PAÍS & MUNDO

"Con estos nueve días vamos a poder ordenar el sistema sanitario", dijo el Presidente

El presidente Alberto Fernández dijo anoche que, con los nueve días de aislamiento estricto que concluyen este domingo, se va a "poder ordenar el sistema sanitario", en el marco de la segunda ola de coronavirus que atraviesa el país.

28/05/2021 09:54

707

"Sobre estos nueve días que están transcurriendo de este encierro un poco más fuerte vamos a ver los resultados en unos días, pero definitivamente creo que van a a bajar los casos y vamos a poder ordenar el sistema sanitario", dijo anoche el mandatario en una entrevista desde Olivos con el conductor Pedro Rosemblat.

En ese marco, el Presidente advirtió: "Podemos seguir poniendo camas de terapia intensiva, pero no tenemos más médicos que las atiendan. Debemos parar los contagios para que puedan atender, no para que tengan camas".

Hoy se cumple el séptimo día del período de aislamiento estricto que rige desde el último sábado y que vence el próximo domingo, en tanto que, a partir del lunes 31 y hasta el viernes 11 de junio, se volverá a las restricciones anteriores, en función del "semáforo epidemiológico" que rige para todo el país, según lo establecido en el último DNU del Gobierno nacional.

Allí también se dispuso que el fin de semana del 5 y 6 de junio se retomará el aislamiento estricto, con prohibición de circulación desde las 18 de cada día y solo reservada para trabajadores esenciales.

"Vamos a levantar el cierre cuando lo tengamos resuelto"

Alberto Fernández anunció que las exportaciones de carnes retornarán cuando el Gobierno tenga "resuelto el tema" porque "no puede faltar comida en la mesa de los argentinos".

"Vamos a levantar el cierre cuando tengamos resuelto este tema", dijo el Presidente en una entrevista por Youtube, porque "entre los exportadores y la gente, elijo la gente".

"Esperé a los exportadores todo lo que tenía que esperar, pero no puede faltar comida en la mesa de los argentinos", remarcó.

Fernández indicó que a partir del 1 de enero próximo el Gobierno exigirá que los productores "vendan la carne trozada, por ejemplo el lomo por un lado y el asado por el otro".

"Si se exporta el 30% de lo que se produce tenemos un problema enorme con los precios internos, y entonces si no se exporta habrá más ofertas y los precios tenderán a bajar, de acuerdo a la lógica del mercado", explicó.

El mandatario señaló que "nunca hicieron nada los productores frigoríficos, con precios internacionales similares al precio local", y se preguntó "por qué los argentinos tienen que pagarlo" de la misma manera.

"Lo resolvimos parando las exportaciones, más allá de que estamos perdiendo dólares que podrían entrar, pero quisiera que los formadores de precios se den cuenta que los argentinos no tienen por qué pagar la carne al mismo precio que afuera", resumió.

Fernández dijo que los aumentos de precios se deben a "un conjunto de causas" y refirió que "la inflación que se ve en la producción alimentos, no en la carne, tiene como problema quién se queda con la ganancia".

Comparó la inflación en la Argentina "con el punk", porque "es ese sistema, es muy difícil de prever" donde se "vive en el presente, no en el futuro"; y también lo asemejó a un "alcohólico recuperado, donde no se le puede poner una copa de vino adelante porque toma un sorbo y no para".

"En Argentina, con un poco de inflación, se corre por delante, y en donde 'aumentamos' por las dudas", indicó.

El Presidente señaló que en el país "un plazo fijo se hace a 30 días, no a 180", y ejemplificó que en Estados Unidos "se invierte a 20 años y en Argentina a cinco, porque todos quieren recuperar ya".

En cuanto a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y su reciente gira Europea, Fernández planteó "ver algunas reglas que el Fondo tiene y que deben ser revisadas" y apuntó a la "sobretasa" a fijarse "cuando se toma más deuda que la capacidad permitida" de un país.

"Si (el expresidente Mauricio) Macri no hubiese endeudado al país hubiéramos pagado un punto de tasa y ahora pagamos tres, por habernos excedido en nuestra capacidad, con la anuencia del FMI", completó.

Portugal, España, Francia, Alemania e Italia tienen injerencia como socios del Fondo "y esos votos pesan", puntualizó Fernández en referencia a los países visitados, salvo Alemania, con el cual tuvo acercamiento ayer a través de una videoconferencia con la primera ministra Angela Merkel.

En cuanto a su encuentro en Roma con la titular del FMI, la búlgara Kristalina Georgieva, el Presidente expuso la necesidad "de ampliar los plazos" de pago y ver "la tasa", con el objetivo de "ganar tiempo para que el país se recupere".

Fernández recordó que en 2003, durante el Gobierno de Néstor Kirchner, el país "salió del default tras una negociación muy dura con los acreedores", y reseñó que si bien "los precios internacionales eran parecidos a los actuales, hay desigualdad hoy en día porque la pandemia la profundizó".

Acerca de la causa Vicentin reseñó que la idea fue que "el Estado entrara en las exportaciones de cereales para intervenir y contener los precios internos", y refirió que "eso no es comunismo, es racionalidad".

"Me trataron de chavista o expropiador, pero el mercado no resuelve los problemas sino que el más fuerte prevalece", advirtió.

En cuanto a la Hidrovía de los ríos Paraná-Paraguay, cuya concesión venció en 2011 y se prorrogó 10 años más, advirtió que "el trabajo de dragado no lo puede hacer cualquiera, hay pocas empresas en el mundo que hacen eso", y entonces planteó "que las provincias participen en la administración de esos ríos".

Por otra parte, Fernández dijo que "hay que buscar un mecanismo de convivencia democrática", en relación con la oposición, y añadió que "en algún momento se podrá convivir, que no significa pensar igual".

Tras señalar que el expresidente Juan Domingo Perón "fue único e irrepetible", manifestó que la campaña para las elecciones legislativas de este año será "básicamente mediática, claramente", y remarcó que habrá que "llegar a la gente de otro modo" pero "convencido que los argentinos saben quien los cuida".

Luego de contar que recuerda a Kirchner "todos los días" y del cual se siente "su discípulo" para "ser muy firme con lo que eran sus ideales", puntualizó que con Cristina Fernández de Kirchner no tiene diferencias "en los grandes temas" sino "en las formas", pero subrayó que la vicepresidenta "es la líder de la coalición" y señaló que sin ella "no vamos a ningún lado".