De visita en EEUU, el presidente chino descarta devaluaciones del yuan

El presidente de China, Xi Jinping, de visita oficial en Estados Unidos, defendió hoy en Seattle el ritmo de crecimiento de la economía china y descartó nuevas devaluaciones del yuan, durante el primer discurso de una gira por el país que incluirá una reunión con su par Barack Obama.

23 SEP 2015 - 19:00

Xi, que realiza su primera visita de Estado a Estados Unidos, se ofreció además a colaborar en la lucha contra el cibercrimen, tras las acusaciones norteamericanas de haber recibido ataques por parte de piratas informáticos chinos, y aseguró que su gobierno es un acérrimo defensor de la ciberseguridad.

En un discurso pronunciado ante lí­deres empresariales tanto chinos como estadounidenses -la presencia china en el oeste de Estados Unidos es muy notable, especialmente en Seattle-, el mandatario chino trató de calmar las dudas que surgieron sobre la economí­a del gigante asiático durante los últimos meses.

"La economí­a de China permanecerá en un ritmo constante de crecimiento bastante rápido. Aún opera en un rango adecuado con una tasa de crecimiento del 7%. Nuestra economía se encuentra bajo presión, pero eso es parte de la senda hacia el crecimiento", indicó Xi, citado por la agencia de noticias EFE.

El presidente chino llegó a Seattle ayer. La ciudad de la costa oeste norteamericana es el segundo mayor núcleo de empresas tecnológicas y start-ups de Estados Unidos, después de Silicon Valley.

Entre los asistentes al primer discurso de Xi se encontraban, además de ejecutivos de Microsoft y Starbucks (ambas con sede en Seattle), y de Ford, Apple e IBM, la secretaria de Comercio estadounidensede, Penny Pritzker, y el ex secretario de Estado Henry Kissinger (1973-1977).

Xi garantizó que el gobierno chino no devaluará más el yuan con el objetivo de potenciar las exportaciones, después de la baja en los tipos de cambio recientes.

En cuanto a los mercados bursátiles, el presidente chino aseguró que éstos alcanzaron un fase de recuperación y ajuste tras un perí­odo "de extrema volatilidad".

Además, el mandatario chino también se ofreció a colaborar con Estados Unidos en la lucha contra el cibercrimen.

"El gobierno de China no participará de ninguna manera en robos comerciales ni en ataques contra redes gubernamentales, crí­menes que deben ser castigados de acuerdo con la ley y los tratados internacionales", indicó Xi.

Xi estará en Seattle hasta mañana, día en que viajará para Washington, donde mantendrá una cena privada en la Casa Blanca con Obama. Al día siguiente, tras una reunión en el Despacho Oval y una conferencia de prensa conjunta, el presidente estadounidense agasajará a su invitado con una cena de Estado.

Obama tiene previsto exponer de forma franca a Xi las preocupaciones de Washington sobre el ciberespionaje y las tensiones en el mar de la China Meridional, según adelantó el lunes su principal asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice.

Hoy, la Casa Blanca dijo que Xi será recibido mañana en Washington por el vicepresidente Joe Biden.

Tras dos dí­as en la capital estadounidense, el presidente chino viajará a Nueva York para participar en una serie de actos conmemorativos del 70 aniversario de la creación de la ONU entre el 26 y el 28 de septiembre.

Xi está acompañdo de su esposa, Peng Liyuan, y de una amplia comitiva formada por, entre otros, el consejero de Estado, Yang Jiechi, y miembros del Politburó y otros estamentos del Partido Comunista de China (PCCh).

Se trata de la primera visita de Estado de Xi desde que asumió como presidente de China, en 2013.

Sin ser una visita de Estado, ese ese año viajó a California para un encuentro con Obama, quien acudió en noviembre del año pasado al Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) celebrado en Beijing.

23 SEP 2015 - 19:00

Xi, que realiza su primera visita de Estado a Estados Unidos, se ofreció además a colaborar en la lucha contra el cibercrimen, tras las acusaciones norteamericanas de haber recibido ataques por parte de piratas informáticos chinos, y aseguró que su gobierno es un acérrimo defensor de la ciberseguridad.

En un discurso pronunciado ante lí­deres empresariales tanto chinos como estadounidenses -la presencia china en el oeste de Estados Unidos es muy notable, especialmente en Seattle-, el mandatario chino trató de calmar las dudas que surgieron sobre la economí­a del gigante asiático durante los últimos meses.

"La economí­a de China permanecerá en un ritmo constante de crecimiento bastante rápido. Aún opera en un rango adecuado con una tasa de crecimiento del 7%. Nuestra economía se encuentra bajo presión, pero eso es parte de la senda hacia el crecimiento", indicó Xi, citado por la agencia de noticias EFE.

El presidente chino llegó a Seattle ayer. La ciudad de la costa oeste norteamericana es el segundo mayor núcleo de empresas tecnológicas y start-ups de Estados Unidos, después de Silicon Valley.

Entre los asistentes al primer discurso de Xi se encontraban, además de ejecutivos de Microsoft y Starbucks (ambas con sede en Seattle), y de Ford, Apple e IBM, la secretaria de Comercio estadounidensede, Penny Pritzker, y el ex secretario de Estado Henry Kissinger (1973-1977).

Xi garantizó que el gobierno chino no devaluará más el yuan con el objetivo de potenciar las exportaciones, después de la baja en los tipos de cambio recientes.

En cuanto a los mercados bursátiles, el presidente chino aseguró que éstos alcanzaron un fase de recuperación y ajuste tras un perí­odo "de extrema volatilidad".

Además, el mandatario chino también se ofreció a colaborar con Estados Unidos en la lucha contra el cibercrimen.

"El gobierno de China no participará de ninguna manera en robos comerciales ni en ataques contra redes gubernamentales, crí­menes que deben ser castigados de acuerdo con la ley y los tratados internacionales", indicó Xi.

Xi estará en Seattle hasta mañana, día en que viajará para Washington, donde mantendrá una cena privada en la Casa Blanca con Obama. Al día siguiente, tras una reunión en el Despacho Oval y una conferencia de prensa conjunta, el presidente estadounidense agasajará a su invitado con una cena de Estado.

Obama tiene previsto exponer de forma franca a Xi las preocupaciones de Washington sobre el ciberespionaje y las tensiones en el mar de la China Meridional, según adelantó el lunes su principal asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice.

Hoy, la Casa Blanca dijo que Xi será recibido mañana en Washington por el vicepresidente Joe Biden.

Tras dos dí­as en la capital estadounidense, el presidente chino viajará a Nueva York para participar en una serie de actos conmemorativos del 70 aniversario de la creación de la ONU entre el 26 y el 28 de septiembre.

Xi está acompañdo de su esposa, Peng Liyuan, y de una amplia comitiva formada por, entre otros, el consejero de Estado, Yang Jiechi, y miembros del Politburó y otros estamentos del Partido Comunista de China (PCCh).

Se trata de la primera visita de Estado de Xi desde que asumió como presidente de China, en 2013.

Sin ser una visita de Estado, ese ese año viajó a California para un encuentro con Obama, quien acudió en noviembre del año pasado al Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) celebrado en Beijing.


NOTICIAS RELACIONADAS