DEPORTES

Federal B: Derrota para ambos en el clásico valletano

La “Academia”, sin brillo ofensivo, no pudo someter a un “Verde” conservador sin poder de gol. Con el empate, ambos equipos se anularon y resignaron opciones de clasificación en la tarde de ayer en el Cayetano Castro, en el inicio de la segunda rueda del campeonato.

18/09/2017 02:00

Mano germinalista en el área al final de partido sin brillo. Dos Santos no juzgó que hubiese habido penal.

1.202

Celebran J.J. Moreno de Puerto Madryn, Sol de Mayo de Viedma, Independiente de Río Colorado y Deportivo Rincón, los equipos que integran el cuarteto principal de la Zona Patagónica Norte. El motivo se los dio el paupérrimo empate sin goles registrado ayer entre Racing Club de Trelew y Germinal de Rawson.



Ambos clubes valletanos, en un pobre despliegue futbolístico bajo un calor intenso, se anularon mutuamente. Le dieron oxígeno a sus rivales en la puja por clasficar a segunda fase.



El empate resulta más perjudicial si se observan los restantes resultados. Por un lado, Independiente de Río Colorado fue derrotado por Cruz del Sur en Bariloche. Por el otro, Deportivo Rincón solo empató ante el débil Pacífico de Neuquén.



Si Racing hubiese ganado, tendría 18 puntos. Se encontraría a dos unidades de J.J. Moreno y Sol de Mayo, primero y segundo, respectivamente. En cambio, si Germinal hubiese cantado victoria, se ubicaría actualmente a tres unidades del “Naranja” y del “Albiceleste” de Viedma.



Pero la realidad es otra. Tanto la “Academia” como el “Verde” desperdiciaron la oportunidad de conquistar un triunfo vital para el futuro. Por este empate, ambos clubes marginaron un porcentaje de sus esperanzas de clasificación.



Escaso brillo



En el sentido estricamente estratégico, la batalla táctica fue ganada por Pedro Bravo González. El DT germinalista, con la ausencia de Franco Toloza por lesión, dispuso sobre el poceado campo de juego, un esquema con un volante central (Nicolás Macarof), cuatro mediocampistas (Jonathan Santibález, Alan Rubio, Martín Dedyn, y Darío Pellejero) y un delantero (Rodrigo Linares).



A excepción de un disparo de Brian Castillo a los 25 minutos, el dueño de casa no logró perforar el férreo esquema defensivo visitante en el primer tiempo. El cerrojo defensivo de Bravo González no mostraba fisuras.



De todas formas la estrategia podría comprenderse más si el punto beneficiase abiertamente al “Verde”. Pero el elenco capitalino empezó el partido por debajo del “Albirrojo”. Y esa situación no fue modificada por el empate de ayer. El “Verde” se defendió bien, pero no tuvo poder de contragolpe. Quizás desde el cuerpo germinalista consideren que la unidad no sea sinónimo de pérdida. Todas las miradas son válidas.



En el segundo tiempo, la intensidad aumentó tenuemente. De hecho, se produjeron las escasas ocasiones de gol del cotejo. Tras la mejor jugada combinada de la tarde, a los 12 minutos, el ingresado Martín Bataller estrelló un tiro en el poste. Dos minutos más tarde, quien envió un tiro a uno de los parantes fue Darío Pellejero.



A los 25 minutos, Juan Oleiro bloqueó un venenoso centro rasante de Facundo Larreguy, que tenía como receptor a Amiel Cuestas. A a los 41, Rodrigo Linares, a quien le anularon un gol por offside al final del primer tiempo, envió un cabezazo por arriba del travesaño. Un minuto despúes, Denis Hidalgo efectuó un disparo, que tras un desvío en un zaguero germinalista, también se estrelló en el poste. Podrá argumentarse que hubo falta de suerte. Pero a la suerte, se la debe ayudar. En síntesis, la impericia local no pudo con la mezquindad visitante. Los dos clubes repartieron puntos, algo a futuro que podrán lamentar.