La clave del día / Un hecho inadmisible

19 JUL 2021 - 21:12

Lo que ocurrió en el Gimnasio Nº1 de Trelew, donde se debió interrumpir el plan de vacunación por los maltratos de la gente hacia las enfermeras, es algo inadmisible. Es una locura pensar que quienes están al frente del campo de batalla puedan ser los culpables de la falta de segundas dosis de la vacuna Sputnik V.

Por el contrario, el personal de Salud ha estado al frente desde el día uno de esta pandemia que lleva casi un año y medio. Muchos casi sin descanso. Es un acto total de injusticia lo que ocurrió ayer. El sistema hoy se adapta a lo que tiene: en base a las vacunas que llegan, se procede a inocular a las personas. Por eso para las segundas dosis de Sputnik, hoy se está con el sistema de turnos y no con el plan libre, como ocurre con las primeras dosis para los mayores de 18 años.

Y además, se tuvo que ir hacia una adaptación permanente, en una pandemia de la que se fue aprendiendo a medida que se diseminó por todo el mundo, generando mutaciones y provocando distintas efectos que no estaban en los planes de nadie. Todo debió resolverse sobre la marcha.

Lo que no quita que exista el problema. Hay escasez de segundas dosis de Sputnik V. No en Trelew: en el país. Se trata de la única de las vacunas con un componente diferente al otro y ello complica completar el calendario de inoculación. La falta de oferta de vacunas es un gran problema en el mundo. Quizás a nivel país hay una indecisión respecto a este tema: si se acelerará la entrega del segundo componente, teniendo en cuenta además la producción local, o se optará por la estrategia de combinar vacunas, algo que en otros puntos del mundo dio resultados satisfactorios.

Sea como sea, hay que entender que quienes están detrás del operativo de vacunación son personas que, lejos de desentenderse, están 100% abocadas para que de una vez por todas se pueda llegar a la tan ansiada “nueva normalidad”.

Enterate de las noticias de POLITICA a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
19 JUL 2021 - 21:12

Lo que ocurrió en el Gimnasio Nº1 de Trelew, donde se debió interrumpir el plan de vacunación por los maltratos de la gente hacia las enfermeras, es algo inadmisible. Es una locura pensar que quienes están al frente del campo de batalla puedan ser los culpables de la falta de segundas dosis de la vacuna Sputnik V.

Por el contrario, el personal de Salud ha estado al frente desde el día uno de esta pandemia que lleva casi un año y medio. Muchos casi sin descanso. Es un acto total de injusticia lo que ocurrió ayer. El sistema hoy se adapta a lo que tiene: en base a las vacunas que llegan, se procede a inocular a las personas. Por eso para las segundas dosis de Sputnik, hoy se está con el sistema de turnos y no con el plan libre, como ocurre con las primeras dosis para los mayores de 18 años.

Y además, se tuvo que ir hacia una adaptación permanente, en una pandemia de la que se fue aprendiendo a medida que se diseminó por todo el mundo, generando mutaciones y provocando distintas efectos que no estaban en los planes de nadie. Todo debió resolverse sobre la marcha.

Lo que no quita que exista el problema. Hay escasez de segundas dosis de Sputnik V. No en Trelew: en el país. Se trata de la única de las vacunas con un componente diferente al otro y ello complica completar el calendario de inoculación. La falta de oferta de vacunas es un gran problema en el mundo. Quizás a nivel país hay una indecisión respecto a este tema: si se acelerará la entrega del segundo componente, teniendo en cuenta además la producción local, o se optará por la estrategia de combinar vacunas, algo que en otros puntos del mundo dio resultados satisfactorios.

Sea como sea, hay que entender que quienes están detrás del operativo de vacunación son personas que, lejos de desentenderse, están 100% abocadas para que de una vez por todas se pueda llegar a la tan ansiada “nueva normalidad”.


NOTICIAS RELACIONADAS