Cartero, un oficio que sigue vigente

Manuel Contreras empezó a trabajar hace 38 años, cuando la correspondencia y las cartas manuscritas eran moneda corriente, antes de que exista la virtualidad. JornadaPlay compartió un día de trabajo con el cartero con más años antigüedad en Trelew.

29 SEP 2021 - 13:00

Después de participar en la Guerra de Malvinas prestando apoyo desde el continente, Manuel Contreras ingresó en una depresión que lo dejó en su casa por mucho tiempo. Gracias a un familiar ingresó en la sucursal de Trelew del Correo Argentino y empezó una nueva vida.

“Este es un trabajo de todos los días. Empiezo a repartir a las 9.30 hs y recorro 4 hs la ciudad. Avisos, carta documentos, facturas de servicios, correspondencia, entrego un promedio de 350 sobres por día”, contó en JornadaPlay.

Una responsabilidad inherente al oficio es el servicio a la comunidad que prestan los mensajeros: “Pasan muchas cosas mientras trabajamos, vemos accidentes, incendios, personas pidiendo ayuda y nuestra responsabilidad es acudir y brindar ayuda”.

Contreras, asegura que la virtualidad, y sobre todo la invención del email como sistema de mensajería, atentó contra la versión romántica de las cartas escritas de puño y letra: “Hoy ya no se escriben tantas cartas y no pasa lo de antes, cuando la gente esperaba con ansiedad al cartero para recibir las novedades”.

“Es un trabajo que te acerca mucho a la gente. Un cartero nunca se puede olvidar la birome, el talonario de avisos que se dejan en el caso de que la persona no esté en la casa y el celular donde se tiene el registro de todas las cartas”, finalizó Contreras.

29 SEP 2021 - 13:00

Después de participar en la Guerra de Malvinas prestando apoyo desde el continente, Manuel Contreras ingresó en una depresión que lo dejó en su casa por mucho tiempo. Gracias a un familiar ingresó en la sucursal de Trelew del Correo Argentino y empezó una nueva vida.

“Este es un trabajo de todos los días. Empiezo a repartir a las 9.30 hs y recorro 4 hs la ciudad. Avisos, carta documentos, facturas de servicios, correspondencia, entrego un promedio de 350 sobres por día”, contó en JornadaPlay.

Una responsabilidad inherente al oficio es el servicio a la comunidad que prestan los mensajeros: “Pasan muchas cosas mientras trabajamos, vemos accidentes, incendios, personas pidiendo ayuda y nuestra responsabilidad es acudir y brindar ayuda”.

Contreras, asegura que la virtualidad, y sobre todo la invención del email como sistema de mensajería, atentó contra la versión romántica de las cartas escritas de puño y letra: “Hoy ya no se escriben tantas cartas y no pasa lo de antes, cuando la gente esperaba con ansiedad al cartero para recibir las novedades”.

“Es un trabajo que te acerca mucho a la gente. Un cartero nunca se puede olvidar la birome, el talonario de avisos que se dejan en el caso de que la persona no esté en la casa y el celular donde se tiene el registro de todas las cartas”, finalizó Contreras.


NOTICIAS RELACIONADAS