Aseguran que se normaliza la actividad en la industria de confección de ropa nacional

La industria de confección de ropa nacional “está comenzando a normalizar su nivel de actividad”, después de casi un año y medio de pandemia, aunque “sigue parcialmente restringida por los protocolos sanitarios”, indicó hoy la cámara empresaria sectorial.

30 JUL 2021 - 15:03

“La superación de los peores momentos de la pandemia habilita la normalización de la producción en nuestro sector, muy afectada por la escasez de materia prima, los cierres y los protocolos sanitarios”, resumió la Cámara Industrial de la Indumentaria (CIAI).

Sin embargo, advirtió, la fuerte contracción de las ventas explica que nuestra industria fabrica hoy 20% menos unidades que en el mismo período de 2019, previo a la pandemia.

“En adelante, el aumento del poder de consumo de la población argentina se torna una condición necesaria para la recuperación de nuestro sector”, sostuvo el análisis sectorial.

Mientras tanto, agregó la CIAI, la política pública “debe continuar asistiendo a nuestro sector, uno de los más castigados en los últimos años, para garantizar la supervivencia de la mayor cantidad de empresas y puestos de trabajo formales”.

Según la cámara, tras la interrupción de la actividad durante el segundo trimestre de 2020, la fabricación fue recuperando el terreno perdido.

El sector padeció, sin embargo, “importantes dificultades” asociadas a la falta de capital de trabajo, a la dificultad para acceder a la materia prima, y a la necesidad de cumplir con los protocolos sanitarios para evitar contagios en los lugares de trabajo.

Durante el segundo trimestre de 2020 gran parte de las empresas del rubro no estuvieron habilitadas para trabajar (únicamente lo hicieron las dedicadas a la confección de kits sanitarios), por lo cual la comparación con mayo de ese año mostró un repunte en las cantidades fabricadas de 149,8%, según las últimas estadísticas del Indec.

En cambio, comparada con mayo de 2019 la producción exhibe una disminución de 20,6%, explicada fundamentalmente por "la caída en el tamaño del mercado".

El mayor retroceso del sector de indumentaria, en relación con el promedio de la industria argentina, obedeció a la fuerte caída en las ventas de indumentaria: -19,9% en supermercados, -24,6% en comercios minoristas y -51,9% en shoppings centers, contra los mismos meses de 2019.

“Sin lugar a dudas, la reducción del mercado se debe a la caída del poder adquisitivo de la mayoría de la población”, consideró la CIAI.

En paralelo, evaluó, la destrucción de empleo por la crisis económica desatada por la Covid-19 también recortó poder de compra de la población, lo que afectó negativamente a la demanda de ropa, muy sensible al ciclo económico.

De cara a los próximos meses, concluyó la cámara, el avance en la campaña de vacunación “permitirá ir dejando detrás los peores momentos de esta pandemia y comenzar, poco a poco, a retornar a una nueva normalidad, más parecida a la situación anterior a la aparición de la Covid-19”.

30 JUL 2021 - 15:03

“La superación de los peores momentos de la pandemia habilita la normalización de la producción en nuestro sector, muy afectada por la escasez de materia prima, los cierres y los protocolos sanitarios”, resumió la Cámara Industrial de la Indumentaria (CIAI).

Sin embargo, advirtió, la fuerte contracción de las ventas explica que nuestra industria fabrica hoy 20% menos unidades que en el mismo período de 2019, previo a la pandemia.

“En adelante, el aumento del poder de consumo de la población argentina se torna una condición necesaria para la recuperación de nuestro sector”, sostuvo el análisis sectorial.

Mientras tanto, agregó la CIAI, la política pública “debe continuar asistiendo a nuestro sector, uno de los más castigados en los últimos años, para garantizar la supervivencia de la mayor cantidad de empresas y puestos de trabajo formales”.

Según la cámara, tras la interrupción de la actividad durante el segundo trimestre de 2020, la fabricación fue recuperando el terreno perdido.

El sector padeció, sin embargo, “importantes dificultades” asociadas a la falta de capital de trabajo, a la dificultad para acceder a la materia prima, y a la necesidad de cumplir con los protocolos sanitarios para evitar contagios en los lugares de trabajo.

Durante el segundo trimestre de 2020 gran parte de las empresas del rubro no estuvieron habilitadas para trabajar (únicamente lo hicieron las dedicadas a la confección de kits sanitarios), por lo cual la comparación con mayo de ese año mostró un repunte en las cantidades fabricadas de 149,8%, según las últimas estadísticas del Indec.

En cambio, comparada con mayo de 2019 la producción exhibe una disminución de 20,6%, explicada fundamentalmente por "la caída en el tamaño del mercado".

El mayor retroceso del sector de indumentaria, en relación con el promedio de la industria argentina, obedeció a la fuerte caída en las ventas de indumentaria: -19,9% en supermercados, -24,6% en comercios minoristas y -51,9% en shoppings centers, contra los mismos meses de 2019.

“Sin lugar a dudas, la reducción del mercado se debe a la caída del poder adquisitivo de la mayoría de la población”, consideró la CIAI.

En paralelo, evaluó, la destrucción de empleo por la crisis económica desatada por la Covid-19 también recortó poder de compra de la población, lo que afectó negativamente a la demanda de ropa, muy sensible al ciclo económico.

De cara a los próximos meses, concluyó la cámara, el avance en la campaña de vacunación “permitirá ir dejando detrás los peores momentos de esta pandemia y comenzar, poco a poco, a retornar a una nueva normalidad, más parecida a la situación anterior a la aparición de la Covid-19”.


NOTICIAS RELACIONADAS