Intoxicación: la Unidad Anticorrupción se sumó al caso para saber por qué falló la obra de gas

El fiscal Omar Rodríguez investigará la secuencia de inspecciones, autorizaciones y habilitaciones fallidas que casi terminaron en una tragedia en la Escuela 93. Su colega Carlos Díaz Mayer se ocupará de los daños en la salud. Sospechan que el monóxido de carbono se acumuló en un entretecho.

27 JUN 2022 - 21:18

Una resolución del procurador general Jorge Miquelarena sumó al fiscal jefe de la Unidad Anticorrupción, Omar Rodríguez, a la investigación por la fuga de monóxido de carbono que generó una intoxicación masiva de alumnos y docentes de la Escuela 93 de El Maitén. La pesquisa se divide: Carlos Díaz Mayer, fiscal de Lago Puelo, continuará con las consecuencias penales de la afectación a la salud, en tanto que Rodríguez investigará las inspecciones, autorizaciones y habilitaciones a cargo de funcionarios públicos.

Miquelarena aclaró que hay dos denuncias y la actuación de oficio de Mayer. Son de los padres de los alumnos y del gobernador Mariano Arcioni. “Apenas sucedido el hecho, Díaz Mayer intervino y se envió gente de la Fiscalía y de Policía Científica a la escuela, se relevó el lugar, se sacaron fotos y hubo allanamientos y secuestros. Se impidió que se alterara la escena, lo cual es muy importante para verificar y averiguar qué pasó”. El mismo viernes pasado “emití una orden de presentación al Ministerio de Educación y secuestramos el expediente original”.

Según el procurador, “es importante y necesario investigar la contratación y el expediente administrativo”.
La denuncia del gobernador Arcioni “menciona a la persona que fue contratada para estas reparaciones; dice que no hubo inspección de obra, ni autorizaciones y validaciones necesarias de los inspectores del Poder Ejecutivo ni de Camuzzi. Es necesaria una profunda investigación de este tipo de contrataciones”.

De acuerdo a los hechos se analizará la calificación penal. “Como mínimo, independientemente a los daños a la salud, sería incumplimiento a los deberes de funcionario público”.

Según consta en la presentación de Arcioni, del expediente caratulado “Intervención gas, baños y refacciones varias en Escuela Nº 93 Buenos Aires Chico”, hubo una “evidente negligencia cometida por la empresa constructora que estaba a cargo de las refacciones”. La identifica como “Cottet Juan Manuel”.

“Se advierte que la institución educativa no se encontraba en condiciones para recibir alumnos, sin contar a simple viste el final de obra correspondiente a las refacciones realizadas y en particular la de gas”. De acuerdo a la denuncia del gobernador, “tampoco se advierte en las actuaciones la correspondiente inspección, aprobación y habilitación para el funcionamiento del establecimiento educativo de aquellos funcionarios públicos dependientes del Ministerio de Educación que deberían intervenir previo a la apertura”.

Por su parte, el fiscal jefe de Puelo, Díaz Mayer, remarcó que es una investigación “que comencé de oficio y después se adosa la denuncia del gobernador y la que le pedimos a las familias que hagan para poder tener los certificados médicos de todos los chicos”.

En la Escuela “ya se hicieron los peritajes, el Ministerio de Infraestructura me pidió que le avisemos cuándo se la podíamos liberar para empezar las obras, y en estos días vamos a estar ya en condiciones de hacerlo”.
En cuanto al origen del incidente, “aparentemente por las fotos y la inspección de Camuzzi, la salida de la caldera no habría estado a cuatro vientos y el monóxido quedaba justo debajo de un alero, y se habría llenado el entretecho con monóxido”. La caldera se había prendido los últimos diez días. “Puede ser que el caudal de monóxido haya quedado ahí, con la baja presión y la fuerza de la caldera hizo que se llenara y empezó a caer el martes a la noche, lo que intoxicó a tantos chicos”. Tomaron testimonio a los padres y pidieron un informe al Hospital de El Maitén. Los chicos “pareciera que están todos bien, no habría inconvenientes de salud complicadas, más allá de la intoxicación que es grave”.

En Rawson, el fiscal buscó el expediente de la obra de gas. “Será la punta del ovillo, porque va a determinar quién ordenó, quién dispuso y qué pasó con la primera refacción que no se habría realizado bien”, adelantó. Sobre el informe de Camuzzi señaló “algunas irregularidades en la instalación, situaciones que observaron de cómo estaban puestos algunos artefactos”. Y ratificó que se alteró la escena del incidente entre la inspección de las 8 y lo observado después del mediodía, con cambios en la instalación de gas. Ahora hay testigos y fotos de esa situación y ahora “resta determinar quién lo dispuso y cómo para encontrar al responsable”.

En este escenario, en toda la provincia hubo marchas y un paro de la Asociación Trabajadores del Estado del Chubut reclamando presupuesto para las escuelas y la renuncia de la ministra Florencia Perata.

Raúl Allen, secretario general de la Regional Este, explicó que “la Ley Nº I 660 de Escuelas Dignas y Seguras, contempla doce puntos mínimos que debe cumplir un establecimiento escolar para que funcione con seguridad. Nunca se reglamentó pero se publicó en el Boletín Oficial. La reglamentación es el destino de los fondos para cumplir esa”.

“Venimos diciendo que en pandemia a las escuelas no se les hizo el mantenimiento adecuado, y hoy pretendemos que las calderas y los calefactores funcionen, pues no, están rotos y el Gobierno tampoco destina el dinero suficiente para ese mantenimiento”. #

Enterate de las noticias de POLITICA a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
27 JUN 2022 - 21:18

Una resolución del procurador general Jorge Miquelarena sumó al fiscal jefe de la Unidad Anticorrupción, Omar Rodríguez, a la investigación por la fuga de monóxido de carbono que generó una intoxicación masiva de alumnos y docentes de la Escuela 93 de El Maitén. La pesquisa se divide: Carlos Díaz Mayer, fiscal de Lago Puelo, continuará con las consecuencias penales de la afectación a la salud, en tanto que Rodríguez investigará las inspecciones, autorizaciones y habilitaciones a cargo de funcionarios públicos.

Miquelarena aclaró que hay dos denuncias y la actuación de oficio de Mayer. Son de los padres de los alumnos y del gobernador Mariano Arcioni. “Apenas sucedido el hecho, Díaz Mayer intervino y se envió gente de la Fiscalía y de Policía Científica a la escuela, se relevó el lugar, se sacaron fotos y hubo allanamientos y secuestros. Se impidió que se alterara la escena, lo cual es muy importante para verificar y averiguar qué pasó”. El mismo viernes pasado “emití una orden de presentación al Ministerio de Educación y secuestramos el expediente original”.

Según el procurador, “es importante y necesario investigar la contratación y el expediente administrativo”.
La denuncia del gobernador Arcioni “menciona a la persona que fue contratada para estas reparaciones; dice que no hubo inspección de obra, ni autorizaciones y validaciones necesarias de los inspectores del Poder Ejecutivo ni de Camuzzi. Es necesaria una profunda investigación de este tipo de contrataciones”.

De acuerdo a los hechos se analizará la calificación penal. “Como mínimo, independientemente a los daños a la salud, sería incumplimiento a los deberes de funcionario público”.

Según consta en la presentación de Arcioni, del expediente caratulado “Intervención gas, baños y refacciones varias en Escuela Nº 93 Buenos Aires Chico”, hubo una “evidente negligencia cometida por la empresa constructora que estaba a cargo de las refacciones”. La identifica como “Cottet Juan Manuel”.

“Se advierte que la institución educativa no se encontraba en condiciones para recibir alumnos, sin contar a simple viste el final de obra correspondiente a las refacciones realizadas y en particular la de gas”. De acuerdo a la denuncia del gobernador, “tampoco se advierte en las actuaciones la correspondiente inspección, aprobación y habilitación para el funcionamiento del establecimiento educativo de aquellos funcionarios públicos dependientes del Ministerio de Educación que deberían intervenir previo a la apertura”.

Por su parte, el fiscal jefe de Puelo, Díaz Mayer, remarcó que es una investigación “que comencé de oficio y después se adosa la denuncia del gobernador y la que le pedimos a las familias que hagan para poder tener los certificados médicos de todos los chicos”.

En la Escuela “ya se hicieron los peritajes, el Ministerio de Infraestructura me pidió que le avisemos cuándo se la podíamos liberar para empezar las obras, y en estos días vamos a estar ya en condiciones de hacerlo”.
En cuanto al origen del incidente, “aparentemente por las fotos y la inspección de Camuzzi, la salida de la caldera no habría estado a cuatro vientos y el monóxido quedaba justo debajo de un alero, y se habría llenado el entretecho con monóxido”. La caldera se había prendido los últimos diez días. “Puede ser que el caudal de monóxido haya quedado ahí, con la baja presión y la fuerza de la caldera hizo que se llenara y empezó a caer el martes a la noche, lo que intoxicó a tantos chicos”. Tomaron testimonio a los padres y pidieron un informe al Hospital de El Maitén. Los chicos “pareciera que están todos bien, no habría inconvenientes de salud complicadas, más allá de la intoxicación que es grave”.

En Rawson, el fiscal buscó el expediente de la obra de gas. “Será la punta del ovillo, porque va a determinar quién ordenó, quién dispuso y qué pasó con la primera refacción que no se habría realizado bien”, adelantó. Sobre el informe de Camuzzi señaló “algunas irregularidades en la instalación, situaciones que observaron de cómo estaban puestos algunos artefactos”. Y ratificó que se alteró la escena del incidente entre la inspección de las 8 y lo observado después del mediodía, con cambios en la instalación de gas. Ahora hay testigos y fotos de esa situación y ahora “resta determinar quién lo dispuso y cómo para encontrar al responsable”.

En este escenario, en toda la provincia hubo marchas y un paro de la Asociación Trabajadores del Estado del Chubut reclamando presupuesto para las escuelas y la renuncia de la ministra Florencia Perata.

Raúl Allen, secretario general de la Regional Este, explicó que “la Ley Nº I 660 de Escuelas Dignas y Seguras, contempla doce puntos mínimos que debe cumplir un establecimiento escolar para que funcione con seguridad. Nunca se reglamentó pero se publicó en el Boletín Oficial. La reglamentación es el destino de los fondos para cumplir esa”.

“Venimos diciendo que en pandemia a las escuelas no se les hizo el mantenimiento adecuado, y hoy pretendemos que las calderas y los calefactores funcionen, pues no, están rotos y el Gobierno tampoco destina el dinero suficiente para ese mantenimiento”. #


NOTICIAS RELACIONADAS