Petróleo: la AIE recomendó reducir el consumo de petróleo ante escalada de precios

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) formuló hoy una serie de recomendaciones de medidas para reducir el consumo de petróleo, ante la escalada en sus precios internacionales que lo llevaron de US$ 80 el barril a principios de año a más de US$ 100 por la guerra entre Rusia y Ucrania.

19 MAR 2022 - 11:12

Los cambios que propone la AIE se focalizan en modificar el comportamiento de la demanda, entre los cuales se encuentra el aliento al uso del transporte público a través de una reducción en el precio de los boletos o su gratuidad.

Además, el organismo propuso utilizar el tren de alta velocidad antes que el avión, y el traslado por bicicleta y la caminata; además de sugerir reducir en 10 kilómetros por hora la velocidad máxima en autopistas.

Del mismo modo, recomendó reforzar la introducción de vehículos eléctricos, desalentar los viajes de negocios cuando existan opciones alternativas, realizar teletrabajo al menos tres días por semana, así como la posibilidad de que los gobiernos establezcan jornadas (como los domingos) donde directamente se prohíba la circulación de vehículos en las ciudades o la restricción de la circulación según el número de patente.

El pasado miércoles, la agencia advirtió que la guerra podría derivar en la "mayor crisis en la oferta energética en décadas", y que el petróleo ruso, de los cuales estima que tres millones de barriles se retirarían del mercado desde abril, no va a poder ser fácilmente reemplazado.

Según la AIE, de aplicarse las medidas en las economías avanzadas se podría ahorrar un equivalente de 2,7 millones de barriles diarios de petróleo en cuatro meses, es decir casi todos los barriles que, de acuerdo con el mismo organismo, abandonarán el mercado.

Rusia es el tercer productor mundial de petróleo y el principal exportador, con más de la mitad de su producción enviada a Europa y 20% a China.

No obstante, al ser un mercado global, los cambios en la oferta y la demanda afectan a los precios por igual a todos los países.

Hasta el momento, los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) como Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos se mostraron reticentes a aumentar su producción, pese a poseer capacidad ociosa; mientras que la posibilidad de incrementar la oferta en países como Brasil y Estados Unidos es "limitada" a corto plazo.

Respecto de la posibilidad –hasta el momento frustrada- de que la OPEP aumente su nivel de producción y deje atrás su plan gradual que establece un incremento de sólo 400.000 barriles por día al mes, el director ejecutivo de la AIE, Faith Birol, se mostró optimista por la próxima reunión que celebrará el cártel petrolero.

"Espero que la reunión del 31 de marzo se traduzca en un mensaje positivo, que ayude a reducir la presión en el mercado petrolero", sostuvo hoy Birol en declaraciones difundidas por la agencia France Presse al considerar que los mercados petroleros “se encuentran en una situación de emergencia que podría empeorar en los próximos meses".

Para enfrentar los efectos de la crisis, los miembros del organismo con sede en Paris, acordaron en una reunión extraordinaria a principios de este mes liberar 62,7 millones de barriles de sus reservas de emergencia, es decir el 4% de ellas que actualmente acumulan 1.500 millones de barriles.

"Los miembros de la AIE ya tomaron medidas para asistir a la economía global con una liberación inicial de millones de barriles de reservas de emergencia, pero podemos tomar medidas respecto de la demanda para evitar el riesgo de un crack petrolero", indicó Birol, quién aseguró que las medidas propuestas "ya fueron realizadas y probadas en múltiples países".

De acuerdo con la AIE, las propuestas "podrían aliviar la presión de los precios hacia los consumidores, reducir el daño a la economía, disminuir las ganancias hidrocarburiferas de Rusia y ayudar a que la demanda tome un camino más sustentable".

19 MAR 2022 - 11:12

Los cambios que propone la AIE se focalizan en modificar el comportamiento de la demanda, entre los cuales se encuentra el aliento al uso del transporte público a través de una reducción en el precio de los boletos o su gratuidad.

Además, el organismo propuso utilizar el tren de alta velocidad antes que el avión, y el traslado por bicicleta y la caminata; además de sugerir reducir en 10 kilómetros por hora la velocidad máxima en autopistas.

Del mismo modo, recomendó reforzar la introducción de vehículos eléctricos, desalentar los viajes de negocios cuando existan opciones alternativas, realizar teletrabajo al menos tres días por semana, así como la posibilidad de que los gobiernos establezcan jornadas (como los domingos) donde directamente se prohíba la circulación de vehículos en las ciudades o la restricción de la circulación según el número de patente.

El pasado miércoles, la agencia advirtió que la guerra podría derivar en la "mayor crisis en la oferta energética en décadas", y que el petróleo ruso, de los cuales estima que tres millones de barriles se retirarían del mercado desde abril, no va a poder ser fácilmente reemplazado.

Según la AIE, de aplicarse las medidas en las economías avanzadas se podría ahorrar un equivalente de 2,7 millones de barriles diarios de petróleo en cuatro meses, es decir casi todos los barriles que, de acuerdo con el mismo organismo, abandonarán el mercado.

Rusia es el tercer productor mundial de petróleo y el principal exportador, con más de la mitad de su producción enviada a Europa y 20% a China.

No obstante, al ser un mercado global, los cambios en la oferta y la demanda afectan a los precios por igual a todos los países.

Hasta el momento, los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) como Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos se mostraron reticentes a aumentar su producción, pese a poseer capacidad ociosa; mientras que la posibilidad de incrementar la oferta en países como Brasil y Estados Unidos es "limitada" a corto plazo.

Respecto de la posibilidad –hasta el momento frustrada- de que la OPEP aumente su nivel de producción y deje atrás su plan gradual que establece un incremento de sólo 400.000 barriles por día al mes, el director ejecutivo de la AIE, Faith Birol, se mostró optimista por la próxima reunión que celebrará el cártel petrolero.

"Espero que la reunión del 31 de marzo se traduzca en un mensaje positivo, que ayude a reducir la presión en el mercado petrolero", sostuvo hoy Birol en declaraciones difundidas por la agencia France Presse al considerar que los mercados petroleros “se encuentran en una situación de emergencia que podría empeorar en los próximos meses".

Para enfrentar los efectos de la crisis, los miembros del organismo con sede en Paris, acordaron en una reunión extraordinaria a principios de este mes liberar 62,7 millones de barriles de sus reservas de emergencia, es decir el 4% de ellas que actualmente acumulan 1.500 millones de barriles.

"Los miembros de la AIE ya tomaron medidas para asistir a la economía global con una liberación inicial de millones de barriles de reservas de emergencia, pero podemos tomar medidas respecto de la demanda para evitar el riesgo de un crack petrolero", indicó Birol, quién aseguró que las medidas propuestas "ya fueron realizadas y probadas en múltiples países".

De acuerdo con la AIE, las propuestas "podrían aliviar la presión de los precios hacia los consumidores, reducir el daño a la economía, disminuir las ganancias hidrocarburiferas de Rusia y ayudar a que la demanda tome un camino más sustentable".


NOTICIAS RELACIONADAS