La AIE revisa a la baja la demanda de petróleo por la variante Ómicron

La Agencia Internacional de Energía (AIE) revisó hoy a la baja la demanda mundial de petróleo debido al impacto de la variante Ómicron y, al mismo tiempo, estimó que desde este mes, y durante el año próximo, la oferta superará a la demanda permitiendo un alivio en el mercado, donde el barril llegó recientemente a superar los US$ 85.

14 DIC 2021 - 13:43

El organismo con sede en París prevé que el alza en los casos de contagio ralentice “temporalmente” la recuperación en la demanda mundial del crudo, al ser afectado el mercado aéreo con nuevas restricciones y cancelaciones.

Debido a dicho impacto, la AIE modificó sus previsiones para lo que queda de este año y el siguiente en 100.000 barriles diarios menos.

De esta forma, se espera que la demanda global de petróleo crezca en 5,4 millones de barriles diarios para este año, y en 3,3 millones para 2022, año cuando alcanzaría nuevamente los niveles previos a la pandemia con 99,5 millones de barriles diarios.

Según estima la entidad, la producción comenzará a superar a la demanda desde este mismo mes de diciembre con un sobrante de stock previsto de 1.700.000 barriles diarios para el primer trimestre de 2022 y de 2.000.000 para el segundo trimestre, si la OPEP+ continua liberando su producción como lo hizo hasta el momento en 400.000 barriles diarios por mes.

El crecimiento en la oferta se vio impulsado por la mayor producción por parte de los Estados Unidos (de 970.000 barriles diarios en noviembre) y los países pertenecientes a la OPEP+ (450.000 barriles diarios), y se espera que esa tendencia se acelere durante el año próximo con Estados Unidos, Canadá y Brasil marcando récords anuales de producción.

Del mismo modo, si la OPEP+ termina de eliminar sus límites a la producción impuestos al comenzar la crisis sanitaria, Arabia Saudita y Rusia también alcanzarían máximos históricos.

Al mismo tiempo, la oferta también se ve impulsada por la liberación de barriles de sus Reservas Estratégicas por parte de Estados Unidos, China, India, Corea del Sur, Japón y Reino Unido con el objetivo de frenar la suba en los precios del crudo (que llegaron a superar los US$ 85, para luego derrumbarse, por el temor a la variante Ómicron, a un piso de US$ 68,87 y ahora promediar los US$ 75).

Según la AIE, la acción coordinada por estos países podría inyectar potencialmente 70 millones de barriles a los inventarios de la industria del crudo.

"A medida de que 2021 llega a su cierre, el mercado de crudo parece estar en mejores condiciones de lo que lo ha hecho desde hace tiempo. El alivio tan necesario por la escasez de oferta en los mercados está en camino, con la oferta superando a la demanda desde este mes", indicó la AIE en su reporte mensual.

Pese al aumento de casos de coronavirus, la entidad prevé que las nuevas restricciones tendrán un menor impacto en la economía debido a las “extensivas campañas de vacunación", por lo que, pese a los contratiempos, se espera que la demanda para combustible continúe con un "crecimiento saludable".

14 DIC 2021 - 13:43

El organismo con sede en París prevé que el alza en los casos de contagio ralentice “temporalmente” la recuperación en la demanda mundial del crudo, al ser afectado el mercado aéreo con nuevas restricciones y cancelaciones.

Debido a dicho impacto, la AIE modificó sus previsiones para lo que queda de este año y el siguiente en 100.000 barriles diarios menos.

De esta forma, se espera que la demanda global de petróleo crezca en 5,4 millones de barriles diarios para este año, y en 3,3 millones para 2022, año cuando alcanzaría nuevamente los niveles previos a la pandemia con 99,5 millones de barriles diarios.

Según estima la entidad, la producción comenzará a superar a la demanda desde este mismo mes de diciembre con un sobrante de stock previsto de 1.700.000 barriles diarios para el primer trimestre de 2022 y de 2.000.000 para el segundo trimestre, si la OPEP+ continua liberando su producción como lo hizo hasta el momento en 400.000 barriles diarios por mes.

El crecimiento en la oferta se vio impulsado por la mayor producción por parte de los Estados Unidos (de 970.000 barriles diarios en noviembre) y los países pertenecientes a la OPEP+ (450.000 barriles diarios), y se espera que esa tendencia se acelere durante el año próximo con Estados Unidos, Canadá y Brasil marcando récords anuales de producción.

Del mismo modo, si la OPEP+ termina de eliminar sus límites a la producción impuestos al comenzar la crisis sanitaria, Arabia Saudita y Rusia también alcanzarían máximos históricos.

Al mismo tiempo, la oferta también se ve impulsada por la liberación de barriles de sus Reservas Estratégicas por parte de Estados Unidos, China, India, Corea del Sur, Japón y Reino Unido con el objetivo de frenar la suba en los precios del crudo (que llegaron a superar los US$ 85, para luego derrumbarse, por el temor a la variante Ómicron, a un piso de US$ 68,87 y ahora promediar los US$ 75).

Según la AIE, la acción coordinada por estos países podría inyectar potencialmente 70 millones de barriles a los inventarios de la industria del crudo.

"A medida de que 2021 llega a su cierre, el mercado de crudo parece estar en mejores condiciones de lo que lo ha hecho desde hace tiempo. El alivio tan necesario por la escasez de oferta en los mercados está en camino, con la oferta superando a la demanda desde este mes", indicó la AIE en su reporte mensual.

Pese al aumento de casos de coronavirus, la entidad prevé que las nuevas restricciones tendrán un menor impacto en la economía debido a las “extensivas campañas de vacunación", por lo que, pese a los contratiempos, se espera que la demanda para combustible continúe con un "crecimiento saludable".


NOTICIAS RELACIONADAS