ECONOMÍA

Las lluvias de abril demoran la cosecha de granos


Las lluvias registradas durante abril en la zona núcleo de la agricultura argentina provocaron retrasos y generaron otras adversidades para la cosecha gruesa que pone fin a la campaña agrícola 2017/2018, de acuerdo al relevamiento de la Guía Estratégica para el Agro que elaboran analistas de la Bolsa de Comercio de Rosario.
27/04/2018 14:10

3.037

"Después de unos largos meses sin lluvias, las precipitaciones aparecieron, pero en plena cosecha gruesa. Si bien los milímetros son esenciales para la siembra de trigo, traen demoras en las tareas de recolección y dificultades en el tránsito de algunos caminos", con lo que se produjeron "retrasos y adversidades por las lluvias para la cosecha gruesa", explicó el informe semanal de la GEA.

El informe explicó que "las ráfagas de viento que han acompañado a las tormentas han sido tan intensas que han afectado a numerosos lotes de maíz. Las lluvias de la última semana dejaron acumulados por encima de los 60 mm en el 45% de la región núcleo".

En el plano de detalles, el informe reseñó que la localidad de "Chovet midió un total semanal de 117 mm e Irigoyen 107 mm. En Chovet y Ramallo las lluvias de abril ya superan los 190 mm. Los pronósticos a corto plazo anuncian lluvias intermitentes durante los próximos días, mejorando a partir del martes 1° de mayo".

Al analizar las demoras en la cosecha gruesa, el informe GEA determinó que "la cosecha de soja de primera avanzó solo 3 puntos respecto a la semana anterior, totalizando un 93%".

El relevamiento de la cosecha gruesa determinó que la (recolección) de maíz sólo adelantó 1 punto, cubriendo el 96% del área.

También se estableció que los rindes promedios se siguen afianzando en 32 quintales por hectárea en soja de primera.

La gran variabilidad de valores sigue destacándose, los mínimos de esta semana tocaron los 15 quintales por hectárea y los valores máximos superaron 50 quintales por hectárea en el 80% de la zona núcleo.

En el caso del maíz temprano se consolida el promedio de rindes en torno a los 90 quintales por hectárea.

A medida que avanza la recolección, "la cosecha de la oleaginosa de diciembre y los rindes sorprenden", de acuerdo a lo expresado en este informe.

Según la Guía Estratégica para el Agro, en los rindes de la soja de segunda, el promedio de la última tanda cosechada aumentó 2 puntos respecto a lo que se venía midiendo, alcanzando los 20 quintales por hectárea.

En los alrededores de Carlos Pellegrini y El Trébol, al centro-sur de Santa Fe y en Marcos Juárez, este de Córdoba, los rindes promedios superaron los 30 quintales por hectárea, alcanzando techos entre 40 y 50 quintales por hectárea.

Pero en las otras zonas los técnicos advierten, "lo que sigue será mucho peor".


Agricultura Cereales y Oleaginosas Clima lluvias