POLICIALES

Robó una vez más y estará preso hasta el juicio oral

Se trata de Daniel Muñoz que, desde hace una década, acumula delitos y condenas, en particular por robos, daños y lesiones. El último delito imputado fue en enero de 2020.

10/05/2020 02:00

La fiscal Castagno, el defensor Oyarzun y el juez Pérez en la audiencia.

1.408

Por pedido de la Fiscalía, el juez de Sarmiento, Daniel Pérez resolvió dictar el auto de elevación a juicio oral y público contra Daniel Muñoz, acusado como presunto autor de delitos de robo y daño ocurridos en enero de este año. Asimismo, dispuso la continuidad de media de prisión preventiva dictada el 28 de enero. El acto judicial se realizo mediante el sistema de video conferencia.

La fiscal Laura Castagno, el juez Daniel Pérez y al abogado de la defensa publica Gustavo Oyarzun, realizaron las intervenciones desde sus hogares, mediante conexión remota. La operatoria del sistema, estuvo a cargo de los funcionarios de la Oficina Judicial. En tanto, el detenido participó del acto judicial desde su lugar de detención, utilizando un teléfono celular de las autoridades policiales, indicó un comunicado de prensa oficial de la Fiscalía de Sarmiento.

En el inicio de la audiencia, la investigadora repasó los hechos presentados en la pieza de acusación pública. En este sentido, señaló que el lunes 27 de enero a las 01:20 en la rotisería “Del Lago” Daniel Muñoz y Cesar Córdoba rompieron el vidrio lateral de una puerta, ingresaron al local comercial y sustrajeron trescientos pesos y comprobantes de pago de mercadería. El accionar de los imputados quedo registrados en las cámaras de seguridad del negocio.

En tanto, esa misma jornada entre las 06:30 y las 07:10, los sospechosos ingresaron a un domicilio ubicado sobre la calle Fontana y España. Allí provocaron la rotura de la puerta trasera de la vivienda y sustrajeron: una maquina bordeadora; una bicicleta, cuatro parlantes, un pen drive, anteojos de sol, un cable negro USB, antiparras, tarjetas de crédito, una caja que contenía monedas, un cable coaxil, una barra de cereal y una moneda plateada grande con un logro grabado.

También, denunció que los procesados intentaron forzar el candado del portón de un garaje y la puerta trasera de una vivienda prefabricada que se encuentra en el patio del lugar. Para los acusadores, la intención de los sospechosos era sustraer diversos elementos. Asimismo, indicó que el rápido accionar del personal policial no permitió que los jóvenes lograron su cometido.

Acumulación de causas

Luego, enumeró y describió los medios de prueba testimoniales y documentales, que presentara para las audiencias de debate oral y público. También solicitó el mantenimiento de la medida de coerción. Sus fundamentos se basaron en la continuidad de los riesgos procesales de peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación.

Por otra parte , la representante de la parte acusadora describió las siete causas y condenas, que el imputado acumula desde el año 2011.

A su turno, el defensor Oyarzun formuló su oposición al pedido de la parte acusadora y requirió que se otorgue el sobreseimiento de su asistido. Los argumentos del defensor se basaron en la inconsistencia de los medios de prueba ofrecidos por el Ministerio Público Fiscal y propuso que el cumplimiento de la prisión preventiva de su asistido, se realice en la modalidad de arresto domiciliario.

Finalmente, luego de escuchar los pedidos de las partes, Pérez resolvió dictar el auto de apertura a juicio oral y público contra el acusado. Asimismo, resolvió mantener la medida de coerción hasta la realización del juicio.

Desde hace más de una década, Daniel Muñoz fue acumulando sentencias judiciales en su contra. En el 2008, fue condenado a 4 meses de prisión por un robo. Un año más tarde, recibió una sentencia de dos años y ocho meses, por el delito deportación de arma de fuego, sin la autorización legal correspondiente. En 2012, fue sentenciado a dos años por lesiones leves, daño agravado, robo, atentado agravado, amenazas agravadas por el uso de arma y resistencia a la autoridad. En 2014, fue condenado a dos años de prisión y luego a diez meses por dos robos. En 2016, 3 años y 4 meses por otro robo. Y el año pasado fue sentenciado a un un año y cuatro meses, por los delitos de violación de domicilio y resistencia a la autoridad.