DEPORTES

El santafesino Facundo Ardusso ganó en el circuito callejero de Buenos Aires

El santafesino Facundo Ardusso (Fiat Línea) ganó ayer la primera competencia del calendario del Súper TC 2000, que se disputó en el circuito callejero de Palermo.

01/04/2013 02:00

Ardusso obtuvo la victoria en la primera competencia del calendario del Súper TC 2000. Hicieron podio, también, Néstor Girolani y Christian Ledesma.

1.755

En una carrera accidentada, con numerosos golpes y mucha carrocería abollada, producto de un circuito trabado, completaron el podio Néstor Girolami, a bordo de un Peugeot, y Christian Ledesma, piloto del equipo Honda.

Más atrás llegaron Leonel Pernía (Renault), Guillermo Ortelli (Renault), Ricardo Risatti (Honda), Mariano Werner (Toyota), Bernardo Llaver (Toyota), Franco Vivian (Chevrolet) e Ignacio Char (Ford).

Mariano Altuna (Peugeot), dueño de la “pole position”, picó en punta pero le duró poco porque antes del primer giro tuvo fallas en su motor y debió abandonar el trazado de 2.780 metros.

En la misma vuelta, el referente de Chevrolet, Agustín Canapino, campeón del Turismo Carretera 2010, también desertó por la rotura de un palier.

El cordobés José María “Pechito” López (Fiat) heredó la punta pero en el cuarto giro se rompió un tensor de la suspensión trasera y le dejó el liderazgo a su compañero de equipo, Ardusso.

El santafesino, seguido por el cordobés Néstor Girolami (Peugeot), supo cuidar muy bien su puesto, mientras los pilotos del equipo Renault, Emiliano Spataro, Guillermo Ortelli y Leonel Pernía, peleaban a brazo partido para llegar a la vanguardia.

Con la trompa de su auto dañada, Spataro hizo de las suyas e incluso tuvo un roce con el piloto de Toyota, Matías Rossi, y despué abandonó la competencia.

El marplatense Ledesma, que había largado en el séptimo lugar con su Honda, escaló posiciones y, lejos de entrar en algún roce, se afianzó en la carrera hasta el final. A pesar de los toques y las complicaciones que presentó la pista, tanto Pernía como Ortelli terminaron bien posicionados y fue correcta también la faena del cordobés de Laboulaye, Ricardo Risatti, con su Honda.

En la telonera TC 2000 se impuso Matías Milla (Fiat), escoltado por Federico Ensslin (Peugeot) y Julián Santero (Renault); en tanto que en la Fiat Competizione el ganador fue Hugo Ballester.

Las principales posiciones del campeonato tienen a Ardusso 26 puntos; seguido por Girolami (21); Ledesma (18) y Leonel Pernía (16).

La próxima fecha será el 21 de abril en el autódromo Ciudad de Rosario.

El Súper TC callejero envuelto en polémicas

La carrera de Súper TC 2000 realizada en un circuito callejero de la ciudad de Buenos Aires, recibió fuertes cuestionamientos por falta de seguridad y escasos controles, además del daño ambiental y sonoro causado, al tiempo que expuso como ningún otro evento anterior los vínculos entre Mauricio Macri y grupos económicos opositores al gobierno nacional.

El secretario de Deportes, Claudio Morresi, había advertido a través de una carta enviada a Macri, que “si bien es cierto que hay empresas que se hacen cargo de la seguridad, esto nunca es tan seguro como cuando se realizan en un lugar con la infraestructura adecuada” y cuestionó que “al ser un espectáculo al aire libre se cobre entrada y el acceso no sea libre y gratuito”.

La carrera del súper TC 2000 organizada por el gobierno de Mauricio Macri, anunciada como gratuita por tener un circuito callejero, tuvo entradas de hasta 2.400 pesos en lugares preferenciales colocadas a la venta en el portal Web de Ticketek.

Por su parte, la presidenta de la asociación Madres del Dolor, Silvia Irigaray, aseguró que la carrera se trata de “un disparate total, que el jefe de gobierno (Mauricio Macri) justifica por la actividad turística, pero sólo es para facturar”.

Irigaray sostuvo que “si era inevitable realizar y publicitar una carrera callejera, por lo menos habría que haber realizado durante todo el evento una campaña de difusión de seguridad vial para generar conciencia, porque sino al día siguiente aparece un inconsciente que vio la carrera por la tele y se le ocurre ir a 250 kilómetros por hora en Figueroa Alcorta”.

En cuanto los vínculos entre el líder del PRO y los organizadores del evento, la legisladora porteña Delia Bisutti recordó que en 2011 el legislador PRO, Fernando De Andreis “presentó un proyecto para derogar la ordenanza que prohibía la realización de carreras en la Ciudad de Buenos Aires”, después del cual “firmaron un contrato con Auto Sports para que la firma monopolice la organización de todos los eventos deportivos callejeros”.

Un año después de esa movida, Auto Sports organizaba la carrera que se desarrolló en la Avenida 9 de Julio, por la que Buenos Aires embolsó más de $ 130 millones.

Según estimaciones, la competición de hoy podría generar una cifra similar, con una fuerte expectativa puesta en el movimiento turístico que genera la Semana Santa y la pasión el automovilismo.

Auto Sports SA también se encargó de llevar el TC callejero, en 2012, a las tierras santafesinas que conduce el delfín político de Hermes Binner, Antonio Bonfatti. Esa carrera generó un negocio de más de $ 100 millones.