PAÍS & MUNDO

Hollande viaja con Merkel a Ucrania y Rusia

El presidente de Francia anunció que esta tarde viajará a Kiev, junto a la canciller alemana para entrevistarse con el presidente ucraniano Petro Poroshenko y que mañana se dirigirán a Rusia para reunirse con el presidente ruso Vladimir Putin para tratar de buscar una solución a al conflicto.

05/02/2015 09:40

972

"Cada día en la frontera este de Europa hay decenas de civiles que mueren. En pocos meses pasamos de un desacuerdo a un conflicto y de un conflicto a la guerra", enfatizó Hollande en su conferencia de prensa semestral ante 300 periodistas de todo el mundo.

"Debemos intentarlo todo por la paz. Francia no está en guerra en Ucrania y no quiere estarlo. Quiere evitar la guerra", subrayó.

Y advirtió: "Hay dos opciones: o entramos en la lógica de armar a los ucranianos, como hacen los rusos con los separatistas; o potenciamos la opción de la diplomacia y la negociación. Estamos ante una guerra que puede ser total".

La visita de esta tarde a Kiev de los mandatarios franceses y alemanes coincidirá con la del Secretario de Estado estadounidense John Kerry, quien también estará hoy en la capital ucraniana.

La implicación de Hollande y Merkel se suma a los llamamientos al alto el fuego del papa Francisco, la Unión Europea y otros organismos, en momentos donde los ataques de artillería contra la ciudad de Donetsk siguieron cobrando víctimas civiles, y el progresivo cierre del cerco rebelde sobre las tropas de Kiev en Debáltsevo provoca evacuaciones y huidas en masa.

"Junto a Angela Merkel partiremos a Ucrania esta tarde, haremos una nueva propuesta para arreglar este conflicto, aportaremos un documento basado en la integridad territorial de Ucrania. Iremos a discutir con Poroshencko en Kiev y mañana con Putin en Moscú", precisó el Jefe de Estado.

Según precisó Hollande ambos mandatarios llevan trabajando durante varios días en un "texto que pueda ser aceptado por todos".

En Donetsk, ayer el fuego de artillería alcanzó un hospital, un jardín de infantes, una clínica dental, instituciones educativas y varios bloques de viviendas, golpeando pesadamente sobre la población civil, atrapada en medio de los combates.

Según los rebeldes, se trata de una intensificación del bombardeo sistemático que castiga desde hace meses la capital de la república popular homónima y bastión principal del alzamiento contra el régimen implantado un año atrás, después del derrocamiento de Víctor Yanúkovich.

En una situación confusa, Kiev -que espera recibir ayuda militar letal de Estados Unidos- acusó a los rebeldes, a quienes Occidente define como separatistas prorusos, quienes a su vez señalan a Kiev por haber roto las negociaciones en la ronda de Minsk la semana pasada.

Después de haberse retirado de un encuentro donde no encontraron contrapartida los rebeldes anunciaron una movilización general de carácter voluntario e intensificaron sus acciones.

Según la ONU, más de 5.300 personas han muerto en el este de Ucrania desde que estalló el conflicto armado a mediados del pasado mes de abril, tras la sublevación en el Este del país contra el gobierno instalado tras la caída de Yanúkovich.