#Chile
Lamentó su "falta de visión" con respecto a la situación económica. También, agradeció a las Fuerzas Armadas por "proteger las libertades y derechos humanos" de la ciudadanía.
El embajador argentino en Chile, José Octavio Bordón, dijo hoy que no tiene información sobre si existe "un plan desestabilizador" y diferenció "la protesta pacífica de la gente que pide algunos cambios" de "los grupos de siempre que buscan generar un caos".
El candidato presidencial de Consenso Federal, Roberto Lavagna, se refirió a la situación en Chile y resaltó que "lo primero que hay que registrar es que la paciencia de los pueblos no es infinita".
El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, confirmó esta mañana la muerte de tres personas en las últimas 24 horas, dos de ellas en un atropello en San Pedro de la Paz (600 kilómetros al sur de Santiago) y la tercera en la capitalina comuna de Maipú a causa de de una golpiza realizada por carabineros, por lo que el número total de muertes desde que comenzaron las protestas ascienden a 18.
El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, afirmó hoy que "hay que trabajar rápidamente para volver a unirnos regionalmente", dijo que el presidente Mauricio Macri "destruyó el Unasur" y sostuvo que "hay que volver a ponerlo en marcha".
Se vivió un martes con largas batallas campales entre fuerzas de seguridad y manifestantes, saqueos contra comercios y multitudinarias demostraciones de protesta, que forzaron a Piñera a pedir "perdón" y anunciar una agenda de "cambio social" para frenar un estallido social que dejó 15 muertos, cientos de heridos y más de un millar de detenidos.
La Selección Argentina, que estaba a punto de viajar al país trasandino, decidió regresar al predio que la AFA tiene en Ezeiza tras conocerse la suspensión del certamen que se iba a realizar en el país trasandino.
En Chile comenzó a circular un audio desde el domingo en el que la primera dama Cecilia Morel le habla a una amiga sobre la situación de crisis en el país y deja algunas definiciones que causaron indignación. El diario chileno La Tercera confirmó la veracidad del audio tras chequear con fuentes de La Moneda.
El bloque de diputados nacionales del FPV-PJ expresó hoy su "profundo rechazo" a la represión en Chile, donde se desarrollan protestas y enfrentamientos que ya dejaron al menos 13 muertos.
El balance de muertos por las protestas que se registran en todo Chile ascendió esta mañana a 15, según la información que entregó el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, desde La Moneda en conferencia de prensa.
La ministra de Seguridad repudió la protesta frente al Consulado trasandino en esta capital contra la represión en el país vecino y sostuvo que hay sectores que "eligen la violencia como camino, y ese sendero es peligroso e incontrolable", por lo que el Gobierno está "decidido a seguir defendiendo la paz y tranquilidad" de la sociedad.
Un estado de extrema tensión, donde fuerzas militares y de seguridad dispararon granadas de gas lacrimógeno y chorros de agua contra miles de manifestantes para hacer cumplir el toque de queda impuesto por las autoridades, en medio del estallido social que dejó once muertos, cientos de heridos y detenidos.
La alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, se declaró hoy entristecida por el estallido de violencia en Chile, pidió un diálogo entre el gobierno y los sectores sociales en protesta, y exigió una investigación "independiente" de los actos, atribuibles a las autoridades o los manifestantes, que derivaron en muertes o lesiones en ese país.
El día después de la segunda noche de toque de queda, Santiago amaneció hoy tranquila, pero con largas filas en supermercados, farmacias y estaciones de servicio, que se mantenían cerradas a la espera de la llegada de carabineros que los pudieran custodiar.
En la segunda noche con toque de queda, el presidente realizó esa afirmación rodeado de militares. Desplegaron 10.500 militares y agentes de policía en todo el país.
Miles de personas desafiaron este domingo, de diversas formas y por segunda noche consecutiva, el toque de queda impuesto por el gobierno de Sebatián Piñera en varias ciudades con el objeto no alcanzado de restablecer el orden tras varios días de protestas.
El día después de los mayores brotes de violencia social desde la vuelta a la democracia en Chile en 1990 tuvo distintas caras en la ciudad de Santiago, en donde se pudo ver desde enfrentamientos de manifestantes con carabineros, cacerolazos pacíficos y largas filas para conseguir nafta y comida hasta, en el otro extremo, personas que paseaban como en cualquier domingo primaveral.
A las 7 de la mañana, cuando se levantó el toque de queda en Santiago, Concepción y Valparaíso, las calles desiertas revelaban los destrozos que dejaron los manifestantes que desafiaron a las Fuerzas Armadas, en una noche en la que reinó el caos, la violencia, la incertidumbre y el miedo.
Cientos de chilenos, incluso familias con hijos, salieron a manifestarse contra la situación social de Chile, luego de que el Ejército anunciara que a partir de las 22 comenzaba el toque de queda, y pasada esa hora aún las protestas no están sofocadas y en Valparaíso se incendió el diario más antiguo del país.
Las autoridades chilenas dispusieron hoy que fuerzas antimotines de la policía vigilen las estaciones del Metro (Subte) tras una ola de protestas desatadas en Santiago contra el alza de las tarifas que incluyeron rotura de molinetes, enfrentamientos con la policía, lesionados, detenidos e ingresos en tropel de usuarios en decenas de estaciones de la extensa red subterránea.