EEUU descartó trasladar aviones polacos a Ucrania después de la advertencia de Rusia

Estados Unidos anunció que descartaba definitivamente la chance de transferir aviones de combate MiG-29 de Polonia a Ucrania a través de una base propia, una posibilidad sobre la que Rusia había advertido que crearía un "escenario potencialmente peligroso".

09 MAR 2022 - 10:09

"Es un escenario muy indeseable y potencialmente peligroso", había advertido el vocero de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Polonia pidió que se le permita trasladar esos aviones de fabricación soviética a la base de Ramstein, en Alemania, "sin demora y gratuitamente" y ponerlos a disposición de Estados Unidos.

Solo algunos países del este de Europa, exmiembros del Pacto de Varsovia, cuentan oficialmente con cazas supersónicos Mig-29 soviéticos, cuyas características corresponden a las necesidades ucranianas para hacer frente a los ataques de Rusia.

La propuesta de Polonia llegó un día antes de que la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, viajara a Varsovia para evaluar la manera de suministrar "asistencia militar" a Ucrania, informó la Casa Blanca.

Pero después el Pentágono informó que Estados Unidos rechazaba la propuesta de Polonia, atento a que los servicios de inteligencia creen que la transferencia de aviones Mig-29 a Ucrania "podría conducir a una reacción rusa significativa que aumentaría la perspectiva de una escalada militar con la OTAN", según el vocero de defensa, John Kirby.

El asunto de la transferencia de aviones, que el Gobierno de Ucrania busca se resuelva pronto mientras busca contraatacar la agresión rusa en los aires, demostró ser un contratiempo notable en el accionar conjunto de Estados Unidos y sus aliados europeos.

El secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, conversó con el ministro de Defensa polaco, Mariusz Blaszczak, hoy mismo y le agradeció por la disposición de Varsovia de cooperar en los esfuerzos para apoyar Ucrania, según Kirby.

El funcionario aclaró que EEUU "no apoya la transferencia adicional de aviones de combate a las Fuerzas Aéreas de Ucrania en este momento”, por lo que tampoco desea “verlos bajo nuestra custodia".

"Esto es algo que no vamos a explorar en este momento", dijo el funcionario, que evaluó que sumar aeronaves a la flota de combate de Ucrania "no cambiaría significativamente la efectividad" de la Fuerza Aérea ucraniana contra la capacidad rusa.

"Por lo tanto, consideramos que la ganancia de transferir esos Mig-29 es baja", concluyó.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, dijo hoy, en una visita a Viena, que "Polonia no es parte en esta guerra, y tampoco la OTAN”, por lo que “una decisión tan grave como la transferencia de aviones debe ser tomada por unanimidad” por toda la alianza militar.

Washington teme que el conflicto degenere si el presidente ruso, Vladimir Putin, considera que una asistencia militar de este tipo a Ucrania es una implicación directa de la OTAN en la guerra.

Todo pese a la insistencia del mandatario ucraniano, Volodimir Zelenski, para que los países occidentales "decidan cuanto antes" el envío de aviones a su país.

"Tomen una decisión lo más rápido posible, ¡envíennos sus aviones!", pidió Zelenski en un video publicado en la red Telegram.

Cancilleres de Rusia y Ucrania acuden con poca expectativa a su primera reunión por la guerra

Rusia y Ucrania dejaron ver, en el decimocuarto día de la invasión ordenada por Moscú a su nación vecina, señales de moderadas expectativas respecto del resultado que podría arrojar el encuentro de mañana entre sus cancilleres, la reunión de más alto nivel desde el inicio del conflicto.

El jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, y su homólogo ucraniano, Dmitri Kuleba, se verán las caras en la ciudad balnearia de Antalya, sur de Turquía, país que intentará a través de su ministro de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, oficiar de mediador.

El presidente de esa nación, Recep Tayyip Erdogan, que ha multiplicado los esfuerzos de mediación desde el inicio de la crisis, se felicitó de que Turquía "puede hablar a la vez con Rusia y con Ucrania".

"Trabajamos para evitar que la crisis se transforme en tragedia" insistió el mandatario del país, miembro de la OTAN, que le suministra drones de combate a Kiev pero al mismo tiempo preserva sus relaciones con Moscú, de la que depende estrechamente para sus suministros de energía y trigo, además del turismo.

El canciller alemán, Olaf Scholz, manifestó que espera que la reunión entre cancilleres "logre un resultado" para "encontrar una manera de salir de esta situación", aunque del lado ucraniano no se demostró tanto optimismo.

El canciller Kuleba aseguró en un video en Facebook que hará todo para que las "conversaciones sean lo más eficaces posibles", aunque admitió que sus "expectativas son limitadas".

"Todo dependerá de las instrucciones que Lavrov haya recibido", expresó.

"Nuestros intereses son cesar el fuego, liberar nuestros territorios. Y el tercer punto es resolver todas las cuestiones humanitarias", enfatizó.

Rusia, en tanto, se estima que mantendrá sus exigencias de que su contraparte reconozca a Crimea como parte de Rusia (la península fue anexada por Moscú en 2014 de forma unilateral) y a las regiones del este de Donetsk y Lugansk como Estados soberanos, tal como lo decretó Putin antes de lanzar su ofensiva

Por otro lado, el Kremlin insiste en la "desmilitarización" y la "desnazificación" de Ucrania, así como una promesa de un estatuto de país neutro que frene su ingreso a la OTAN.

Para Lavrov, el viaje a Turquía será el primer desplazamiento fuera de Rusia, país cada vez mas aislado por las sanciones internacionales, desde el inicio de la invasión de la vecina Ucrania el 24 de febrero.

09 MAR 2022 - 10:09

"Es un escenario muy indeseable y potencialmente peligroso", había advertido el vocero de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Polonia pidió que se le permita trasladar esos aviones de fabricación soviética a la base de Ramstein, en Alemania, "sin demora y gratuitamente" y ponerlos a disposición de Estados Unidos.

Solo algunos países del este de Europa, exmiembros del Pacto de Varsovia, cuentan oficialmente con cazas supersónicos Mig-29 soviéticos, cuyas características corresponden a las necesidades ucranianas para hacer frente a los ataques de Rusia.

La propuesta de Polonia llegó un día antes de que la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, viajara a Varsovia para evaluar la manera de suministrar "asistencia militar" a Ucrania, informó la Casa Blanca.

Pero después el Pentágono informó que Estados Unidos rechazaba la propuesta de Polonia, atento a que los servicios de inteligencia creen que la transferencia de aviones Mig-29 a Ucrania "podría conducir a una reacción rusa significativa que aumentaría la perspectiva de una escalada militar con la OTAN", según el vocero de defensa, John Kirby.

El asunto de la transferencia de aviones, que el Gobierno de Ucrania busca se resuelva pronto mientras busca contraatacar la agresión rusa en los aires, demostró ser un contratiempo notable en el accionar conjunto de Estados Unidos y sus aliados europeos.

El secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, conversó con el ministro de Defensa polaco, Mariusz Blaszczak, hoy mismo y le agradeció por la disposición de Varsovia de cooperar en los esfuerzos para apoyar Ucrania, según Kirby.

El funcionario aclaró que EEUU "no apoya la transferencia adicional de aviones de combate a las Fuerzas Aéreas de Ucrania en este momento”, por lo que tampoco desea “verlos bajo nuestra custodia".

"Esto es algo que no vamos a explorar en este momento", dijo el funcionario, que evaluó que sumar aeronaves a la flota de combate de Ucrania "no cambiaría significativamente la efectividad" de la Fuerza Aérea ucraniana contra la capacidad rusa.

"Por lo tanto, consideramos que la ganancia de transferir esos Mig-29 es baja", concluyó.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, dijo hoy, en una visita a Viena, que "Polonia no es parte en esta guerra, y tampoco la OTAN”, por lo que “una decisión tan grave como la transferencia de aviones debe ser tomada por unanimidad” por toda la alianza militar.

Washington teme que el conflicto degenere si el presidente ruso, Vladimir Putin, considera que una asistencia militar de este tipo a Ucrania es una implicación directa de la OTAN en la guerra.

Todo pese a la insistencia del mandatario ucraniano, Volodimir Zelenski, para que los países occidentales "decidan cuanto antes" el envío de aviones a su país.

"Tomen una decisión lo más rápido posible, ¡envíennos sus aviones!", pidió Zelenski en un video publicado en la red Telegram.

Cancilleres de Rusia y Ucrania acuden con poca expectativa a su primera reunión por la guerra

Rusia y Ucrania dejaron ver, en el decimocuarto día de la invasión ordenada por Moscú a su nación vecina, señales de moderadas expectativas respecto del resultado que podría arrojar el encuentro de mañana entre sus cancilleres, la reunión de más alto nivel desde el inicio del conflicto.

El jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, y su homólogo ucraniano, Dmitri Kuleba, se verán las caras en la ciudad balnearia de Antalya, sur de Turquía, país que intentará a través de su ministro de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, oficiar de mediador.

El presidente de esa nación, Recep Tayyip Erdogan, que ha multiplicado los esfuerzos de mediación desde el inicio de la crisis, se felicitó de que Turquía "puede hablar a la vez con Rusia y con Ucrania".

"Trabajamos para evitar que la crisis se transforme en tragedia" insistió el mandatario del país, miembro de la OTAN, que le suministra drones de combate a Kiev pero al mismo tiempo preserva sus relaciones con Moscú, de la que depende estrechamente para sus suministros de energía y trigo, además del turismo.

El canciller alemán, Olaf Scholz, manifestó que espera que la reunión entre cancilleres "logre un resultado" para "encontrar una manera de salir de esta situación", aunque del lado ucraniano no se demostró tanto optimismo.

El canciller Kuleba aseguró en un video en Facebook que hará todo para que las "conversaciones sean lo más eficaces posibles", aunque admitió que sus "expectativas son limitadas".

"Todo dependerá de las instrucciones que Lavrov haya recibido", expresó.

"Nuestros intereses son cesar el fuego, liberar nuestros territorios. Y el tercer punto es resolver todas las cuestiones humanitarias", enfatizó.

Rusia, en tanto, se estima que mantendrá sus exigencias de que su contraparte reconozca a Crimea como parte de Rusia (la península fue anexada por Moscú en 2014 de forma unilateral) y a las regiones del este de Donetsk y Lugansk como Estados soberanos, tal como lo decretó Putin antes de lanzar su ofensiva

Por otro lado, el Kremlin insiste en la "desmilitarización" y la "desnazificación" de Ucrania, así como una promesa de un estatuto de país neutro que frene su ingreso a la OTAN.

Para Lavrov, el viaje a Turquía será el primer desplazamiento fuera de Rusia, país cada vez mas aislado por las sanciones internacionales, desde el inicio de la invasión de la vecina Ucrania el 24 de febrero.


NOTICIAS RELACIONADAS