PAÍS & MUNDO

Críticas al secretario de la OEA por su visión "sesgada" de la realidad

Carlos Raimundi, propuesto por el Poder Ejecutivo como embajador ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), consideró hoy que el titular del organismo, Luis Almagro, tiene una "mirada tremendamente sesgada de la realidad".

03/02/2020 11:45

387

Tras aclarar que sus dichos son a título personal ya que su pliego aún no cuenta con la aprobación del Senado, Raimundi sostuvo que "todo hace suponer" que el gobierno argentino no apoyará una reelección del Almagro al frente de la OEA, aunque aclaró que "no hay instrucciones oficiales hasta el momento" en ese sentido.

En una entrevista con el Destape Radio, el dirigente político opinó que es un "momento muy delicado de la región, sobre todo en términos de gobiernos", y agregó que posturas como la de Argentina o México tienen tienen una "posición minoritaria" en términos ideológicos y políticos frente a las elecciones en el organismo regional, en donde Almagro busca un nuevo período.

En diciembre pasado, Almagro anunció su intención a postularse a un segundo periodo quinquenal, pese a que se había comprometido a no buscar la reelección cuando obtuvo el cargo, en 2015.

"Es una situación difícil porque el secretario general" de la OEA "se ha convertido en un protagonista con una mirada tremendamente sesgada de la realidad", señaló Raimundo.

Asimismo, afirmó que en el caso de la Argentina "todo hace suponer que va a tratar de apoyar a un candidato alternativo que no sea Luis Almagro", pero aclaró que "no hay instrucciones oficiales hasta el momento".

"Se han explorado otras alternativas junto con México, lo que no quiere decir que sean alternativas ganadoras, porque Almagro tiene el apoyo de los Estados Unidos y eso influye muchísimo", añadió.

En esa línea, dijo que la conducción del organismo tuvo "un papel muy relevante en formar el clima propicio para que las fuerzas policiales y las Fuerzas Armadas forzaran el golpe en Bolivia".

En otro tramo de la entrevista se definió como un "ferviente defensor de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños)", pero opinó que "como no estaban terminadas", dependían mucho "de quién estuviera en los gobiernos" para poder crecer.

Por eso se mostró partidario de lograr "instancias que comprometan los intereses populares de América del Sur", que no dependa de los gobiernos de turno.

"Tenemos que representar intereses permanente de los Estados e ir más allá de la ideología", indicó, y enumeró el plano de "las luchas populares, los sindicatos, los indígenas" como actores necesarios de este espacio.

En el mismo sentido consideró que deberían enfocarse en "4 o 5 ejes" que unan a estos colectivos como "la lucha antimperialista, la autodeterminación, nuestros recursos y la lucha contra la desigualdad".