OPEP+ no altera planes pese a fuerte alza en el valor del barril

La Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) decidió hoy mantener sin modificaciones para abril próximo el incremento previsto en su producción de crudo, a pesar de la fuerte escalada en el precio del barril.

02 MAR 2022 - 12:49

El cartel de 23 países, liderado por Arabia Saudita, ratificó hoy, tras su reunión mensual, una expansión de la producción de barriles a razón de 400.000 barriles diarios para abril, al igual que en los meses anteriores, según indicó en un comunicado y consignaron las agencias Bloomberg y AFP.

La OPEP+, que representa un 40% de la producción global de petróleo, decidió en mayo de 2020 un recorte de producción de 9,7 millones de barriles diarios, cerca del 10% de la oferta mundial, ante el desplome de la demanda causado por las restricciones a la movilidad y a la actividad económica puestas en marcha para combatir la pandemia de Covid-19.

En julio pasado, los miembros pactaron una vuelta a la normalidad paulatina a razón de un incremento de 400.000 barriles diarios por mes, con lo que el nivel prepandemia se alcanzaría recién en septiembre de 2022.

La organización mantuvo esta posición pese a las presiones de los países consumidores para hacer frente a la mayor demanda por el rebote posterior a la pandemia.

Tras la invasión rusa a Ucrania y los temores por un consecuente desabastecimiento, el petróleo, que ya acumulaba fuertes alzas, aceleró su escalada y superó los US$ 100 el ultimo jueves.

Tanto el barril Brent como el WTI aumentaron más del 40% en los primeros dos meses del año.

Aún si los países de la OPEP quisieran acelerar su producción, varios de sus miembros se verían en dificultades.

Países como Irak y Nigeria, por conflictos internos o falta de inversiones, se vieron imposibilitados hasta el momento de alcanzar los niveles de producción que permitió la OPEP.

Entre diciembre y enero, los 23 países aumentaron el volumen en 64.000 barriles por día, según el último informe mensual del grupo, lejos de la cuota de 400.000 barriles.

Por otro lado, si bien Rusia, el segundo exportador mundial de petróleo y el principal de gas, no recibió hasta el momento restricciones respecto a sus envíos de crudo; está siendo impactada en los hechos por las sanciones financieras.

Las mismas provocaron que varios de los compradores de crudo del extranjero desistan de comprarle barriles, y el petróleo ruso Urals se ofertaba hoy a más de US$ 18 por debajo del Brent.

Asimismo, empresas como Shell, Equinor, BP y ExxonMobil ya anunciaron el abandono de sus inversiones en explotaciones rusas, algunas de ellas realizadas en conjunto con el gigante Gazprom.

Para hacer frente al alza que podría impactar de lleno en la inflación global, la Agencia Internacional de Energía (AIE) anunció ayer la liberación de 60 millones de barriles de las reservas de petróleo de sus miembros, con Estados Unidos liberando 30 millones de ellos.

No obstante, la decisión no calmó a los mercados y hoy continuaba la escalada, alcanzando valores que no se registraban desde el 2011.

El crudo West Texas Intermediate (WTI), que opera en el mercado de futuros de Nueva York (Nymex), avanzaba 6,28% y se comercializaba a US$ 109,63 el barril, mientras que el petróleo Brent, que lo hace en el mercado electrónico de Londres (ICE), ganaba 6,28% y el barril se pactaba a US$ 111,56, según la agencia Bloomberg.

02 MAR 2022 - 12:49

El cartel de 23 países, liderado por Arabia Saudita, ratificó hoy, tras su reunión mensual, una expansión de la producción de barriles a razón de 400.000 barriles diarios para abril, al igual que en los meses anteriores, según indicó en un comunicado y consignaron las agencias Bloomberg y AFP.

La OPEP+, que representa un 40% de la producción global de petróleo, decidió en mayo de 2020 un recorte de producción de 9,7 millones de barriles diarios, cerca del 10% de la oferta mundial, ante el desplome de la demanda causado por las restricciones a la movilidad y a la actividad económica puestas en marcha para combatir la pandemia de Covid-19.

En julio pasado, los miembros pactaron una vuelta a la normalidad paulatina a razón de un incremento de 400.000 barriles diarios por mes, con lo que el nivel prepandemia se alcanzaría recién en septiembre de 2022.

La organización mantuvo esta posición pese a las presiones de los países consumidores para hacer frente a la mayor demanda por el rebote posterior a la pandemia.

Tras la invasión rusa a Ucrania y los temores por un consecuente desabastecimiento, el petróleo, que ya acumulaba fuertes alzas, aceleró su escalada y superó los US$ 100 el ultimo jueves.

Tanto el barril Brent como el WTI aumentaron más del 40% en los primeros dos meses del año.

Aún si los países de la OPEP quisieran acelerar su producción, varios de sus miembros se verían en dificultades.

Países como Irak y Nigeria, por conflictos internos o falta de inversiones, se vieron imposibilitados hasta el momento de alcanzar los niveles de producción que permitió la OPEP.

Entre diciembre y enero, los 23 países aumentaron el volumen en 64.000 barriles por día, según el último informe mensual del grupo, lejos de la cuota de 400.000 barriles.

Por otro lado, si bien Rusia, el segundo exportador mundial de petróleo y el principal de gas, no recibió hasta el momento restricciones respecto a sus envíos de crudo; está siendo impactada en los hechos por las sanciones financieras.

Las mismas provocaron que varios de los compradores de crudo del extranjero desistan de comprarle barriles, y el petróleo ruso Urals se ofertaba hoy a más de US$ 18 por debajo del Brent.

Asimismo, empresas como Shell, Equinor, BP y ExxonMobil ya anunciaron el abandono de sus inversiones en explotaciones rusas, algunas de ellas realizadas en conjunto con el gigante Gazprom.

Para hacer frente al alza que podría impactar de lleno en la inflación global, la Agencia Internacional de Energía (AIE) anunció ayer la liberación de 60 millones de barriles de las reservas de petróleo de sus miembros, con Estados Unidos liberando 30 millones de ellos.

No obstante, la decisión no calmó a los mercados y hoy continuaba la escalada, alcanzando valores que no se registraban desde el 2011.

El crudo West Texas Intermediate (WTI), que opera en el mercado de futuros de Nueva York (Nymex), avanzaba 6,28% y se comercializaba a US$ 109,63 el barril, mientras que el petróleo Brent, que lo hace en el mercado electrónico de Londres (ICE), ganaba 6,28% y el barril se pactaba a US$ 111,56, según la agencia Bloomberg.


NOTICIAS RELACIONADAS