Otro golpe para Chelsea: la Premier League le retiró al ruso Abramovich su permiso

La Premier League anunció la quita al propietario ruso del Chelsea, Roman Abramovich, de su permiso de dirigente de un club tras la medida del Gobierno de Reino Unido sobre el congelamiento de los activos en ese territorio por la invasión de Rusia a Ucrania.

La Premier League descalificó a Roman Abramovich como director de Chelsea tras las sanciones que impuso el gobierno británico. La decisión no afectará al club para entrenar y jugar sus partidos.
12 MAR 2022 - 18:20

"A raíz de las sanciones impuestas por el Gobierno británico, el consejo de administración de la Premier League retiró a Roman Abramovich su cargo de director del Chelsea Football Club", informó la organización un comunicado oficial.

Sin embargo, en el mismo texto se aclaró que "no tiene ningún impacto en la capacidad del club para entrenarse y disputar partidos".

El castigo para Abramovich se debió a la supuesta vinculación cercana con el presidente ruso, Vladimir Putin, y es parte de una batería de medidas por parte de los países que integran la OTAN para bloquear todo activo cercano al Gobierno ruso en el mundo.

La Premier League se sumó a las medidas del Gobierno y previamente rompió su contrato con Rusia, donde ya no se podrán ver los partidos de una de las mejores competiciones del mundo y colocó la bandera de Ucrania en cada transmisión.

Además, los jugadores portaron una cinta en el brazo derecho de todos los encuentros, con los colores del expaís soviético.

Chelsea ahora no será controlado por Abramovich, que tampoco tendrá injerencia en su venta -tarea del Gobierno británico- y solamente podrá recibir el cobro del préstamo realizado a lo largo de los años, que se estima en una cifra de 2.000 millones de euros. A principios de mes, el magnate ruso tasó el club londinense en 7.000 millones de euros.

Las medidas tomadas a principio de esta semana traerán consecuencias deportivas catastróficas para el conjunto londinense, uno de los mejores de la competición inglesa y actual animador desde su tercer lugar en la clasificación y con participación en la Champions, donde defiende su título vigente ante los rivales más poderosos de Europa, además de ser el último ganador del Mundial de Clubes,

Por ejemplo, los gastos del viaje del equipo tendrán una limitación de 24.000 euros en total, según estableció el primer ministro Boris Johnson, y de 600.000 euros los de la seguridad y los servicios de cada partido. Tampoco se le permitirá vender entradas desde hoy y solamente asistirán al estadio Stamford Bridge -44.000 localidades- los que cuenten con el abono para toda la temporada.

Por otro lado, Abramovich se comprometió durante el anuncio de la venta del club, el 2 de marzo, a que el dinero fuese destinado a una fundación de ayuda a las víctimas de la guerra en Ucrania.

El imperio de Abramovich en Chelsea comenzó en el 2003 cuando lo compró por unos 100 millones de euros y desde ese momento se convirtió lentamente en uno de los conjuntos más poderosos de la liga inglesa y de Europa -ganó dos Champions-.

Desde su inversión se dieron 18 títulos y varios momentos controvertidos por los millones desembolsados año a año. Los argentinos que pasaron bajo su gestión fueron el arquero Wilfredo Caballero, el volante Sebastián Verón, y los delanteros Gonzalo Higuaín, Franco Di Santo y Hernán Crespo.

En casi 20 temporadas se gastaron más de 2.000 millones de euros en fichajes, los más sobresalientes: el marfileño Didier Drogba, el español Fernando Torres, y los belgas Eden Hazard y Romelu Lukaku,

Enterate de las noticias de DEPORTES a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
La Premier League descalificó a Roman Abramovich como director de Chelsea tras las sanciones que impuso el gobierno británico. La decisión no afectará al club para entrenar y jugar sus partidos.
12 MAR 2022 - 18:20

"A raíz de las sanciones impuestas por el Gobierno británico, el consejo de administración de la Premier League retiró a Roman Abramovich su cargo de director del Chelsea Football Club", informó la organización un comunicado oficial.

Sin embargo, en el mismo texto se aclaró que "no tiene ningún impacto en la capacidad del club para entrenarse y disputar partidos".

El castigo para Abramovich se debió a la supuesta vinculación cercana con el presidente ruso, Vladimir Putin, y es parte de una batería de medidas por parte de los países que integran la OTAN para bloquear todo activo cercano al Gobierno ruso en el mundo.

La Premier League se sumó a las medidas del Gobierno y previamente rompió su contrato con Rusia, donde ya no se podrán ver los partidos de una de las mejores competiciones del mundo y colocó la bandera de Ucrania en cada transmisión.

Además, los jugadores portaron una cinta en el brazo derecho de todos los encuentros, con los colores del expaís soviético.

Chelsea ahora no será controlado por Abramovich, que tampoco tendrá injerencia en su venta -tarea del Gobierno británico- y solamente podrá recibir el cobro del préstamo realizado a lo largo de los años, que se estima en una cifra de 2.000 millones de euros. A principios de mes, el magnate ruso tasó el club londinense en 7.000 millones de euros.

Las medidas tomadas a principio de esta semana traerán consecuencias deportivas catastróficas para el conjunto londinense, uno de los mejores de la competición inglesa y actual animador desde su tercer lugar en la clasificación y con participación en la Champions, donde defiende su título vigente ante los rivales más poderosos de Europa, además de ser el último ganador del Mundial de Clubes,

Por ejemplo, los gastos del viaje del equipo tendrán una limitación de 24.000 euros en total, según estableció el primer ministro Boris Johnson, y de 600.000 euros los de la seguridad y los servicios de cada partido. Tampoco se le permitirá vender entradas desde hoy y solamente asistirán al estadio Stamford Bridge -44.000 localidades- los que cuenten con el abono para toda la temporada.

Por otro lado, Abramovich se comprometió durante el anuncio de la venta del club, el 2 de marzo, a que el dinero fuese destinado a una fundación de ayuda a las víctimas de la guerra en Ucrania.

El imperio de Abramovich en Chelsea comenzó en el 2003 cuando lo compró por unos 100 millones de euros y desde ese momento se convirtió lentamente en uno de los conjuntos más poderosos de la liga inglesa y de Europa -ganó dos Champions-.

Desde su inversión se dieron 18 títulos y varios momentos controvertidos por los millones desembolsados año a año. Los argentinos que pasaron bajo su gestión fueron el arquero Wilfredo Caballero, el volante Sebastián Verón, y los delanteros Gonzalo Higuaín, Franco Di Santo y Hernán Crespo.

En casi 20 temporadas se gastaron más de 2.000 millones de euros en fichajes, los más sobresalientes: el marfileño Didier Drogba, el español Fernando Torres, y los belgas Eden Hazard y Romelu Lukaku,


NOTICIAS RELACIONADAS