Declaró Bravo: "Yo ordené iniciar los tiros y disparé primero"

“Dije disparen dos veces... y disparé a todo lo que se movía y venía hacia nosotros”, manifestó el exmarino en el juicio que se le sigue en Miami, tras explicar que él fue el primero en hacerlo. En total, unas 30 balas. Toda su declaración la realizó en inglés.

bravo llegando a la corte federal de Miami. (Foto: AP)
28 JUN 2022 - 20:33

El exmarino argentino que enfrenta en Miami un juicio por su papel en el fusilamiento de un grupo de prisioneros políticos en la Base "Almirante Zar" de Trelew hace casi 50 años, admitió este martes que él fue uno de los militares que disparó y el que ordenó iniciar los tiros, informó la agencia de noticias The Associated Press (AP), que cubre el juicio que se le sigue en Miami.

“Recuerdo que había una masa de personas que se nos venían encima”, expresó Roberto Guillermo Bravo refiriéndose al grupo de prisioneros. “Dije disparen dos veces... y disparé a todo lo que se movía y venía hacia nosotros”, manifestó tras explicar que él fue el primero en hacerlo, unas 30 balas.

Fue la primera declaración pública bajo juramento de Bravo, acusado por de participar del fusilamiento de 19 presos políticos -murieron 16- el 22 de agosto de 1972 en la base de la Armada ubicada en Chubut, conocida a través de la historia como la "Masacre de Trelew".

Es la primera vez que Bravo, de 80 años, enfrenta a la justicia ya que en su país las leyes impiden el enjuiciamiento en ausencia.. Vive en Estados Unidos desde 1973 y es ciudadano estadounidense desde 1987.

La de Miami es una demanda civil en busca de un resarcimiento económico por presuntos daños que Bravo habría causado a las familias. La presentaron en octubre de 2020 cuatro familiares de las víctimas: Eduardo Capello, Raquel Camps, Alicia Krueger y Marcela Santucho.

De acuerdo con la querella, el exmarino y otros militares “dispararon y mataron a 16 prisioneros políticos desarmados e hirieron de gravedad a otros tres” que luego desaparecieron y participaron en torturas y ejecuciones extrajudiciales que violaron leyes internacionales y de Estados Unidos. Un jurado de siete miembros ofrecerá un veredicto al final del juicio, posiblemente esta semana.

Al ofrecer sus declaraciones, Bravo fue interrogado por uno de los abogados de los demandantes, Ajay Krishnan; y luego por su propio defensor, Steven Davis. En la mayor parte de su testimonio en inglés de cerca de tres horas parecía tranquilo, con voz firme. En varias ocasiones dudó y se desdijo con respecto a un testimonio anterior que había ofrecido en 2021 frente a los abogados, y varias veces dijo que no recordaba bien los hechos.

Bravo explicó que la noche de la masacre estaba cenando en la base naval y había tomado unas dos copas de vino cuando llegó un marinero a avisarle que dos guardias que custodiaban las celdas estaban preocupados y lo querían ver.Al llegar a las celdas, Sosa ordenó que se quitaran las trabas de las puertas y que los presos salieran y formaran una fila, dijo Bravo.

Sosa -relató Bravo en el juicio-, caminó ida y vuelta por el estrecho pasillo que separaba las celdas y en un momento se cayó de rodillas. Uno de los presos, Mariano Pujadas, agarró su arma y efectuó dos disparos, dijo Bravo, y explicó que por eso ordenó disparar.

“Todo pasó tan rápido que lo único que recuerdo es que mi adrenalina estaba en un nivel muy alto. No tuve tiempo para pensar”, relató. “Tenía que parar eso”, dijo y explicó que los presos avanzaban hacia donde él y los otros militares estaban en la otra punta del pasillo.

(Fuente y foto: AP)

Enterate de las noticias de POLITICA a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
bravo llegando a la corte federal de Miami. (Foto: AP)
28 JUN 2022 - 20:33

El exmarino argentino que enfrenta en Miami un juicio por su papel en el fusilamiento de un grupo de prisioneros políticos en la Base "Almirante Zar" de Trelew hace casi 50 años, admitió este martes que él fue uno de los militares que disparó y el que ordenó iniciar los tiros, informó la agencia de noticias The Associated Press (AP), que cubre el juicio que se le sigue en Miami.

“Recuerdo que había una masa de personas que se nos venían encima”, expresó Roberto Guillermo Bravo refiriéndose al grupo de prisioneros. “Dije disparen dos veces... y disparé a todo lo que se movía y venía hacia nosotros”, manifestó tras explicar que él fue el primero en hacerlo, unas 30 balas.

Fue la primera declaración pública bajo juramento de Bravo, acusado por de participar del fusilamiento de 19 presos políticos -murieron 16- el 22 de agosto de 1972 en la base de la Armada ubicada en Chubut, conocida a través de la historia como la "Masacre de Trelew".

Es la primera vez que Bravo, de 80 años, enfrenta a la justicia ya que en su país las leyes impiden el enjuiciamiento en ausencia.. Vive en Estados Unidos desde 1973 y es ciudadano estadounidense desde 1987.

La de Miami es una demanda civil en busca de un resarcimiento económico por presuntos daños que Bravo habría causado a las familias. La presentaron en octubre de 2020 cuatro familiares de las víctimas: Eduardo Capello, Raquel Camps, Alicia Krueger y Marcela Santucho.

De acuerdo con la querella, el exmarino y otros militares “dispararon y mataron a 16 prisioneros políticos desarmados e hirieron de gravedad a otros tres” que luego desaparecieron y participaron en torturas y ejecuciones extrajudiciales que violaron leyes internacionales y de Estados Unidos. Un jurado de siete miembros ofrecerá un veredicto al final del juicio, posiblemente esta semana.

Al ofrecer sus declaraciones, Bravo fue interrogado por uno de los abogados de los demandantes, Ajay Krishnan; y luego por su propio defensor, Steven Davis. En la mayor parte de su testimonio en inglés de cerca de tres horas parecía tranquilo, con voz firme. En varias ocasiones dudó y se desdijo con respecto a un testimonio anterior que había ofrecido en 2021 frente a los abogados, y varias veces dijo que no recordaba bien los hechos.

Bravo explicó que la noche de la masacre estaba cenando en la base naval y había tomado unas dos copas de vino cuando llegó un marinero a avisarle que dos guardias que custodiaban las celdas estaban preocupados y lo querían ver.Al llegar a las celdas, Sosa ordenó que se quitaran las trabas de las puertas y que los presos salieran y formaran una fila, dijo Bravo.

Sosa -relató Bravo en el juicio-, caminó ida y vuelta por el estrecho pasillo que separaba las celdas y en un momento se cayó de rodillas. Uno de los presos, Mariano Pujadas, agarró su arma y efectuó dos disparos, dijo Bravo, y explicó que por eso ordenó disparar.

“Todo pasó tan rápido que lo único que recuerdo es que mi adrenalina estaba en un nivel muy alto. No tuve tiempo para pensar”, relató. “Tenía que parar eso”, dijo y explicó que los presos avanzaban hacia donde él y los otros militares estaban en la otra punta del pasillo.

(Fuente y foto: AP)


NOTICIAS RELACIONADAS