Chubut , en alerta por el langostino

Siguen cayendo las descargas en puertos locales y aumentando en Mar del Plata. Los riesgos para 2023.

Awstin y Aguilar, dos chubutenses preocupados por el langostino.
24 JUL 2022 - 21:09 | Actualizado 25 JUL 2022 - 9:26

Los principales funcionarios pesqueros chubutenses afirmaron en diferentes que las descargas de langostino en Chubut han disminuido respecto de la temporada anterior y que las consecuencias son plantas con reducción de producción en Madryn, Trelew y Dolavon.

El secretario de Pesca, Gabriel Aguilar, y el representante de Chubut ante el Consejo Federal Pesquero, Adrián Awstin, indicaron que los desembarques registran una baja de entre el 10 y el 15 por ciento, e insistieron en alertar a la comunidad sobre los riesgos que esto supone para la actividad industrial en territorio provincial.

Por otra parte, y tal como fuera publicado en la edición anterior del suplemento Economía & Negocios, se observa también una caída en los volúmenes exportados, lo que empieza a configurar un escenario más complejo aun.

Las mencionadas circunstancias, más vinculadas a los mercados que compran langostino, ya fueron anticipadas a las autoridades políticas chubutenses de manera formal en el pedido de declaración de emergencia pesquera que reclama la CAPIP y también fueron parte del diagnóstico de situación que el sector privado expuso en la mesa pesquera convocada por el Gobierno provincial cuando comenzó la zafra en aguas nacionales.

Tanto Awstin como Aguilar le han comunicado al gobernador Mariano Arcioni que consideran “en riesgo” la producción local para 2023 si no hay alguna restricción reglamentaria. Si el año próximo la baja de desembarques es superior, se resentiría también la demanda laboral en la zona.

Desde la óptica del Gobierno nacional, la caída es atribuible a cuestiones climatológicas y semanalmente se informa sobre la evolución de controles de descarga, considerando en este sentido que los indicadores de capturas son positivos.

“El 2022 está arrojando resultados fructíferos, siendo que en 2021 para esta altura habíamos desembarcado 25.000 toneladas y hoy estamos en 30.108 toneladas”, informó el director de Fiscalización de la Subsecretaria de Pesca de la Nación, Julián Suárez.

En Chubut, la mirada es de preocupación. Según Awstin, “las descargas de langostino en Mar del Plata aumentaron 37% y entendemos -porque no tenemos un dato concreto- que por tierra aumentó un 50% la salida del langostino de aguas nacionales hacia Mar del Plata y otros destinos”.

En el mismo tenor, Aguilar afirmó que “hay un 11% menos de desembarco de langostino en Chubut. Ese porcentaje termina en Mar del Plata o Santa Cruz. Las plantas chicas empiezan a tener este problema de desabastecimiento que acarrea esto”, alertó el titular del área de Pesca.

Para los funcionarios, existe en los sectores empresarios chubutenses una reacción previsible ante este escenario y es analizar cómo sería procesar langostino en territorio bonaerense, al menos aquel proveniente de aguas nacionales, y sortear los costos laborales y la limitación de contratación que existe en Chubut.

Es sabido que una poderosa empresa con extenso historial productivo en la Patagonia sobre el recurso langostino, evalúa seriamente instalar parte de su actividad en Puerto Rosales. No se trata de un indicio aislado. Según Awstin y Aguilar, ya existen plantas con una sensible baja de actividad por la falta de langostino y por otro parte los inversionistas privados no descartan ninguna opción.

A medida que avanzan las operaciones de captura, se sigue de cerca el tonelaje que “baja” en Puerto Madryn y con el otro ojo, el comportamiento de los mercados, ya que de revertirse lo que acontece hasta hoy habrá una apreciación un poco menos negativa que la presente.#

Awstin y Aguilar, dos chubutenses preocupados por el langostino.
24 JUL 2022 - 21:09

Los principales funcionarios pesqueros chubutenses afirmaron en diferentes que las descargas de langostino en Chubut han disminuido respecto de la temporada anterior y que las consecuencias son plantas con reducción de producción en Madryn, Trelew y Dolavon.

El secretario de Pesca, Gabriel Aguilar, y el representante de Chubut ante el Consejo Federal Pesquero, Adrián Awstin, indicaron que los desembarques registran una baja de entre el 10 y el 15 por ciento, e insistieron en alertar a la comunidad sobre los riesgos que esto supone para la actividad industrial en territorio provincial.

Por otra parte, y tal como fuera publicado en la edición anterior del suplemento Economía & Negocios, se observa también una caída en los volúmenes exportados, lo que empieza a configurar un escenario más complejo aun.

Las mencionadas circunstancias, más vinculadas a los mercados que compran langostino, ya fueron anticipadas a las autoridades políticas chubutenses de manera formal en el pedido de declaración de emergencia pesquera que reclama la CAPIP y también fueron parte del diagnóstico de situación que el sector privado expuso en la mesa pesquera convocada por el Gobierno provincial cuando comenzó la zafra en aguas nacionales.

Tanto Awstin como Aguilar le han comunicado al gobernador Mariano Arcioni que consideran “en riesgo” la producción local para 2023 si no hay alguna restricción reglamentaria. Si el año próximo la baja de desembarques es superior, se resentiría también la demanda laboral en la zona.

Desde la óptica del Gobierno nacional, la caída es atribuible a cuestiones climatológicas y semanalmente se informa sobre la evolución de controles de descarga, considerando en este sentido que los indicadores de capturas son positivos.

“El 2022 está arrojando resultados fructíferos, siendo que en 2021 para esta altura habíamos desembarcado 25.000 toneladas y hoy estamos en 30.108 toneladas”, informó el director de Fiscalización de la Subsecretaria de Pesca de la Nación, Julián Suárez.

En Chubut, la mirada es de preocupación. Según Awstin, “las descargas de langostino en Mar del Plata aumentaron 37% y entendemos -porque no tenemos un dato concreto- que por tierra aumentó un 50% la salida del langostino de aguas nacionales hacia Mar del Plata y otros destinos”.

En el mismo tenor, Aguilar afirmó que “hay un 11% menos de desembarco de langostino en Chubut. Ese porcentaje termina en Mar del Plata o Santa Cruz. Las plantas chicas empiezan a tener este problema de desabastecimiento que acarrea esto”, alertó el titular del área de Pesca.

Para los funcionarios, existe en los sectores empresarios chubutenses una reacción previsible ante este escenario y es analizar cómo sería procesar langostino en territorio bonaerense, al menos aquel proveniente de aguas nacionales, y sortear los costos laborales y la limitación de contratación que existe en Chubut.

Es sabido que una poderosa empresa con extenso historial productivo en la Patagonia sobre el recurso langostino, evalúa seriamente instalar parte de su actividad en Puerto Rosales. No se trata de un indicio aislado. Según Awstin y Aguilar, ya existen plantas con una sensible baja de actividad por la falta de langostino y por otro parte los inversionistas privados no descartan ninguna opción.

A medida que avanzan las operaciones de captura, se sigue de cerca el tonelaje que “baja” en Puerto Madryn y con el otro ojo, el comportamiento de los mercados, ya que de revertirse lo que acontece hasta hoy habrá una apreciación un poco menos negativa que la presente.#


NOTICIAS RELACIONADAS