pretende ganar dinero pero hay días que se pierde. Pero cuando se lleva un año que no puede superar las ventas para pagar todos los costos, se torna difícil. Creo que vamos a entrar en una crisis sin retorno. Mucha gente cierra y otras cambian de lugar porque creen que les va a ir mejor. Hay costos fijos que son inevitables. Está todo muy mal.

-¿Hay un número de comercios cerrados?

-Debemos mantener un diálogo con el municipio. Tenemos inquietudes y al único que se las podemos trasladar es al intendente. Pero la realidad muestra otra cosa. Hay muchos locales cerrados. Hay que ver cada uno por qué se fueron. Algunos se fundieron, otros se cambiaron de lugar. Capaz que el balance puede ser que haya más pero chicos, no tradicionales y no de mucha inversión: carnicerías, verdulerías, etcétera, pero el centro está muy feo.

-¿Que no haya gente en la calle y las restricciones puede volver a afectar?

-Lo que hablamos y aplaudo del intendente es que estamos de acuerdo con lo que hizo. Se lo reclamamos el año pasado. Vamos a convivir de la mejor manera pero la gente no es fácil. No hubo contagio en los comercios, se cumplieron con protocolos. Se respeta el número de personas dentro de los locales. Más allá de que tenemos una discusión con las ferias, son lugares donde se amontona la gente. En un negocio se puede solicitar al paciente que cumpla las medidas pero en lugares de esparcimiento ya no se puede. Queda en manos de los sanitaristas resolver eso.

-No se estaría preparado para un año como 2020…

-Preparados nunca. Si la esperanza es la vacuna y no llega, es un remedio inevitable que tengamos que vivir esta situación. Ojalá que no avancemos más, que llegue la vacuna esta semana y estar todos vacunados porque puede ser muy feo el invierno.

-Un informe habla de unos 60 locales gastronómicos cerrados en la ciudad…

-Sí, tenemos ese número y quizá sean más. Tenemos la referencia de un hotel conocido que abrió el restaurant y luego lo cerró. No sabe qué hacer a la gente. No ha llegado muy bien la ayuda nacional. Uno se las quiere rebuscar y es muy difícil.

-Detrás de cada negocio que cierra se caen empleos…

-La prohibición de despedir gente es un decreto y uno lo debe acatar. ¿Quién quiere despedir gente que estuvo trabajando 10 o 15 años? Cuando el negocio cierra se termina despidiendo igual y encima aún con algún litigio. Uno termina no pudiéndole pagar al empleado, la luz o el gas.

-Hay empleados de muchos años con relación casi familiar…

-Directamente. Es así. Yo tengo muchos empleados y tengo relación muy especial. Uno sabe de los hijos, de la casa, de los problemas, etcétera. Uno no sabe cómo encarar situaciones como ésta. El Gobierno Nacional tiene que hacer un Plan nacional porque no se puede tener abierto un banco, o lugares de recaudación, es toda una onda muy fuerte. Con los ingresos que vamos teniendo se van tornando más difícil.

Enterate de las noticias de POLITICA a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
24 MAY 2021 - 20:40

Creo que vamos a entrar en una crisis sin retorno”. Lo advirtió el presidente de la Cámara de Industria y Comercio del Este del Chubut, Rubén Villagra, respecto a los locales cerrados por la pandemia. Habló del impacto de la poca circulación de personas y las restricciones. Aclaró que en Trelew se aplaude la decisión del intendente Adrián Maderna de implementar medidas restrictivas, y que hay locales que abrieron pero son chicos y algunos se fueron a la periferia. “El centro está muy feo”, deslizó en Cadena Tiempo.

-¿Cómo impactan en el comercio las medidas?

-Tengo una visión particular. El empleador pone mucho corazón. Está trabajando y cuando pasan los años, falta algo. En el negocio se pretende ganar dinero pero hay días que se pierde. Pero cuando se lleva un año que no puede superar las ventas para pagar todos los costos, se torna difícil. Creo que vamos a entrar en una crisis sin retorno. Mucha gente cierra y otras cambian de lugar porque creen que les va a ir mejor. Hay costos fijos que son inevitables. Está todo muy mal.

-¿Hay un número de comercios cerrados?

-Debemos mantener un diálogo con el municipio. Tenemos inquietudes y al único que se las podemos trasladar es al intendente. Pero la realidad muestra otra cosa. Hay muchos locales cerrados. Hay que ver cada uno por qué se fueron. Algunos se fundieron, otros se cambiaron de lugar. Capaz que el balance puede ser que haya más pero chicos, no tradicionales y no de mucha inversión: carnicerías, verdulerías, etcétera, pero el centro está muy feo.

-¿Que no haya gente en la calle y las restricciones puede volver a afectar?

-Lo que hablamos y aplaudo del intendente es que estamos de acuerdo con lo que hizo. Se lo reclamamos el año pasado. Vamos a convivir de la mejor manera pero la gente no es fácil. No hubo contagio en los comercios, se cumplieron con protocolos. Se respeta el número de personas dentro de los locales. Más allá de que tenemos una discusión con las ferias, son lugares donde se amontona la gente. En un negocio se puede solicitar al paciente que cumpla las medidas pero en lugares de esparcimiento ya no se puede. Queda en manos de los sanitaristas resolver eso.

-No se estaría preparado para un año como 2020…

-Preparados nunca. Si la esperanza es la vacuna y no llega, es un remedio inevitable que tengamos que vivir esta situación. Ojalá que no avancemos más, que llegue la vacuna esta semana y estar todos vacunados porque puede ser muy feo el invierno.

-Un informe habla de unos 60 locales gastronómicos cerrados en la ciudad…

-Sí, tenemos ese número y quizá sean más. Tenemos la referencia de un hotel conocido que abrió el restaurant y luego lo cerró. No sabe qué hacer a la gente. No ha llegado muy bien la ayuda nacional. Uno se las quiere rebuscar y es muy difícil.

-Detrás de cada negocio que cierra se caen empleos…

-La prohibición de despedir gente es un decreto y uno lo debe acatar. ¿Quién quiere despedir gente que estuvo trabajando 10 o 15 años? Cuando el negocio cierra se termina despidiendo igual y encima aún con algún litigio. Uno termina no pudiéndole pagar al empleado, la luz o el gas.

-Hay empleados de muchos años con relación casi familiar…

-Directamente. Es así. Yo tengo muchos empleados y tengo relación muy especial. Uno sabe de los hijos, de la casa, de los problemas, etcétera. Uno no sabe cómo encarar situaciones como ésta. El Gobierno Nacional tiene que hacer un Plan nacional porque no se puede tener abierto un banco, o lugares de recaudación, es toda una onda muy fuerte. Con los ingresos que vamos teniendo se van tornando más difícil.


NOTICIAS RELACIONADAS