La Fiscalía pidió seis años de cárcel para Berlusconi

El exprimer ministro de Italia Silvio Berlusconi puede enfrentar una condena a seis años de prisión por soborno y manipulación de testigos de algunas de las personas que asistieron a sus fiestas "bunga bunga", en las que habrían participado menores, según solicitó hoy la Fiscalía.

25 MAY 2022 - 15:55

Berslusconi, de 85 años, deberá responder ante el tribunal de Milán por haber sobornado a los testigos de otros procesos para que mintieran acerca de las bacanales y fiestas que organizaba en su suntuosa mansión de Arcore, cerca de Milán (norte de Italia).

Para la acusación, no cabe duda que el multimillonario "pagó por el silencio y las mentiras de sus invitados", en total 20 personas, entre ellas Karima El Mahroug, conocida como Ruby.

El magnate quería que no revelaran nada de las famosas veladas al ritmo de "bunga bunga", que desacreditaron al hombre que ocupó tres veces el cargo de jefe de gobierno (1994-95, 2001-06 y 2008-11).

"A esas jóvenes se les prometió un ingreso mensual de 2.660 dólares y un apartamento como vivienda", aseguró el fiscal Luca Gaglio, citado por la agencia AFP.

Para la fiscal Tiziana Siciliano, el viejo "sultán" utilizaba a esas jóvenes mujeres como "esclavas sexuales remuneradas".

Berlusconi era "un hombre que podía tener el mundo a sus pies", un primer ministro "con amistades como la de Putin, que hoy tiene al mundo de rodillas", dijo.Sin embargo, resulta hoy en día "un viejo enfermo", añadió.

Para la defensa, quiso ser sólo generoso con mujeres jóvenes con poca reputación.

En esta causa, otras 28 personas fueron acusadas en el juicio, la mayoría de falso testimonio.

El caso generó polémica por la lentitud de la justicia italiana, ya que la investigación judicial concluyó en 2015."Si un juicio llega a una condena en primera instancia después de ocho años, significa que el sistema ha fallado", lamentó la misma fiscalía.

Para Berlusconi se trata sólo de una página más en la larga lista de líos judiciales que ha protagonizado desde que se lanzó a la política en 1994.

Acusado de evasión fiscal, de prostitución de menores, de financiación ilegal de partidos políticos, de corrupción, el magnate ha encarado más de 30 procesos judiciales, la mayoría de ellos han sufrido prescripciones, amnistías, o simplemente los cargos que se le imputaban han desaparecido del código penal gracias a leyes adoptadas a su medida.

En 2013, la Corte de Casación confirmó una sentencia de cuatro años de prisión (incluidos tres amnistiados) por evasión fiscal. Cumplió la sentencia prestando servicio social, aunque fue inhabilitado para ejercer cargos públicos hasta el 2019.

Berlusconi, que se ha considerado siempre una víctima de hostigamiento judicial con fines políticos, se proclama siempre inocente.

El último capítulo judicial llega en el ocaso de su carrera, su partido Forza Italia suma sólo el 8% en los sondeos y su candidatura en enero a la presidencia de la República, un puesto honorífico pero prestigioso, fue un rotundo fiasco.

Además tiene problemas de salud: en septiembre de 2020, tras permanecer 11 días hospitalizado por una neumonía a causa de la covid-19, confesó que se salvó de la muerte.

En 2021 tuvo que ser hospitalizado varias veces en Milán y Mónaco, por problemas de arritmia cardiaca, sufrió una caída en su domicilio así como las secuelas del Covid-19.

25 MAY 2022 - 15:55

Berslusconi, de 85 años, deberá responder ante el tribunal de Milán por haber sobornado a los testigos de otros procesos para que mintieran acerca de las bacanales y fiestas que organizaba en su suntuosa mansión de Arcore, cerca de Milán (norte de Italia).

Para la acusación, no cabe duda que el multimillonario "pagó por el silencio y las mentiras de sus invitados", en total 20 personas, entre ellas Karima El Mahroug, conocida como Ruby.

El magnate quería que no revelaran nada de las famosas veladas al ritmo de "bunga bunga", que desacreditaron al hombre que ocupó tres veces el cargo de jefe de gobierno (1994-95, 2001-06 y 2008-11).

"A esas jóvenes se les prometió un ingreso mensual de 2.660 dólares y un apartamento como vivienda", aseguró el fiscal Luca Gaglio, citado por la agencia AFP.

Para la fiscal Tiziana Siciliano, el viejo "sultán" utilizaba a esas jóvenes mujeres como "esclavas sexuales remuneradas".

Berlusconi era "un hombre que podía tener el mundo a sus pies", un primer ministro "con amistades como la de Putin, que hoy tiene al mundo de rodillas", dijo.Sin embargo, resulta hoy en día "un viejo enfermo", añadió.

Para la defensa, quiso ser sólo generoso con mujeres jóvenes con poca reputación.

En esta causa, otras 28 personas fueron acusadas en el juicio, la mayoría de falso testimonio.

El caso generó polémica por la lentitud de la justicia italiana, ya que la investigación judicial concluyó en 2015."Si un juicio llega a una condena en primera instancia después de ocho años, significa que el sistema ha fallado", lamentó la misma fiscalía.

Para Berlusconi se trata sólo de una página más en la larga lista de líos judiciales que ha protagonizado desde que se lanzó a la política en 1994.

Acusado de evasión fiscal, de prostitución de menores, de financiación ilegal de partidos políticos, de corrupción, el magnate ha encarado más de 30 procesos judiciales, la mayoría de ellos han sufrido prescripciones, amnistías, o simplemente los cargos que se le imputaban han desaparecido del código penal gracias a leyes adoptadas a su medida.

En 2013, la Corte de Casación confirmó una sentencia de cuatro años de prisión (incluidos tres amnistiados) por evasión fiscal. Cumplió la sentencia prestando servicio social, aunque fue inhabilitado para ejercer cargos públicos hasta el 2019.

Berlusconi, que se ha considerado siempre una víctima de hostigamiento judicial con fines políticos, se proclama siempre inocente.

El último capítulo judicial llega en el ocaso de su carrera, su partido Forza Italia suma sólo el 8% en los sondeos y su candidatura en enero a la presidencia de la República, un puesto honorífico pero prestigioso, fue un rotundo fiasco.

Además tiene problemas de salud: en septiembre de 2020, tras permanecer 11 días hospitalizado por una neumonía a causa de la covid-19, confesó que se salvó de la muerte.

En 2021 tuvo que ser hospitalizado varias veces en Milán y Mónaco, por problemas de arritmia cardiaca, sufrió una caída en su domicilio así como las secuelas del Covid-19.


NOTICIAS RELACIONADAS