Ya hay 12 personas aisladas por el caso de la nena que falleció en Esquel

Son familiares, vecinos y profesionales de la salud que intervinieron y que están en aislamiento preventivo. Colocarán trampas para capturar roedores y tomar muestras de modo de saber cómo se infectó la pequeña de Cerro Centinela. En esa comuna rural hay mucha consternación y preocupación.

Preocupación. Las máximas autoridades sanitarias de la cordillera explicaron cómo fue el tratamiento con la víctima y anunciaron las medidas preventivas que se tomarán.
14 JUL 2022 - 21:01

Autoridades del Área Programática Esquel y del Hospital Zonal Esquel en conferencia de prensa se refirieron al caso de hantavirus de Cerro Centinela que causó la muerte de una nena de 8 años el miércoles. Patricia Laborde, directora del Área, señaló que el miércoles estuvo en Corcovado, y habló con un familiar de la niña fallecida para explicarle qué sucedió, y sostuvo que en esa localidad había una situación que se entendió, esto en alusión a vecinos que se manifestaron ofuscados en el hospital.

Luego el director del Hospital, Carlos Winter, expuso lo que le informó el área de Pediatría: el martes por guardia ingresó la pequeña a las 11 horas con un cuadro abdominal y estudio de laboratorio compatible con sospecha de hantavirus y sepsis.


Fue asistida con antibióticos y otras medidas de sostén habituales, con oxígeno, y desmejorando súbitamente alrededor de las 4 del miércoles. Pasó a asistencia respiratoria mecánica, con un cuadro de coagulación intravascular diseminada, más una descompensación hemodinámica.

“A pesar de las medidas que se hicieron en la habitación de cuidados críticos de Pediatría, entró en un paro cardio-respiratorio irreversible, falleciendo entre las 8 y 8:30”, amplió Winter.

Por su parte el responsable de Epidemiología del Área, Emiliano Biondo, repasó los esfuerzos de todos los profesionales en torno a la situación de la niña, y manifestó su solidaridad para con la familia y la comunidad de Cerro Centinela.

Sostuvo que más allá de lo que se hizo viene un trabajo duro, anticipando que se deberán implementar varias medidas sanitarias preventivas de la enfermedad, confirmando que a la nena la afectó el hantavirus, llevando certeza en este sentido a la familia.

Biondo puntualizó que empieza una serie de medidas sanitarias muy difíciles de llevar adelante, como los aislamientos preventivos de entre 30 y 45 días, en cuyo marco están identificadas 8 personas familiares de la niña y vecinos de la comunidad de Cerro Centinela, y 4 profesionales que intervinieron en el caso. Se desestima que en el ámbito escolar hayan tenido contacto otras personas con la pequeña.

Puntualizó que históricamente tienen experiencia con casos de hantavirus en Cerro Centinela y Corcovado, de los cuales la mitad de los mismos han sido fatales. Además de las medidas con familiares y personas cercanas, el epidemiólogo dijo que se aplicarán también medidas en terreno.

Lamentó Biondo que “hace mucho tiempo que no teníamos un desenlace fatal en una menor”, y dio cuenta de 4 casos en la región en lo que va del año, con tres fallecimientos. Se tiene que el laboratorio del Hospital Esquel, en contacto permanente con el Instituto Malbrán, confirmó en un lapso breve que se trató de hantavirus.

En cuanto a la atención en el hospital de Corcovado, Laborde señaló que de acuerdo a lo que evaluó en la historia clínica, con el ingreso por guardia la chiquita fue atendida el fin de semana allí, y se pidieron estudios, y la última consulta se registró el domingo. El traslado al Hospital no se hizo por el sistema de salud, contó la directora del Área.

También expuso el jefe del Departamento de Salud Ambiental del Área, Rosendo Benedetti. Expresó que para tener más precisión de cómo se produjo el contagio necesitan el acuerdo de la familia, que aún no ha sido abordada por la situación que atraviesa.

No obstante analizó que Cerro Centinela es una comuna rural que se vincula con un contexto de riesgo de contagiarse de hantavirus, además del tipo de actividades que se realizan y el tipo de calefacción que se utiliza.

Desde Salud Ambiental se tomarán medidas como la colocación de trampas para la captura de roedores, y tomar muestras para avanzar en el dato de cómo se infectó la niña.

En este escenario, la comunidad de Cerro Centinela, de 300 habitantes, está consternada por el fallecimiento de la pequeña. Beatriz Roa, presidenta de la Comuna, dijo en Cadena Tiempo que “estamos mal, porque era una nena de nuestra localidad, que concurría a la Escuela 113, conocida por todos, como así también sus padres y sus abuelos maternos”.

Indicó que la niña vivía con su mamá, ya que el padre trabajaba afuera en una estancia, y las visitaba los fines de semana, y gran parte del tiempo la chica estaba con sus abuelos Gladys Yanquileo y Arturo Valles, que “están muy mal por la pérdida de su nietita”. Afirmó que fue muy triste la noticia, y que allí están preocupados porque desde hace un mes notan un incremento masivo de roedores, tal vez por la cantidad de nieve acumulada en las montañas que hicieron que bajaran a la zona urbana y a los campos.

Roa sostuvo que “como estamos acostumbrados en el campo, para contrarrestar a las ratas colocamos veneno y tenemos muchos gatos. Pero con lo que ocurrió con la nena, me comuniqué con Asuntos Municipales para hacer conocer el problema”.

La presidenta de la Comuna solicitó a las autoridades provinciales que los provean de lavandina, guantes y barbijos para distribuir a los pobladores principalmente del campo, que manipulan leña y pasto, y razonó que hay una gran cantidad de roedores, y no saben cuáles son las especies que contagian el hantavirus. “Por eso tenemos que prevenir”, acotó.

Iniciaron de inmediato con la directora de la Escuela 113 de la localidad, Marcela Iturburu, las gestiones para que se disponga la desinfección del establecimiento, y otras instituciones como la propia Comuna, la terminal y el hospital. Roa pidió que les lleven líquido desinfectante para los galpones #

Enterate de las noticias de POLITICA a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
Preocupación. Las máximas autoridades sanitarias de la cordillera explicaron cómo fue el tratamiento con la víctima y anunciaron las medidas preventivas que se tomarán.
14 JUL 2022 - 21:01

Autoridades del Área Programática Esquel y del Hospital Zonal Esquel en conferencia de prensa se refirieron al caso de hantavirus de Cerro Centinela que causó la muerte de una nena de 8 años el miércoles. Patricia Laborde, directora del Área, señaló que el miércoles estuvo en Corcovado, y habló con un familiar de la niña fallecida para explicarle qué sucedió, y sostuvo que en esa localidad había una situación que se entendió, esto en alusión a vecinos que se manifestaron ofuscados en el hospital.

Luego el director del Hospital, Carlos Winter, expuso lo que le informó el área de Pediatría: el martes por guardia ingresó la pequeña a las 11 horas con un cuadro abdominal y estudio de laboratorio compatible con sospecha de hantavirus y sepsis.


Fue asistida con antibióticos y otras medidas de sostén habituales, con oxígeno, y desmejorando súbitamente alrededor de las 4 del miércoles. Pasó a asistencia respiratoria mecánica, con un cuadro de coagulación intravascular diseminada, más una descompensación hemodinámica.

“A pesar de las medidas que se hicieron en la habitación de cuidados críticos de Pediatría, entró en un paro cardio-respiratorio irreversible, falleciendo entre las 8 y 8:30”, amplió Winter.

Por su parte el responsable de Epidemiología del Área, Emiliano Biondo, repasó los esfuerzos de todos los profesionales en torno a la situación de la niña, y manifestó su solidaridad para con la familia y la comunidad de Cerro Centinela.

Sostuvo que más allá de lo que se hizo viene un trabajo duro, anticipando que se deberán implementar varias medidas sanitarias preventivas de la enfermedad, confirmando que a la nena la afectó el hantavirus, llevando certeza en este sentido a la familia.

Biondo puntualizó que empieza una serie de medidas sanitarias muy difíciles de llevar adelante, como los aislamientos preventivos de entre 30 y 45 días, en cuyo marco están identificadas 8 personas familiares de la niña y vecinos de la comunidad de Cerro Centinela, y 4 profesionales que intervinieron en el caso. Se desestima que en el ámbito escolar hayan tenido contacto otras personas con la pequeña.

Puntualizó que históricamente tienen experiencia con casos de hantavirus en Cerro Centinela y Corcovado, de los cuales la mitad de los mismos han sido fatales. Además de las medidas con familiares y personas cercanas, el epidemiólogo dijo que se aplicarán también medidas en terreno.

Lamentó Biondo que “hace mucho tiempo que no teníamos un desenlace fatal en una menor”, y dio cuenta de 4 casos en la región en lo que va del año, con tres fallecimientos. Se tiene que el laboratorio del Hospital Esquel, en contacto permanente con el Instituto Malbrán, confirmó en un lapso breve que se trató de hantavirus.

En cuanto a la atención en el hospital de Corcovado, Laborde señaló que de acuerdo a lo que evaluó en la historia clínica, con el ingreso por guardia la chiquita fue atendida el fin de semana allí, y se pidieron estudios, y la última consulta se registró el domingo. El traslado al Hospital no se hizo por el sistema de salud, contó la directora del Área.

También expuso el jefe del Departamento de Salud Ambiental del Área, Rosendo Benedetti. Expresó que para tener más precisión de cómo se produjo el contagio necesitan el acuerdo de la familia, que aún no ha sido abordada por la situación que atraviesa.

No obstante analizó que Cerro Centinela es una comuna rural que se vincula con un contexto de riesgo de contagiarse de hantavirus, además del tipo de actividades que se realizan y el tipo de calefacción que se utiliza.

Desde Salud Ambiental se tomarán medidas como la colocación de trampas para la captura de roedores, y tomar muestras para avanzar en el dato de cómo se infectó la niña.

En este escenario, la comunidad de Cerro Centinela, de 300 habitantes, está consternada por el fallecimiento de la pequeña. Beatriz Roa, presidenta de la Comuna, dijo en Cadena Tiempo que “estamos mal, porque era una nena de nuestra localidad, que concurría a la Escuela 113, conocida por todos, como así también sus padres y sus abuelos maternos”.

Indicó que la niña vivía con su mamá, ya que el padre trabajaba afuera en una estancia, y las visitaba los fines de semana, y gran parte del tiempo la chica estaba con sus abuelos Gladys Yanquileo y Arturo Valles, que “están muy mal por la pérdida de su nietita”. Afirmó que fue muy triste la noticia, y que allí están preocupados porque desde hace un mes notan un incremento masivo de roedores, tal vez por la cantidad de nieve acumulada en las montañas que hicieron que bajaran a la zona urbana y a los campos.

Roa sostuvo que “como estamos acostumbrados en el campo, para contrarrestar a las ratas colocamos veneno y tenemos muchos gatos. Pero con lo que ocurrió con la nena, me comuniqué con Asuntos Municipales para hacer conocer el problema”.

La presidenta de la Comuna solicitó a las autoridades provinciales que los provean de lavandina, guantes y barbijos para distribuir a los pobladores principalmente del campo, que manipulan leña y pasto, y razonó que hay una gran cantidad de roedores, y no saben cuáles son las especies que contagian el hantavirus. “Por eso tenemos que prevenir”, acotó.

Iniciaron de inmediato con la directora de la Escuela 113 de la localidad, Marcela Iturburu, las gestiones para que se disponga la desinfección del establecimiento, y otras instituciones como la propia Comuna, la terminal y el hospital. Roa pidió que les lleven líquido desinfectante para los galpones #


NOTICIAS RELACIONADAS