Investigación por la mortandad de ballenas

Alrededor de 15 instituciones, varias de ellas internacionales, se reunieron en Chile para estudiar lo que llaman “el mayor varamiento de la historia moderna” con unas 300 ballenas. Ocurrió durante 2015 en las regiones de Aysén y Magallanes. Y se sumaron episodios ocurridos en la última semana.

22 ABR 2016 - 21:28

Un equipo de científicos chilenos y de organismos internacionales debatió en Chile sobre las posibles causas del varamiento de más de 300 cetáceos en las regiones de Aysén y Magallanes durante el año 2015, a los que se suman nuevos episodios ocurridos durante la última semana.

Por estas horas una nueva expedición científica se aprestaba a partir rumbo a la costa sur del vecino país donde se detectaron nuevos varamientos, mientras equipos de investigadores prepara un informe para ser presentado en una cumbre mundial.

Según reproducen medios chilenos, como el diario La Tercera, Frances Gulland, de la Comisión de Mamíferos Marinos de EEUU ha asegurado que el episodio en el cual murieron alrededor de 337 ballenas sei (Balaenoptera Borealis) constituye “el mayor varamiento en la historia moderna”.

El investigador integra un organismo que asesora, entre otros, al propio presidente Barack Obama y estuvo la semana pasada en Chile junto a otros científicos internacionales para analizar el varamiento y muerte de 337 ejemplares de ballena sei entre las regiones de Aysén y Magallanes, en 2015. “Son muchas, y difícil de investigar en un área tan remota, pero queremos ayudar”, dijo Gulland.

El encuentro científico fue organizado por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) de Chile y participaron cinco expertos de alto nivel, entre los que se encuentran Vreni Häussermann (Fundación Huinay) y Carolina Simon Gutstein, (Consejo de Monumentos Nacionales), descubridoras del varamiento masivo.

Según los investigadores el problema es que las muertes continúan. Durante el verano se realizaron dos misiones. Una de Sernapesca y otra privada de las investigadoras. En ambas, aparecieron nuevos ejemplares. Sernapesca informó en febrero dos ballenas y en las últimas horas se confirmaron otros siete ejemplares varados entre el golfo Corcovado y la isla Madre de Dios.

Según los últimos datos que maneja Häussermann, los nuevos casos ya superarían los 20 a la fecha. Sin embargo, todavía se debe determinar si la muerte se debe a la marea roja o es por otra causa.

En cuanto a la causa de muerte de las más de 300 ballenas, los investigadores Häussermann y Simon tienen la hipótesis que fueron las toxinas de la marea roja, pero quieren profundizar su estudio. Por eso a fines de abril iniciarán una nueva expedición a la zona, financiada por Blue Foundation y el apoyo de Navimag.

En el análisis participarán 15 instituciones. Además de los centros que representan a las investigadoras, también se suman las universidades de Chile, Santo Tomás, Católica de Valparaíso, Austral, Magallanes. Desde el extranjero participa la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa) y la Association of Marine Science, de Escocia, entre otras.

Häussermann explica que la hipótesis de la marea roja es la más probable, pero todavía no se puede señalar con certeza. “Estamos estudiando el ecosistema más en detalle para entender qué está pasando: ballenas vivas, mortalidades futuras, monitoreo de marea roja, corrientes, plancton, etc.”

Las investigadoras, que realizaron su primera expedición del año entre enero y marzo, esperan publicar un estudio sobre este fenómeno en mayo.

22 ABR 2016 - 21:28

Un equipo de científicos chilenos y de organismos internacionales debatió en Chile sobre las posibles causas del varamiento de más de 300 cetáceos en las regiones de Aysén y Magallanes durante el año 2015, a los que se suman nuevos episodios ocurridos durante la última semana.

Por estas horas una nueva expedición científica se aprestaba a partir rumbo a la costa sur del vecino país donde se detectaron nuevos varamientos, mientras equipos de investigadores prepara un informe para ser presentado en una cumbre mundial.

Según reproducen medios chilenos, como el diario La Tercera, Frances Gulland, de la Comisión de Mamíferos Marinos de EEUU ha asegurado que el episodio en el cual murieron alrededor de 337 ballenas sei (Balaenoptera Borealis) constituye “el mayor varamiento en la historia moderna”.

El investigador integra un organismo que asesora, entre otros, al propio presidente Barack Obama y estuvo la semana pasada en Chile junto a otros científicos internacionales para analizar el varamiento y muerte de 337 ejemplares de ballena sei entre las regiones de Aysén y Magallanes, en 2015. “Son muchas, y difícil de investigar en un área tan remota, pero queremos ayudar”, dijo Gulland.

El encuentro científico fue organizado por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) de Chile y participaron cinco expertos de alto nivel, entre los que se encuentran Vreni Häussermann (Fundación Huinay) y Carolina Simon Gutstein, (Consejo de Monumentos Nacionales), descubridoras del varamiento masivo.

Según los investigadores el problema es que las muertes continúan. Durante el verano se realizaron dos misiones. Una de Sernapesca y otra privada de las investigadoras. En ambas, aparecieron nuevos ejemplares. Sernapesca informó en febrero dos ballenas y en las últimas horas se confirmaron otros siete ejemplares varados entre el golfo Corcovado y la isla Madre de Dios.

Según los últimos datos que maneja Häussermann, los nuevos casos ya superarían los 20 a la fecha. Sin embargo, todavía se debe determinar si la muerte se debe a la marea roja o es por otra causa.

En cuanto a la causa de muerte de las más de 300 ballenas, los investigadores Häussermann y Simon tienen la hipótesis que fueron las toxinas de la marea roja, pero quieren profundizar su estudio. Por eso a fines de abril iniciarán una nueva expedición a la zona, financiada por Blue Foundation y el apoyo de Navimag.

En el análisis participarán 15 instituciones. Además de los centros que representan a las investigadoras, también se suman las universidades de Chile, Santo Tomás, Católica de Valparaíso, Austral, Magallanes. Desde el extranjero participa la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa) y la Association of Marine Science, de Escocia, entre otras.

Häussermann explica que la hipótesis de la marea roja es la más probable, pero todavía no se puede señalar con certeza. “Estamos estudiando el ecosistema más en detalle para entender qué está pasando: ballenas vivas, mortalidades futuras, monitoreo de marea roja, corrientes, plancton, etc.”

Las investigadoras, que realizaron su primera expedición del año entre enero y marzo, esperan publicar un estudio sobre este fenómeno en mayo.


NOTICIAS RELACIONADAS