PAÍS & MUNDO

Solo el 13% de los evacuados en Fukushima regresó a sus hogares

Solo un 13 por ciento de los habitantes de cinco municipios que estuvieron sujetos a órdenes de evacuación a raíz del accidente de 2011 en la central nuclear japonesa de Fukushima regresó a sus hogares luego de que esas poblaciones fueran declaradas habitables, informaron hoy autoridades locales.

29/01/2017 16:40

Vista aérea de la central siniestrada hace ya cuatro años.

715

Los datos corresponden a las localidades japonesas e Tamura, Minamisoma, Kawauchi, Katsurao y Naraha que fueron afectadas por el accidente nuclear, considerado el peor de la historia, reportó la agencia española Efe.



Las órdenes de evacuación, activadas después de que el terremoto y tsunami de marzo de 2011 provocaran en la cercana central nuclear de Fukushima Daiichi habían sido paulatinamente retiradas en esos pueblos entre abril de 2014 y julio de 2016.



Según los datos recopilados en enero, tan solo unos 2.500 de los 19.460 empadronados en los cinco municipios antes del accidente residen actualmente en las localidades mencionadas.



Los municipios de esos pueblos consideran que gran parte de los habitantes que decidieron no retornar son personas con hijos que "temen exponerlos a altos niveles de radiación".



Esta primavera está previsto que se levanten las órdenes de evacuación en otros cuatro municipios de la prefectura de Fukushima, aunque se desconoce qué proporción de residentes decidirá retornar.



En Fukushima, ocho localidades cercanas a la accidentada central nuclear aún están sujetas a esas medidas debido a los altos niveles de radiación.



El terremoto y tsunami que el 11 de marzo de 2011 devastaron el noreste de Japón y dejaron más de 18.000 muertos y desaparecidos golpearon Fukushima Daiichi y dañaron sus sistemas de refrigeración, lo que provocó que los tres reactores que estaban operativos en ese momento sufrieran fusiones parciales del núcleo.



Las emisiones y vertidos radiactivos provocados por el accidente de Fukushima, el peor desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986, afectaron gravemente a la agricultura, la ganadería y la pesca local y aún obligan a mantener evacuadas a unas 80.000 personas que residían cerca de la planta.