Tensión en EEUU: Texas deporta migrantes a Nueva York

Un centenar de migrantes latinoamericanos, en su mayoría venezolanos, llegaron hoy a Nueva York en micros alquilados por el Gobierno republicano del estado de Texas, en medio de un conflicto político interno con los demócratas sobre el tema a tres meses de las elecciones de medio término.

10 AGO 2022 - 14:28

El viernes pasado, el gobernador de Texas, Greg Abbott, advirtió que su estado trasladará a los inmigrantes que lleguen a la frontera directamente a la ciudad de Nueva York, tensando una batalla retórica con el alcalde de la Gran Manzana, el demócrata Eric Adams.

Muchos hombres solos, y también unas pocas familias con niños pequeños, llegaron en tres buses tras cerca de 30 horas de viaje, y con equipaje mínimo: una bolsa de plástico o una pequeña mochila.

"La ciudad de Nueva York está aquí para apoyar a los solicitantes de asilo que están llegando", dijo a la prensa Manuel Castro, responsable local para asuntos migratorios, que dio la bienvenida a los migrantes, junto con un dispositivo de ambulancias y gran despliegue policial en la Port Authority Bus Station de Manhattan, informó la agencia de noticias AFP.

Adams admitió que no "existe comunicación" entre las autoridades de Texas y las neoyorquinas sobre el número de solicitantes de asilo que iban a mandar a Nueva York y dijo que su par texano "utiliza seres humanos como peones" por razones políticas.

"Lo está haciendo para incitar al sentimiento antiinmigración, pero Nueva York no caerá en ello", advirtió.

La llegada de los micros se enmarca en una disputa política entre demócratas y republicanos del ala más conservadora, como Abbott, que acusan al presidente Joe Biden de ser permisivo con la llegada de extranjeros al país.

"Debido a la continua negativa del presidente a reconocer la crisis causada por sus políticas de fronteras abiertas, el estado de Texas tuvo que tomar medidas sin precedentes para mantener seguras a nuestras comunidades", dijo Abbott en un comunicado.

Agregó que "además de Washington, D.C., la ciudad de Nueva York es el destino ideal para estos migrantes, que pueden recibir la abundancia de servicios y viviendas de la ciudad de los que se jacta el alcalde Adams".

Con sorna, el gobernador dijo que espera su par neoyorquino "cumpla su promesa de dar la bienvenida a todos los migrantes con los brazos abiertos para que nuestras ciudades fronterizas invadidas y abrumadas puedan encontrar alivio".

"Esta es una situación histórica y sin precedentes", dijo por su parte Castro, que cruzó a Estados Unidos procedente de México a los 5 años de la mano de su madre. "Ojalá nos hubieran recibido como lo estamos haciendo nosotros ahora" dijo.

Estos tres buses, que salieron inicialmente con unas 140-150 personas de Texas, de los que llegaron en torno a un centenar (el resto decidió quedarse por el camino en otras ciudades voluntariamente), se suman a otros fletados por las autoridades texanas el pasado fin de semana y se prevé que puedan llegar más en los próximos días.

Desde mayo, llegaron a Nueva York unos 4.000 migrantes, la mayoría latinos, en busca de asilo, recordó el funcionario.

10 AGO 2022 - 14:28

El viernes pasado, el gobernador de Texas, Greg Abbott, advirtió que su estado trasladará a los inmigrantes que lleguen a la frontera directamente a la ciudad de Nueva York, tensando una batalla retórica con el alcalde de la Gran Manzana, el demócrata Eric Adams.

Muchos hombres solos, y también unas pocas familias con niños pequeños, llegaron en tres buses tras cerca de 30 horas de viaje, y con equipaje mínimo: una bolsa de plástico o una pequeña mochila.

"La ciudad de Nueva York está aquí para apoyar a los solicitantes de asilo que están llegando", dijo a la prensa Manuel Castro, responsable local para asuntos migratorios, que dio la bienvenida a los migrantes, junto con un dispositivo de ambulancias y gran despliegue policial en la Port Authority Bus Station de Manhattan, informó la agencia de noticias AFP.

Adams admitió que no "existe comunicación" entre las autoridades de Texas y las neoyorquinas sobre el número de solicitantes de asilo que iban a mandar a Nueva York y dijo que su par texano "utiliza seres humanos como peones" por razones políticas.

"Lo está haciendo para incitar al sentimiento antiinmigración, pero Nueva York no caerá en ello", advirtió.

La llegada de los micros se enmarca en una disputa política entre demócratas y republicanos del ala más conservadora, como Abbott, que acusan al presidente Joe Biden de ser permisivo con la llegada de extranjeros al país.

"Debido a la continua negativa del presidente a reconocer la crisis causada por sus políticas de fronteras abiertas, el estado de Texas tuvo que tomar medidas sin precedentes para mantener seguras a nuestras comunidades", dijo Abbott en un comunicado.

Agregó que "además de Washington, D.C., la ciudad de Nueva York es el destino ideal para estos migrantes, que pueden recibir la abundancia de servicios y viviendas de la ciudad de los que se jacta el alcalde Adams".

Con sorna, el gobernador dijo que espera su par neoyorquino "cumpla su promesa de dar la bienvenida a todos los migrantes con los brazos abiertos para que nuestras ciudades fronterizas invadidas y abrumadas puedan encontrar alivio".

"Esta es una situación histórica y sin precedentes", dijo por su parte Castro, que cruzó a Estados Unidos procedente de México a los 5 años de la mano de su madre. "Ojalá nos hubieran recibido como lo estamos haciendo nosotros ahora" dijo.

Estos tres buses, que salieron inicialmente con unas 140-150 personas de Texas, de los que llegaron en torno a un centenar (el resto decidió quedarse por el camino en otras ciudades voluntariamente), se suman a otros fletados por las autoridades texanas el pasado fin de semana y se prevé que puedan llegar más en los próximos días.

Desde mayo, llegaron a Nueva York unos 4.000 migrantes, la mayoría latinos, en busca de asilo, recordó el funcionario.


NOTICIAS RELACIONADAS