Aterradores gritos desde los edificios en Shangai de la gente confinada por un rebrote de Covid

Reconocida como una de las ciudades más ricas de China, Shangai está atravesando por un estricto confinamiento debido a un peligroso rebrote de COVID-19 que mantiene en alerta y preocupación a las autoridades. Comprar comida se ha convertido en una odisea. La Comisión Nacional de Salud local informó 27.595 nuevos contagios detectados en las últimas 24 horas, una cifra récord para el país desde que comenzó la pandemia. (Video)

Los habitantes de Shanghái gritan por los balcones tras dos semana de confinamiento estricto por el avance del Covid-19
12 ABR 2022 - 20:59

En las últimas semanas, elcoronavirus golpea fuerte a Chinay la gran mayoría de los contagios se concentra enShanghái. Bajo esa razón es quelas autoridades de esta ciudad prolongaron indefinidamente el confinamientoque habían decretado para frenar la propagación.La reacción de la población no se hizo esperar: cientos de ciudadanos salieron a los balcones o se asomaron por las ventanas de sus hogares para gritar descontentos por la medida, que genera también escasez de alimentos.

Con más de 27.000 nuevos casos diarios-la mayoría de ellos, asintomáticos- causados por la contagiosa variante Ómicron,las autoridades insisten en la estrategia nacional de tolerancia cero contra el virus, que ha generado resultados ante otras variantes vía confinamientos, test masivos y cierre prácticamente total de sus fronteras.

En la anterior cuarentena, se permitía salir de casa para abastecerse, pero en estos días en Shangai es prácticamente imposibleincluso efectuar pedidos individuales a domicilio a través de internet, en parte porque la mayoría de los repartidores también se encuentran confinados; de hecho, los cerca de 11.000 -según datos oficiales- que todavía trabajan, deben dormir en furgonetas o tiendas de campaña porque, si vuelven a sus casas, no podrían volver a salir.

Esto ha dejado a la mayoría de residentes de la ciudad, de unos 25 millones de habitantes, con una única salida para poder conseguir comida: las compras conjuntas («group purchasing»), que en los últimos años habían experimentado un auténtico «boom» en China.

Solidaridad

Los habitantes de las urbanizaciones en las que se divide la ciudad han comenzado a organizarseen grupos de la popular red social WeChat -el equivalente de WhatsApp, censurado en China- en los que se ofertan alimentos a domicilio, pero únicamente en grandes lotes, convirtiendo así al habitual comprador minorista en un improvisado mayorista.

En esos grupos, en los que no paran de surgir mensajes día y noche, quien encuentra una de estas ofertas lo anuncia y recauda los fondos de los vecinos interesados: las más comunes son de alimentos básicos, pero también hay de productos de limpieza o incluso de vino y restaurantes de comida rápida.

Eso sí, hay que ser rápido:si no se presta atención constante a esos grupos, es fácil quedarse fuera de uno de esos pedidos.Como dirían en la Fórmula 1,«si parpadean, se lo van a perder».

A priori, esto puede parecer complicado, especialmente para los residentes extranjeros que no dominan el idioma local, pero,cuando el hambre llama a la puerta, se aprende rápido.

El método tampoco está exento de problemas: aparte quela entrega puede demorarse durante días por la citada escasez de repartidores, en ocasiones los pedidos acaban siendo canceladosporque el distribuidor se ha quedado sin inventario antes de lo previsto.

Además,el hecho de que las compras conjuntas se organicen mediante «apps» pone en una situación de vulnerabilidad a los ancianosque no saben utilizarlas, salvados por la solidaridad de los vecinos y voluntarios que se ponen en contacto con ellos para tratar de cubrir sus necesidades básicas.

Algunas urbes no tienen los suficientes habitantes como para optar a efectuar uno de estos pedidos en grupos, y en otras el suministro de comida es escaso, lo que habría provocado ya -según vídeos sin verificar que circulan en redes sociales- algunas situaciones de protesta en las que los vecinos se enfrentan a los guardias del recinto o chillan desesperados por sus ventanas.

Autoridades reparten alimentos

A fines del año pasado,el gobierno chino ya había recomendado a los ciudadanos que mantuvieran la despensa relativamente llenapor si surgían emergencias.

Sin embargo,muchos en Shangai confiaron en los plazos inicialmente anunciados: en las urbanizaciones en las que se detectaron casos en marzo, se dictó un confinamiento de 48 horasque se prolongó otros 12 días para finalmente engarzar con el cierre de la ciudad, que a priori iba a ser de cinco días escalonados en los dos márgenes del río que la divide.

Finalmente, ese último cierre también fue prolongado en toda la ciudad, cuyo gobierno anunció este sábado quesólo se levantará para las comunidades en las que no se haya detectado ningún caso durante las múltiples rondas de pruebas en los 14 días anteriores,aunque los residentes solo podrán desplazarse por su distrito y las reuniones «serán restringidas de manera estricta».

Sea como sea,todavía no se ha marcado una fecha oficial para la reaperturatotal de la ciudad.La situación se ha traducido en que muchos residentes denuncien escasez de alimentos, algo para lo que las autoridades han entregado bolsas con víveres como verduras, huevos, carne, arroz, fideos o aceite, aunque varían tanto en composición como en cantidad según la zona.

Sin embargo,en algunas zonas los habitantes han denunciado que recibieron carne en mal estado, lo que ha dado pie a una investigación oficial al respecto, que se suma a las abiertas contra más de un centenar de establecimientos que habían inflado sus precios aprovechando la necesidad de los compradores y que ya han sido multados.

Ante la crisis,el Ejecutivo municipal ya ha decidido levantar la cuarentena para «el mayor número posible» de almacenes y mercados mayoristascon el objetivo de garantizar el suministro, pero algunos supermercados todavía denuncian importantes dificultades para reponer productos.

Los habitantes de Shanghái gritan por los balcones tras dos semana de confinamiento estricto por el avance del Covid-19
12 ABR 2022 - 20:59

En las últimas semanas, elcoronavirus golpea fuerte a Chinay la gran mayoría de los contagios se concentra enShanghái. Bajo esa razón es quelas autoridades de esta ciudad prolongaron indefinidamente el confinamientoque habían decretado para frenar la propagación.La reacción de la población no se hizo esperar: cientos de ciudadanos salieron a los balcones o se asomaron por las ventanas de sus hogares para gritar descontentos por la medida, que genera también escasez de alimentos.

Con más de 27.000 nuevos casos diarios-la mayoría de ellos, asintomáticos- causados por la contagiosa variante Ómicron,las autoridades insisten en la estrategia nacional de tolerancia cero contra el virus, que ha generado resultados ante otras variantes vía confinamientos, test masivos y cierre prácticamente total de sus fronteras.

En la anterior cuarentena, se permitía salir de casa para abastecerse, pero en estos días en Shangai es prácticamente imposibleincluso efectuar pedidos individuales a domicilio a través de internet, en parte porque la mayoría de los repartidores también se encuentran confinados; de hecho, los cerca de 11.000 -según datos oficiales- que todavía trabajan, deben dormir en furgonetas o tiendas de campaña porque, si vuelven a sus casas, no podrían volver a salir.

Esto ha dejado a la mayoría de residentes de la ciudad, de unos 25 millones de habitantes, con una única salida para poder conseguir comida: las compras conjuntas («group purchasing»), que en los últimos años habían experimentado un auténtico «boom» en China.

Solidaridad

Los habitantes de las urbanizaciones en las que se divide la ciudad han comenzado a organizarseen grupos de la popular red social WeChat -el equivalente de WhatsApp, censurado en China- en los que se ofertan alimentos a domicilio, pero únicamente en grandes lotes, convirtiendo así al habitual comprador minorista en un improvisado mayorista.

En esos grupos, en los que no paran de surgir mensajes día y noche, quien encuentra una de estas ofertas lo anuncia y recauda los fondos de los vecinos interesados: las más comunes son de alimentos básicos, pero también hay de productos de limpieza o incluso de vino y restaurantes de comida rápida.

Eso sí, hay que ser rápido:si no se presta atención constante a esos grupos, es fácil quedarse fuera de uno de esos pedidos.Como dirían en la Fórmula 1,«si parpadean, se lo van a perder».

A priori, esto puede parecer complicado, especialmente para los residentes extranjeros que no dominan el idioma local, pero,cuando el hambre llama a la puerta, se aprende rápido.

El método tampoco está exento de problemas: aparte quela entrega puede demorarse durante días por la citada escasez de repartidores, en ocasiones los pedidos acaban siendo canceladosporque el distribuidor se ha quedado sin inventario antes de lo previsto.

Además,el hecho de que las compras conjuntas se organicen mediante «apps» pone en una situación de vulnerabilidad a los ancianosque no saben utilizarlas, salvados por la solidaridad de los vecinos y voluntarios que se ponen en contacto con ellos para tratar de cubrir sus necesidades básicas.

Algunas urbes no tienen los suficientes habitantes como para optar a efectuar uno de estos pedidos en grupos, y en otras el suministro de comida es escaso, lo que habría provocado ya -según vídeos sin verificar que circulan en redes sociales- algunas situaciones de protesta en las que los vecinos se enfrentan a los guardias del recinto o chillan desesperados por sus ventanas.

Autoridades reparten alimentos

A fines del año pasado,el gobierno chino ya había recomendado a los ciudadanos que mantuvieran la despensa relativamente llenapor si surgían emergencias.

Sin embargo,muchos en Shangai confiaron en los plazos inicialmente anunciados: en las urbanizaciones en las que se detectaron casos en marzo, se dictó un confinamiento de 48 horasque se prolongó otros 12 días para finalmente engarzar con el cierre de la ciudad, que a priori iba a ser de cinco días escalonados en los dos márgenes del río que la divide.

Finalmente, ese último cierre también fue prolongado en toda la ciudad, cuyo gobierno anunció este sábado quesólo se levantará para las comunidades en las que no se haya detectado ningún caso durante las múltiples rondas de pruebas en los 14 días anteriores,aunque los residentes solo podrán desplazarse por su distrito y las reuniones «serán restringidas de manera estricta».

Sea como sea,todavía no se ha marcado una fecha oficial para la reaperturatotal de la ciudad.La situación se ha traducido en que muchos residentes denuncien escasez de alimentos, algo para lo que las autoridades han entregado bolsas con víveres como verduras, huevos, carne, arroz, fideos o aceite, aunque varían tanto en composición como en cantidad según la zona.

Sin embargo,en algunas zonas los habitantes han denunciado que recibieron carne en mal estado, lo que ha dado pie a una investigación oficial al respecto, que se suma a las abiertas contra más de un centenar de establecimientos que habían inflado sus precios aprovechando la necesidad de los compradores y que ya han sido multados.

Ante la crisis,el Ejecutivo municipal ya ha decidido levantar la cuarentena para «el mayor número posible» de almacenes y mercados mayoristascon el objetivo de garantizar el suministro, pero algunos supermercados todavía denuncian importantes dificultades para reponer productos.


NOTICIAS RELACIONADAS