Los alumnos intoxicados, sin clases por 45 días hasta que se repare la falla

Lo decidieron los padres tras una reunión en la localidad con los ministros de Infraestructura y de Educación. Rechazaron la posibilidad de darles clase en otro espacio. Hay chicos que siguen con atención médica por las secuelas del monóxido de carbono. El enojo de la comunidad educativa.

Discusión. Las familias no aceptaron alternativas y quieren que sus hijos tengan clases virtuales hasta que se repare la Escuela en el interior.
24 JUN 2022 - 21:12

Tras una asamblea con numerosos padres de alumnos y vecinos de El Maitén, con presencia de los ministros de Educación, Florencia Perata, y de Infraestructura, Gustavo Aguilera, y el intendente, Oscar Currilén, se firmó un acta luego de la intoxicación masiva en la Escuela 7.719, que comparte edificio con la Escuela 93, en el Paraje Buenos Aires Chico, por problemas con las instalaciones de gas.

Los padres insistieron con que los chicos deben concurrir a su establecimiento y rechazaron la posibilidad de ser reubicados en otros espacios para tener clases. Plantados en esa condición, las autoridades acordaron con los directivos fijar un plazo de 45 días corridos a partir de la liberación del edificio por parte de la Fiscalía para que se efectúen los trabajos para restablecer el servicio de gas en condiciones óptimas, lapso en el que se suspenderán las clases.

Cabe recordar que una pérdida de monóxido de carbono intoxicó a 72 personas entre alumnos y docentes, y 30 de ellas requirieron asistencia con oxígeno.

En este escenario, la comunidad educativa con el correr de las horas recuperó tranquilidad, tras la alarma. Uno de los padres movilizados por lo ocurrido, Sebastián Wodicka, informó en Cadena Tiempo que “los chicos están bien, más allá de que el jueves entre las 19 y las 20 algunos chicos debieron volver a la guardia del Hospital Subzonal porque sentían algún malestar, aunque no fue nada alarmante”.

Los vecinos se reunieron el jueves al mediodía en la plaza de la localidad, enterados que Perata arribaba al lugar, y decidieron esperarla en el edificio escolar, donde mantuvieron una charla informal, en la que se puso a disposición y dijo entender el malestar.

En ese contexto surgió el planteo de cómo continuar con las clases, y se les propuso habilitar otros espacios, sin definición porque se hacía necesario convocar al resto de los padres para la reunión. “Se puso a disposición. Pero tratando de calmar a los padres y querer continuar con las clases. Como padres no vamos a permitir que todo se resuelva llevando los chicos a otra escuela. Queremos las clases sean de manera virtual”.

Advirtió que “nos llamó mucha la atención ayer (el jueves) cuando llegamos a la escuela, que en el sector de la caldera habían estado trabajando, y habían realizado algunas modificaciones, además de encontrar pintura fresca en caños, cemento fresco, rejillas colocadas y otras cosas que no sabemos en qué momento se hicieron, aunque estimamos que habrá sido en las primeras horas de la mañana”.

“Habían cambiado caños, válvulas, revocaron parte de las instalaciones. ¿De dónde sacaron materiales? El fiscal estuvo en el colegio, se llevó imágenes y nos dijo que nos quedáramos tranquilos”, sostuvo.

Impusieron de la situación al fiscal Carlos Díaz Mayer, quien se presentó en la escuela y tomó imágenes de los trabajos realizados, mientras Camuzzi contaba también con imágenes de la noche del miércoles, en una intervención de oficio al cortar el suministro de gas y hacer un peritaje.

Wodicka manifestó que es grave lo que hicieron en el edificio. “Es un indicio de que las cosas estuvieron mal hechas, y la duda ahora es quién ejecutó esos trabajos, pero debe haber sido alguien de la misma localidad, mandado”.

Señaló que quizás esa tarea había que cumplirla. Pero de manera formal en su momento, no antes de una pericia. “Esto es lo más grave”, recalcó el padre de un chico de cuarto grado de la Escuela 93.

Valoró la denuncia del gobernador Mariano Arcioni, porque permitirá que se investigue todo, incluido el trabajo realizado de emergencia “que se encara cuando las cosas están mal hechas. Y no hay que culpar a los directivos del colegio, que son víctimas del sistema”.

El vecino advirtió que no se sabe qué empresa ejecutó los trabajos en la calefacción del edificio, lo que se podrá esclarecer tras la denuncia del Gobierno, para que “el responsable de ordenar los trabajos se haga cargo”.

Sostuvo que como se dieron los hechos del escape de gas, podría haber ocurrido cualquier cosa. La alarma se activó cuando se descompensó un chico en la escuela, minutos antes de finalizar el horario de clase, y lo trasladaron al hospital en ambulancia.

Después se transmitió un comunicado para que ante síntomas como dolor de cabeza, náuseas, mareos, los padres lleven a los chicos al nosocomio de inmediato. Al ser numerosas las atenciones médicas a alumnos y personal de la escuela, se diagnosticó monóxido de carbono. “Podríamos haber estado en el cementerio, o velando nuestros chicos. Fueron momentos muy duros de angustia y tristeza”, reflexionó.

Anticipó que la postura ante la ministra Perata, sería de no aceptar que distribuyan los chicos en otros espacios para dar continuidad a las clases. Los padres prefieren que si el edificio escolar en Buenos Aires Chico queda inhabilitado por algunos días, sus hijos se queden en la casa, y tengan clases virtuales, aún admitiendo que no es lo conveniente, y que los trabajos en el sistema de calefacción sean inmediatos.

Wodicka se refirió a la recorrida por el establecimiento del ministro Aguilera, y dispuso que las instalaciones de gas de la cocina se hagan de nuevo, “lo que significa que estaban mal hechas, por lo que exigiremos que se investigue a fondo para determinar quién ejecutó los trabajos”.

“El Estado debe garantizar las condiciones de la escuela, y hay que investigar a fondo caiga quien caiga. Esto no debe quedar como un hecho más; tiene que haber responsables. Además, luego de la denuncia formulada por el gobernador, que fue una manera de desligarse pero ojalá sirva, con algunos padres consideramos que la ministra Perata tiene que poner a disposición su renuncia”.

El enojo de los padres es mucho, y ayer circulaban carteles en las redes responsabilizando a Perata, al gobernador Arcioni, y al delegado administrativo del Ministerio de Educación, Claudio Tardón. “No nos callamos; basta de tapar huecos. Escuelas en condiciones ya”, rezaba un cartel. #

Enterate de las noticias de POLITICA a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
Discusión. Las familias no aceptaron alternativas y quieren que sus hijos tengan clases virtuales hasta que se repare la Escuela en el interior.
24 JUN 2022 - 21:12

Tras una asamblea con numerosos padres de alumnos y vecinos de El Maitén, con presencia de los ministros de Educación, Florencia Perata, y de Infraestructura, Gustavo Aguilera, y el intendente, Oscar Currilén, se firmó un acta luego de la intoxicación masiva en la Escuela 7.719, que comparte edificio con la Escuela 93, en el Paraje Buenos Aires Chico, por problemas con las instalaciones de gas.

Los padres insistieron con que los chicos deben concurrir a su establecimiento y rechazaron la posibilidad de ser reubicados en otros espacios para tener clases. Plantados en esa condición, las autoridades acordaron con los directivos fijar un plazo de 45 días corridos a partir de la liberación del edificio por parte de la Fiscalía para que se efectúen los trabajos para restablecer el servicio de gas en condiciones óptimas, lapso en el que se suspenderán las clases.

Cabe recordar que una pérdida de monóxido de carbono intoxicó a 72 personas entre alumnos y docentes, y 30 de ellas requirieron asistencia con oxígeno.

En este escenario, la comunidad educativa con el correr de las horas recuperó tranquilidad, tras la alarma. Uno de los padres movilizados por lo ocurrido, Sebastián Wodicka, informó en Cadena Tiempo que “los chicos están bien, más allá de que el jueves entre las 19 y las 20 algunos chicos debieron volver a la guardia del Hospital Subzonal porque sentían algún malestar, aunque no fue nada alarmante”.

Los vecinos se reunieron el jueves al mediodía en la plaza de la localidad, enterados que Perata arribaba al lugar, y decidieron esperarla en el edificio escolar, donde mantuvieron una charla informal, en la que se puso a disposición y dijo entender el malestar.

En ese contexto surgió el planteo de cómo continuar con las clases, y se les propuso habilitar otros espacios, sin definición porque se hacía necesario convocar al resto de los padres para la reunión. “Se puso a disposición. Pero tratando de calmar a los padres y querer continuar con las clases. Como padres no vamos a permitir que todo se resuelva llevando los chicos a otra escuela. Queremos las clases sean de manera virtual”.

Advirtió que “nos llamó mucha la atención ayer (el jueves) cuando llegamos a la escuela, que en el sector de la caldera habían estado trabajando, y habían realizado algunas modificaciones, además de encontrar pintura fresca en caños, cemento fresco, rejillas colocadas y otras cosas que no sabemos en qué momento se hicieron, aunque estimamos que habrá sido en las primeras horas de la mañana”.

“Habían cambiado caños, válvulas, revocaron parte de las instalaciones. ¿De dónde sacaron materiales? El fiscal estuvo en el colegio, se llevó imágenes y nos dijo que nos quedáramos tranquilos”, sostuvo.

Impusieron de la situación al fiscal Carlos Díaz Mayer, quien se presentó en la escuela y tomó imágenes de los trabajos realizados, mientras Camuzzi contaba también con imágenes de la noche del miércoles, en una intervención de oficio al cortar el suministro de gas y hacer un peritaje.

Wodicka manifestó que es grave lo que hicieron en el edificio. “Es un indicio de que las cosas estuvieron mal hechas, y la duda ahora es quién ejecutó esos trabajos, pero debe haber sido alguien de la misma localidad, mandado”.

Señaló que quizás esa tarea había que cumplirla. Pero de manera formal en su momento, no antes de una pericia. “Esto es lo más grave”, recalcó el padre de un chico de cuarto grado de la Escuela 93.

Valoró la denuncia del gobernador Mariano Arcioni, porque permitirá que se investigue todo, incluido el trabajo realizado de emergencia “que se encara cuando las cosas están mal hechas. Y no hay que culpar a los directivos del colegio, que son víctimas del sistema”.

El vecino advirtió que no se sabe qué empresa ejecutó los trabajos en la calefacción del edificio, lo que se podrá esclarecer tras la denuncia del Gobierno, para que “el responsable de ordenar los trabajos se haga cargo”.

Sostuvo que como se dieron los hechos del escape de gas, podría haber ocurrido cualquier cosa. La alarma se activó cuando se descompensó un chico en la escuela, minutos antes de finalizar el horario de clase, y lo trasladaron al hospital en ambulancia.

Después se transmitió un comunicado para que ante síntomas como dolor de cabeza, náuseas, mareos, los padres lleven a los chicos al nosocomio de inmediato. Al ser numerosas las atenciones médicas a alumnos y personal de la escuela, se diagnosticó monóxido de carbono. “Podríamos haber estado en el cementerio, o velando nuestros chicos. Fueron momentos muy duros de angustia y tristeza”, reflexionó.

Anticipó que la postura ante la ministra Perata, sería de no aceptar que distribuyan los chicos en otros espacios para dar continuidad a las clases. Los padres prefieren que si el edificio escolar en Buenos Aires Chico queda inhabilitado por algunos días, sus hijos se queden en la casa, y tengan clases virtuales, aún admitiendo que no es lo conveniente, y que los trabajos en el sistema de calefacción sean inmediatos.

Wodicka se refirió a la recorrida por el establecimiento del ministro Aguilera, y dispuso que las instalaciones de gas de la cocina se hagan de nuevo, “lo que significa que estaban mal hechas, por lo que exigiremos que se investigue a fondo para determinar quién ejecutó los trabajos”.

“El Estado debe garantizar las condiciones de la escuela, y hay que investigar a fondo caiga quien caiga. Esto no debe quedar como un hecho más; tiene que haber responsables. Además, luego de la denuncia formulada por el gobernador, que fue una manera de desligarse pero ojalá sirva, con algunos padres consideramos que la ministra Perata tiene que poner a disposición su renuncia”.

El enojo de los padres es mucho, y ayer circulaban carteles en las redes responsabilizando a Perata, al gobernador Arcioni, y al delegado administrativo del Ministerio de Educación, Claudio Tardón. “No nos callamos; basta de tapar huecos. Escuelas en condiciones ya”, rezaba un cartel. #


NOTICIAS RELACIONADAS