SOCIEDAD

Malvinas: un soldado narró los maltratos de su superior

Ramón Urquiza le dijo a Jornada Play. “En la guerra preferí que me maten los ingleses antes de que me mate a golpes un teniente”.

22/06/2021 02:00

1.197

Ramón Urquiza fue a Malvinas con 18 años y por mucho tiempo soportó maltratos, golpes y patadas del teniente Rafael Bitti, que le desfiguró la cara. Un día tuvo la oportunidad de vengarse. “Soy Ramón Urquiza, veterano de guerra del regimiento N°25 de la compañía de comando de Sarmiento”, dijo a Jornada Play. “Nunca me imaginé que iba a ir a Malvinas. En la guerra preferí que me maten los ingleses antes de que me mate a golpes un teniente”.

Su calvario empezó unos días después del arribo a Malvinas. “Apenas llegamos comenzó el maltrato”, dijo. “Se presentó el teniente ante los soldados. Cuando terminó de hablar, se hizo a un costado, me miró fijamente y me tiró una piña a la cara. Me cubrí. Entonces me pegó una patada en los tobillos. La agresión era conmigo, con el resto de los soldados no. Para el 10 de abril nos sacaron de Puerto Argentino y nos llevaron a hacer pozos en una bahía. Yo hacía guardia en el pozo del teniente, mientras él me maltrataba. Me decía negro”.



“El 28 de mayo, cuando cayó en combate un teniente, empezó a los gritos y nos dijo: ‘El que dé un paso atrás en combate, lo mato’. Ese día me pegó un varillazo en la espalda, cuando caí me levanté a encararlo y ahí me pegó otro varillazo cruzado que me reventó la nariz. Me desfiguró”.

Ramón pudo responder cuando la tropa fue a practicar disparos al mar: “Todos estaban tirando y me dije: ‘Es mi oportunidad ‘. Pasaron todos y el teniente me gritó: ‘¿Usted no piensa tirar soldado?’. Le apunté, gatillé y se trabó la bala en el cañón. Después el teniente me sacó el fusil y me pegó en la cabeza. Caí a la orilla del mar y sentí que me corría algo caliente atrás de la oreja. Era sangre. Subí corriendo para sacudirle y me pegó una patada y caí otra vez”. Al acabar la guerra escapó. “Una tarde agarré mis cosas y volví a Puerto Argentino. Al despertar estaba en una casa de la Cruz Roja”.