POLICIALES

Prisión para un acusado de abuso y violencia de género

La víctima admitió haber tolerado durante la relación actos de violencia que no quiso denunciar ante el evidente temor ejercido por el hombre. El hecho es del 31 de mayo.

07/06/2021 02:00

María Tolomei. Jueza de la causa.

854

Un hecho de graves características fue presentado por el Ministerio Público Fiscal representado por la procuradora de Fiscalía Verónica Van Vliet durante una audiencia de control de detención desarrollada en sala de Oficina Judicial ubicada en tercer piso de tribunales, de la cual participaron la jueza María Tolomei y el abogado Jorge Rubiolo junto a su defendido.

Según explica el informe emitido por la Fiscalía de Trelew, la situación se planteó por un hecho ocurrido el día 31 de mayo, a partir de lo padecido por una joven de 24 años.

Según relató la procuradora de Fiscalía, la víctima había tenido una relación de dos años en convivencia con el agresor, hasta hace algunos días en que tomó la decisión de separarse trasladándose a vivir a la casa de sus padres, tras lo cual comenzó a ser asediada mediante llamados y mensajes vía WhatsApp, aunque el imputado trató de contactarla también a través de sus hermanas.

La mujer admitió haber tolerados durante la relación actos de violencia que no quiso denunciar ante el evidente temor ejercido por el hombre que insistió en su conducta y se apersonó al domicilio donde ella se encontraba.

La chica salió tratando de evitar que lo vieran sus padres, los que sin embargo pudieron observar la situación, habiéndose conducido en un vehículo de la empresa en la que trabaja.

Ejerciendo la fuerza la tomó del brazo y la introdujo en el automóvil para llevarla a su domicilio a pesar de la resistencia, aunque indicándole que solo iban a conversar, explicó la Fiscalía de Trelew con una gacetilla oficial.

Golpes y sometimiento

En la casa, la conversación se transforma en una discusión que concluye cuando la toma con suma violencia, la conduce hacia el dormitorio y aplicándole diversos golpes la somete sexualmente.

La toma del cuello y la insulta diciéndole que la iban a encontrar muerta en una zanja, mientras continúa con los golpes y la toma del cabello. Logra zafar y escapar apenas vistiéndose, logrando llegar corriendo a un lugar público donde le pide a la mujer que atendía que le llame un taxi. Arribara la casa de sus padres nuevamente, quienes al enterarse de todo la llevan a la Comisaría de la Mujer para que radique la denuncia.

Actúa el Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito, que aplicando los protocolos correspondientes y realizando los informes concluye que se trata de una situación con un riesgo de violencia alto.

El Ministerio Público Fiscal solicitó las pericias ginecológicas y médicas donde se verifican las lesiones en el cuerpo y no se descarta el abuso.

Se tramitó la prohibición de acercamiento con el Juzgado de Paz, pero luego no pueden dar con su paradero, solicitándose el allanamiento de su vivienda y la detención, y se secuestran prendas y sábanas, además de catorce cartuchos de bala, entre otros elementos.

Estando vigente el pedido de detención, finalmente el imputado se entrega en la Comisaría de la Mujer el 1º de junio cerca de las 14.

Abuso con acceso carnal

La calificación legal esgrimida por la Fiscalía es la de abuso sexual con acceso carnal, en concurso real con lesiones leves agravadas doblemente por la relación de pareja y por ser contra una mujer, en un contexto de violencia de género, de acuerdo al artículo 92 por remisión al 80 incisos 1 y 11.

Fiscalía pidió la apertura de investigación y la prisión preventiva argumentando sobre el peligro de fuga, principalmente dada la gravedad de los hechos ocurridos.

Esto fue tenido en cuenta por la jueza María Tolomei, quien valoró los testimonios y las evidencias expuestas por la doctora Van Vliet, para resolver la apertura de investigación y la prisión preventiva por el término de dos meses.

Sin embargo, el defensor impugnó lo resuelto y solicitó la revisión de esa decisión, llevándose adelante una audiencia posterior donde finalmente los Jueces Marcelo Nieto Di Biasse y César Zaratiegui, revisaron y confirmaron lo resuelto por la Jueza Tolomei, por lo que se dispuso la medida de coerción en principio por dos meses.