PAÍS & MUNDO

Suben a 194 las muertes por coronavirus en México, con más de 3.400 casos

El gobierno azteca, donde la cifra de muertos por coronavirus aumentó a 194 y los contagios se elevaron a más de 3.400, pidió a su par de Estados Unidos que habilite la venta de 10.000 respiradores, mientras espera más material sanitario de China para enfrentar la pandemia.

10/04/2020 18:10

471

El mandatario Andrés Manuel López Obrador dijo que su gobierno desea comprar 10.000 respiradores mecánicos y 10.000 monitores a Estados Unidos y que le trasladó el interés al presidente Donald Trump en una conversación telefónica que ambos mantuvieron ayer.

“Le dije que sabemos de la situación tan difícil por la que están atravesando, la falta de ventiladores en general, de monitores, pero también le expresé que ellos tienen más posibilidades, más plantas, más desarrollo tecnológico y más recursos”, informó hoy a la prensa López Obrador.

Los respiradores mecánicos son decisivos en las salas de cuidados intensivos, donde los pacientes afectados por el Covid-19 eran, hasta ayer, 123 en todo México.

La crisis del coronavirus ya causó la muerte de 194 mexicanos y contagió en total a 3.441 personas, lo que obligó a López Obrador a buscar apoyos en el extranjero.

Además de la llamada a Trump, el mandatario también habló hoy con el presidente chino, Xi Jinping, para agradecerle el material sanitario enviado.

Se espera que un avión de Aeroméxico arribe al país esta noche proveniente de China con 1.9 millones de cubrebocas y 820.000 mascarillas KN95 que serán repartidas en los hospitales locales durante el fin de semana, de acuerdo al canciller Marcelo Ebrard.

“Nos están abasteciendo de equipos médicos que requerimos y también para ver la posibilidad de que podamos adquirir más equipos y no tener problema de abasto”, dijo López Obrador sobre la llamada con el líder chino.

Será el segundo de 20 vuelos, la mayoría proveniente del gigante asiático, cargado con material sanitario.

El martes pasado legaron al país 10.1 toneladas de guantes de látex y mascarillas especiales. Los suministros deberán inundar los centros de salud públicos de los Estados, donde médicos y enfermeras han hecho públicas las carencias de materiales básicos para hacer frente a la epidemia.

El subsecretario mexicano de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo que "desafortunadamente no es una epidemia que se pueda parar, pero se puede disminuir la transmisión de los contagios".

Además, advirtió de que en México "están próximos a entrar en la fase 3, pero no hay una fecha exacta".

La fase 3 es el periodo de máxima transmisión y más casos por día.

"Probablemente en los siguientes 15 días llegaremos a un punto donde la transmisión sea lo suficientemente dispersa para considerar la fase 3, y esto implicará algunos ajustes de las medidas sanitarias", indicó, citado por la agencia EFE.

"La próxima semana, de acuerdo a la intensidad de transmisión y el porcentaje de confirmación con las características clínicas de la enfermedad, nos puede llevar a un ajuste hacia arriba sobre la cantidad de casos estimados", apuntó López-Gatell.

Las autoridades sanitarias mexicanas ordenaron hasta el 30 de abril el cierre de escuelas, la suspensión temporal de actividades y la restricción de reuniones masivas, así como medidas específicas de protección para personas de riesgo más vulnerable, que son los adultos mayores, embarazadas y personas con enfermedades crónicas.