La actividad industrial en China cae por primera vez desde que comenzó la pandemia

La actividad en el sector industrial manufacturero en China se contrajo en septiembre por primera vez desde que comenzó la pandemia de coronavirus en febrero del 2020, de acuerdo con una encuesta difundida hoy por la Oficina Nacional de Estadísticas de ese país.

30 SEP 2021 - 10:26

El índice de gerentes de compras (PMI) cayó a 49,6 puntos en septiembre, frente a los 50,1 que marcó durante el mes anterior (una cifra menor a 50 indica una contracción en el sector).

"En septiembre, debido a factores como los menores volúmenes en las industrias más demandantes de energía, el índice PMI manufacturero cayó por debajo del punto crítico", indicó Zhao Qinghe, estadístico del organismo oficial en un comunicado.

Tanto la crisis energética que afecta al país como las medidas regulatorias llevadas a cabo en el mercado inmobiliario, llevaron a distintos economistas a revisar a la baja las previsiones de crecimiento para China.

El Gobierno había establecido una meta de crecimiento del Producto Bruto Interno de "alrededor del 6%" para este año; muchos economistas pensaron que era una cifra modesta y previeron cifras mayores al 8%.

Sin embargo, diversas bancas de inversión, como Goldman Sachs y Nomura, modificaron sus predicciones en las últimas semanas a cifras que llegan a un mínimo de 7,7%.

Según la agencia de noticias Bloomberg, Beijing toleraría una ralentización de la actividad a cambio de reformar su modelo económico.

Tanto la industria como la inversión en propiedades fueron dos de los principales motorizadores de la economía china desde la pandemia, ya que el crecimiento del consumo aún continúa siendo relativamente débil a causa de la política de "cero tolerancia" del país respecto a los rebrotes de coronavirus.

Respecto al sector de propiedades, el Gobierno busca prevenir el impacto por la crisis de deuda en el gigante inmobiliario Evergrande y pidió hoy a 24 instituciones financieras a que ayuden a estabilizar el mercado inmobiliario.

La actividad resultó afectada por disposiciones de Beijing para reducir el ritmo de préstamos hipotecarios, así como la financiación para los desarrolladores de propietarios, apuntando a que el sector se "desarrolle saludablemente" y que no se convierta en el principal impulsor del crecimiento.

En materia de la crisis energética, en las últimas semanas hubo cortes de suministro en industrias ubicadas en 21 provincias del país.

La disrupción se debe a varios motivos: la suba en el precio del carbón (debido a una combinación de escasez y alta demanda) así como las propias medidas del Gobierno.

Beijing pretende que industrias intensivas en electricidad como la del acero o la química, reduzcan la producción para lo que queda del año con el objetivo de cumplir con sus metas ambientales.

Además, la industria también se vio afectada por la suba en los precios de algunas commodities como metales y semiconductores, además de los costos récord de transporte y la escasez de microchips.

30 SEP 2021 - 10:26

El índice de gerentes de compras (PMI) cayó a 49,6 puntos en septiembre, frente a los 50,1 que marcó durante el mes anterior (una cifra menor a 50 indica una contracción en el sector).

"En septiembre, debido a factores como los menores volúmenes en las industrias más demandantes de energía, el índice PMI manufacturero cayó por debajo del punto crítico", indicó Zhao Qinghe, estadístico del organismo oficial en un comunicado.

Tanto la crisis energética que afecta al país como las medidas regulatorias llevadas a cabo en el mercado inmobiliario, llevaron a distintos economistas a revisar a la baja las previsiones de crecimiento para China.

El Gobierno había establecido una meta de crecimiento del Producto Bruto Interno de "alrededor del 6%" para este año; muchos economistas pensaron que era una cifra modesta y previeron cifras mayores al 8%.

Sin embargo, diversas bancas de inversión, como Goldman Sachs y Nomura, modificaron sus predicciones en las últimas semanas a cifras que llegan a un mínimo de 7,7%.

Según la agencia de noticias Bloomberg, Beijing toleraría una ralentización de la actividad a cambio de reformar su modelo económico.

Tanto la industria como la inversión en propiedades fueron dos de los principales motorizadores de la economía china desde la pandemia, ya que el crecimiento del consumo aún continúa siendo relativamente débil a causa de la política de "cero tolerancia" del país respecto a los rebrotes de coronavirus.

Respecto al sector de propiedades, el Gobierno busca prevenir el impacto por la crisis de deuda en el gigante inmobiliario Evergrande y pidió hoy a 24 instituciones financieras a que ayuden a estabilizar el mercado inmobiliario.

La actividad resultó afectada por disposiciones de Beijing para reducir el ritmo de préstamos hipotecarios, así como la financiación para los desarrolladores de propietarios, apuntando a que el sector se "desarrolle saludablemente" y que no se convierta en el principal impulsor del crecimiento.

En materia de la crisis energética, en las últimas semanas hubo cortes de suministro en industrias ubicadas en 21 provincias del país.

La disrupción se debe a varios motivos: la suba en el precio del carbón (debido a una combinación de escasez y alta demanda) así como las propias medidas del Gobierno.

Beijing pretende que industrias intensivas en electricidad como la del acero o la química, reduzcan la producción para lo que queda del año con el objetivo de cumplir con sus metas ambientales.

Además, la industria también se vio afectada por la suba en los precios de algunas commodities como metales y semiconductores, además de los costos récord de transporte y la escasez de microchips.


NOTICIAS RELACIONADAS