Masacre de Trelew: este lunes comienza en Miami el juicio civil contra el exteniente Roberto Bravo

Eligen jurados y se escucharán los alegatos.

Enfrentados. Claret Vargas (izquierda) será protagonista de un inédito juicio civil contra un exmarino argentino por los fusilamientos.
26 JUN 2022 - 20:33

Luego de dos postergaciones hoy comenzará en Miami el juicio civil contra el exmarino Roberto Guillermo Bravo, iniciado por cuatro familias de las víctimas de la Masacre de Trelew del 22 de agosto de 1972. La primera postergación fue el 28 de febrero y luego el 13 de junio.

Hoy se seleccionarán los 12 jurados y luego serán los alegatos de apertura de los demandantes y de la defensa. Claret Vargas, abogada del Centro por la Justicia y la Rendición de Cuentas (CJA) recordó en Cadena Tiempo que “somos una organización de litigios de derechos humanos con base en San Francisco pero que litiga en cortes federales en todo el país y nos especializamos en este tipo de litigios civiles, en contra de responsables por violaciones graves de DD.HH., especialmente ejecuciones extrajudiciales y torturas”. Sobre Bravo –de quien sólo existe una antigua imagen- dijo que “se lo veía saludable”.

En el Center for Justice Accountability “nos amparamos en el Acta de Protección para víctimas de tortura y representamos a víctimas o sobrevivientes en intentos de conseguir una medida de justicia cuando no es posible hacerlo en el país donde se cometió la violación”.

Vargas consideró que el Caso Bravo “es muy significativo porque a diferencia de otros casos hay una voluntad clara de la justicia argentina de seguir con un caso penal, pero están limitados por el momento porque todavía está pendiente una extradición”. Ese proceso no depende del CJA y no tiene plazos: sólo falta la decisión del juez. “Igual le damos un seguimiento cercano porque sabemos que todos los familiares de la Masacre tienen un gran interés en que se logre la extradición y que Bravo enfrente la justicia en Argentina”
“Los casos civiles son una manera de dar una medida de justicia, pero siempre queremos apoyar una justicia más amplia –explicó-, ésta es una de las herramientas, ni la única ni la mejor, es lo que se puede hacer”.

“Desafortunadamente un caso civil lo único que permite es un resarcimiento monetario, pero también nos da evidencia y nos permite obligar a que por ejemplo el demandado se presente y testimonie. Tiene una función importante de recoger evidencia para contribuir a la construcción de la memoria y tener por primera vez el testimonio de Bravo bajo juramento”

Sobre el primer intento frustrado de extradición de Bravo, la abogada desestimó una presunta protección de EE.UU. “Al leer la decisión del juez en 2010 no revela nada impropio, no me es claro que sea un vínculo de protección sino más bien de un problema de evidencia y de falta de información sobre estos casos en Argentina”.

El juez “en ese momento y dada la información limitada, entendió que la amnistía del 73 aplicaba a Bravo y por eso no había causa probable”. Pero tras las tres condenas de 2012 “la situación es diferente, con mucha más evidencia y documentación; las sentencias contra los otros fusiladores da esperanza de que la decisión de este otro juez sea distinta”.

Luego de los alegatos de hoy “presentaremos evidencia con expertos y peritos. Los registros taquigráficos se podrán obtener después de 60 días”. Varios de los documentos se conocieron en el juicio de Rawson y habrá testimonios por videoconferencia. #

Enterate de las noticias de POLITICA a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
Enfrentados. Claret Vargas (izquierda) será protagonista de un inédito juicio civil contra un exmarino argentino por los fusilamientos.
26 JUN 2022 - 20:33

Luego de dos postergaciones hoy comenzará en Miami el juicio civil contra el exmarino Roberto Guillermo Bravo, iniciado por cuatro familias de las víctimas de la Masacre de Trelew del 22 de agosto de 1972. La primera postergación fue el 28 de febrero y luego el 13 de junio.

Hoy se seleccionarán los 12 jurados y luego serán los alegatos de apertura de los demandantes y de la defensa. Claret Vargas, abogada del Centro por la Justicia y la Rendición de Cuentas (CJA) recordó en Cadena Tiempo que “somos una organización de litigios de derechos humanos con base en San Francisco pero que litiga en cortes federales en todo el país y nos especializamos en este tipo de litigios civiles, en contra de responsables por violaciones graves de DD.HH., especialmente ejecuciones extrajudiciales y torturas”. Sobre Bravo –de quien sólo existe una antigua imagen- dijo que “se lo veía saludable”.

En el Center for Justice Accountability “nos amparamos en el Acta de Protección para víctimas de tortura y representamos a víctimas o sobrevivientes en intentos de conseguir una medida de justicia cuando no es posible hacerlo en el país donde se cometió la violación”.

Vargas consideró que el Caso Bravo “es muy significativo porque a diferencia de otros casos hay una voluntad clara de la justicia argentina de seguir con un caso penal, pero están limitados por el momento porque todavía está pendiente una extradición”. Ese proceso no depende del CJA y no tiene plazos: sólo falta la decisión del juez. “Igual le damos un seguimiento cercano porque sabemos que todos los familiares de la Masacre tienen un gran interés en que se logre la extradición y que Bravo enfrente la justicia en Argentina”
“Los casos civiles son una manera de dar una medida de justicia, pero siempre queremos apoyar una justicia más amplia –explicó-, ésta es una de las herramientas, ni la única ni la mejor, es lo que se puede hacer”.

“Desafortunadamente un caso civil lo único que permite es un resarcimiento monetario, pero también nos da evidencia y nos permite obligar a que por ejemplo el demandado se presente y testimonie. Tiene una función importante de recoger evidencia para contribuir a la construcción de la memoria y tener por primera vez el testimonio de Bravo bajo juramento”

Sobre el primer intento frustrado de extradición de Bravo, la abogada desestimó una presunta protección de EE.UU. “Al leer la decisión del juez en 2010 no revela nada impropio, no me es claro que sea un vínculo de protección sino más bien de un problema de evidencia y de falta de información sobre estos casos en Argentina”.

El juez “en ese momento y dada la información limitada, entendió que la amnistía del 73 aplicaba a Bravo y por eso no había causa probable”. Pero tras las tres condenas de 2012 “la situación es diferente, con mucha más evidencia y documentación; las sentencias contra los otros fusiladores da esperanza de que la decisión de este otro juez sea distinta”.

Luego de los alegatos de hoy “presentaremos evidencia con expertos y peritos. Los registros taquigráficos se podrán obtener después de 60 días”. Varios de los documentos se conocieron en el juicio de Rawson y habrá testimonios por videoconferencia. #


NOTICIAS RELACIONADAS