“Tenía la tranquilidad de no haber hecho nada ilegal”

La fiscal María Bottini mostró alivio luego del fallo de Casación que la sobreseyó junto con su par Fernando Rivarola. Les imputaban haber tenido un contacto ilegal con un espía.

Sobreseídos. Los fiscales Fernando Rivarola y María Bottini.
16 MAY 2022 - 20:39

Luego de que la Cámara Federal de Casación Penal confirmara por segunda vez su sobreseimiento junto con el del fiscal Fernando Rivarola por su contacto con un espía, la fiscal María Bottini en Cadena Tiempo Esquel reseñó que en primera instancia, el juez federal de Esquel, Guido Otranto, dictó el sobreseimiento en la causa pero apelaron los denunciantes; la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro confirmó la decisión y Casación la ratificó, remarcando que la causa tras siete años se agotó.

“No se determinó que Rivarola ni yo tuviéramos alguna implicancia en la acusación que se nos hizo; no hay ninguna prueba que nos incrimine”, afirmó la fiscal general.

Admitió que existió el contacto con el agente de la Agencia Federal de Investigaciones. “Asistió a la Fiscalía en horario de oficina, a las 9. Atendió Rivarola, y me llamó, porque estaba brindando información sobre la identidad de personas que estaban dentro de un campo en Leleque, siete años atrás, en la que se iniciaba un conflicto con los pueblos originarios, que se agravó y terminó lamentablemente con una muerte”.

Bottini remarcó que la Fiscalía estaba abocada a investigar si realmente quienes estaban en el campo de Leleque pertenecían a la comunidad de pueblos originarios, y “esta persona se presentó con una credencial, y no había manera de interpretar que hubiera alguna ilegalidad, ya que concurrió en horario de oficina y pidió hablar con un fiscal”.

Grabaron la conversación en video, que fue entregado a la Defensa Pública, porque “no había nada para ocultar”, e insistió en que no había manera de determinar que el agente no estaba autorizado a realizar esa tarea.

En el marco de la causa se secuestró la computadora que utilizaba Rivarola, y “se determinó que no hubo contacto con archivos que pudieran ser de espionaje ilegal, porque si bien quedaron en la computadora, se comprobó con una pericia informática que nadie los abrió”.

En la causa sólo quedaría un recurso federal que es mucho más acotado, en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Pero –subrayó la Fiscal- transcurrieron siete años, y “todas las personas que tenemos una imputación penal, tenemos derecho que se resuelva en un tiempo razonable. Ese delito tiene una pena máxima de tres años de prisión, y llevamos siete años de proceso”.

Bottini dijo que al principio de la causa fue shockeante, porque “uno mentalmente no está preparado para estas cosas. Pero tenía la tranquilidad de que no había hecho nada ilegal; estaba tranquila conmigo misma”.

También afirmó que “no era agradable salir en la tapa de los diarios, y con algunos de los querellantes diciendo cosas mediáticamente que no eran verdad. Tengo una hija adolescente y se sufrió en familia; eso duele”.#

Enterate de las noticias de POLITICA a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
Sobreseídos. Los fiscales Fernando Rivarola y María Bottini.
16 MAY 2022 - 20:39

Luego de que la Cámara Federal de Casación Penal confirmara por segunda vez su sobreseimiento junto con el del fiscal Fernando Rivarola por su contacto con un espía, la fiscal María Bottini en Cadena Tiempo Esquel reseñó que en primera instancia, el juez federal de Esquel, Guido Otranto, dictó el sobreseimiento en la causa pero apelaron los denunciantes; la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro confirmó la decisión y Casación la ratificó, remarcando que la causa tras siete años se agotó.

“No se determinó que Rivarola ni yo tuviéramos alguna implicancia en la acusación que se nos hizo; no hay ninguna prueba que nos incrimine”, afirmó la fiscal general.

Admitió que existió el contacto con el agente de la Agencia Federal de Investigaciones. “Asistió a la Fiscalía en horario de oficina, a las 9. Atendió Rivarola, y me llamó, porque estaba brindando información sobre la identidad de personas que estaban dentro de un campo en Leleque, siete años atrás, en la que se iniciaba un conflicto con los pueblos originarios, que se agravó y terminó lamentablemente con una muerte”.

Bottini remarcó que la Fiscalía estaba abocada a investigar si realmente quienes estaban en el campo de Leleque pertenecían a la comunidad de pueblos originarios, y “esta persona se presentó con una credencial, y no había manera de interpretar que hubiera alguna ilegalidad, ya que concurrió en horario de oficina y pidió hablar con un fiscal”.

Grabaron la conversación en video, que fue entregado a la Defensa Pública, porque “no había nada para ocultar”, e insistió en que no había manera de determinar que el agente no estaba autorizado a realizar esa tarea.

En el marco de la causa se secuestró la computadora que utilizaba Rivarola, y “se determinó que no hubo contacto con archivos que pudieran ser de espionaje ilegal, porque si bien quedaron en la computadora, se comprobó con una pericia informática que nadie los abrió”.

En la causa sólo quedaría un recurso federal que es mucho más acotado, en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Pero –subrayó la Fiscal- transcurrieron siete años, y “todas las personas que tenemos una imputación penal, tenemos derecho que se resuelva en un tiempo razonable. Ese delito tiene una pena máxima de tres años de prisión, y llevamos siete años de proceso”.

Bottini dijo que al principio de la causa fue shockeante, porque “uno mentalmente no está preparado para estas cosas. Pero tenía la tranquilidad de que no había hecho nada ilegal; estaba tranquila conmigo misma”.

También afirmó que “no era agradable salir en la tapa de los diarios, y con algunos de los querellantes diciendo cosas mediáticamente que no eran verdad. Tengo una hija adolescente y se sufrió en familia; eso duele”.#


NOTICIAS RELACIONADAS