La clave del día / A 23 años del asesinato de Gangeme: la verdad que huye

12 MAY 2022 - 21:02

Hace 23 años asesinaron de un disparo en la cabeza al periodista Ricardo Gangeme, exdirector de Jornada. Apenas pasada la fría medianoche, un 13 de mayo de 1999 lo esperaron en su departamento de Mitre casi San Martín de Trelew. Por algún motivo que jamás se sabrá bajó la ventanilla y el homicida lo liquidó a sangre fría y corrió. El caso tuvo repercusión nacional y está rodeado de misterios e hipótesis.

Es obvio que hubo inteligencia sobre sus movimientos. Lo seguían después de una cena en Rawson y lo esperaron cuando salió de un pub. Y más obvio aún es que había garantía de impunidad para un balazo en pleno centro de la ciudad, a metros de la Comisaría 1ª y de la Unidad Regional.

Hubo un juicio y tres absueltos. Hubo un par de investigaciones más sin resultados. El tiempo que pasa es la verdad que huye.

Se habló de un killer, un preso peligroso contratado especialmente en Comodoro Rivadavia para la faena. La Justicia estuvo a nada de cercarlo hasta que murió en un accidente. En rigor, se habló y se seguirá hablando: complots, dinero sucio, negocios, policías cómplices, operativos, pruebas plantadas, testigos con miedo, funcionarios judiciales ímprobos.

Lo cierto es que nunca se sabrá quién y por qué lo mató. El secreto lo guardan los responsables, que siguen caminando por ahí. Porque el criminal quizás murió, pero el balazo no fue obra de un loco suelto.

Quizás alguna vez los años hagan pesada alguna conciencia y alguien decida hablar. Sería algo de justicia para su familia y sus amigos. Y un aliciente para que al fin descanse en paz. #

Enterate de las noticias de POLITICA a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
12 MAY 2022 - 21:02

Hace 23 años asesinaron de un disparo en la cabeza al periodista Ricardo Gangeme, exdirector de Jornada. Apenas pasada la fría medianoche, un 13 de mayo de 1999 lo esperaron en su departamento de Mitre casi San Martín de Trelew. Por algún motivo que jamás se sabrá bajó la ventanilla y el homicida lo liquidó a sangre fría y corrió. El caso tuvo repercusión nacional y está rodeado de misterios e hipótesis.

Es obvio que hubo inteligencia sobre sus movimientos. Lo seguían después de una cena en Rawson y lo esperaron cuando salió de un pub. Y más obvio aún es que había garantía de impunidad para un balazo en pleno centro de la ciudad, a metros de la Comisaría 1ª y de la Unidad Regional.

Hubo un juicio y tres absueltos. Hubo un par de investigaciones más sin resultados. El tiempo que pasa es la verdad que huye.

Se habló de un killer, un preso peligroso contratado especialmente en Comodoro Rivadavia para la faena. La Justicia estuvo a nada de cercarlo hasta que murió en un accidente. En rigor, se habló y se seguirá hablando: complots, dinero sucio, negocios, policías cómplices, operativos, pruebas plantadas, testigos con miedo, funcionarios judiciales ímprobos.

Lo cierto es que nunca se sabrá quién y por qué lo mató. El secreto lo guardan los responsables, que siguen caminando por ahí. Porque el criminal quizás murió, pero el balazo no fue obra de un loco suelto.

Quizás alguna vez los años hagan pesada alguna conciencia y alguien decida hablar. Sería algo de justicia para su familia y sus amigos. Y un aliciente para que al fin descanse en paz. #


NOTICIAS RELACIONADAS