Italia pide una "respuesta europea" a la apertura de fronteras y critica veto a sus ciudadanos

El gobierno exigió una "respuesta europea" uniforme a la reapertura de las fronteras dentro del espacio de libre circulación sin pasaportes del continente y criticó la decisión de los países que anunciaron que vetarán el ingreso de sus ciudadanos, mientras grupos de extrema derecha marcharon en Roma y Milán, en rechazo a las medidas del gobierno, sin respetar las medidas de distanciamiento.

30 MAY 2020 - 13:44

"En estos días he escuchado mucho sobre Italia. No me parece el momento de generar controversia, pero quiero decir una cosa claramente: exigimos respeto", escribió el canciller italiano, Luigi Di Maio, en Facebook.

Los fuertes dichos de Di Maio se dan luego de que Grecia anunciara ayer que no permitirá el ingreso de ciudadanos de Italia y de otros países muy afectados por el coronavirus cuando reabra sus fronteras el 15 de junio.

Italia, en tanto, abrirá sus fronteras, sin necesidad de cuarentena, a partir del miércoles 3 de junio para todos los turistas de Europa y el Reino Unido.

"Para la reapertura de fronteras hace falta una respuesta europea, porque si se actúa de forma distinta y desorganizada falla el espíritu europeo, y se derrumba la Unión", agregó Di Maio, antes de remarcar que "la paciencia tiene un límite".

Al mismo tiempo, miles de personas marcharon este sábado en ciudades Roma y Milán, acompañados por grupos de extrema derecha como Casapound, para mostrar su rechazo a las medidas del gobierno ante la pandemia.

"Aquí hay gente que no come, que no tiene un sueldo hace cuatro meses, tenemos hambre", fue uno de los mensajes que ilustraron los carteles que mostraron los manifestantes, sin barbijo ni distanciamiento social, que se congregaron en la Plaza Venecia de la capital italiana encabezados por grupos ultras entre los que estaba también "Macha sobre Roma".

En Milán, miles de los denominados "chalecos naranja", el movimiento creado por el ex general Antonio Pappalardo, pidieron el fin del gobierno de Giuseppe Conte y un nuevo Ejecutivo nacional, ente críticas a las medidas oficiales.

Además de permitir la entrada de turistas europeos, Italia habilitará el miércoles los desplazamientos dentro de su país, luego de que el gobierno diera ayer el visto bueno al informe epidemiológico semanal que mostró que las 19 regiones y las dos provincias autónomas tienen un índice Rt de transmisibilidad de coronavirus menor a 1.

De cara a la reapertura europea, Di Maio anunció también que hará una gira por Alemania, Eslovenia y Grecia la semana próxima, para explicar que Italia "no acepta listas negras".

Con más de 33.000 víctimas desde el inicio de la pandemia, Italia entrará el miércoles 3 de junio en una de las últimas etapas de la salida de las medidas de restricción vigentes desde el 10 de marzo.

Este sábado, la Protección Civil informó que 111 personas murieron en las últimas 24 horas por coronavirus, un alza frente a los 87 informados ayer, mientras que la cantidad de nuevos contagios bajó de 516 del viernes a los 416 de hoy en todo el país.

30 MAY 2020 - 13:44

"En estos días he escuchado mucho sobre Italia. No me parece el momento de generar controversia, pero quiero decir una cosa claramente: exigimos respeto", escribió el canciller italiano, Luigi Di Maio, en Facebook.

Los fuertes dichos de Di Maio se dan luego de que Grecia anunciara ayer que no permitirá el ingreso de ciudadanos de Italia y de otros países muy afectados por el coronavirus cuando reabra sus fronteras el 15 de junio.

Italia, en tanto, abrirá sus fronteras, sin necesidad de cuarentena, a partir del miércoles 3 de junio para todos los turistas de Europa y el Reino Unido.

"Para la reapertura de fronteras hace falta una respuesta europea, porque si se actúa de forma distinta y desorganizada falla el espíritu europeo, y se derrumba la Unión", agregó Di Maio, antes de remarcar que "la paciencia tiene un límite".

Al mismo tiempo, miles de personas marcharon este sábado en ciudades Roma y Milán, acompañados por grupos de extrema derecha como Casapound, para mostrar su rechazo a las medidas del gobierno ante la pandemia.

"Aquí hay gente que no come, que no tiene un sueldo hace cuatro meses, tenemos hambre", fue uno de los mensajes que ilustraron los carteles que mostraron los manifestantes, sin barbijo ni distanciamiento social, que se congregaron en la Plaza Venecia de la capital italiana encabezados por grupos ultras entre los que estaba también "Macha sobre Roma".

En Milán, miles de los denominados "chalecos naranja", el movimiento creado por el ex general Antonio Pappalardo, pidieron el fin del gobierno de Giuseppe Conte y un nuevo Ejecutivo nacional, ente críticas a las medidas oficiales.

Además de permitir la entrada de turistas europeos, Italia habilitará el miércoles los desplazamientos dentro de su país, luego de que el gobierno diera ayer el visto bueno al informe epidemiológico semanal que mostró que las 19 regiones y las dos provincias autónomas tienen un índice Rt de transmisibilidad de coronavirus menor a 1.

De cara a la reapertura europea, Di Maio anunció también que hará una gira por Alemania, Eslovenia y Grecia la semana próxima, para explicar que Italia "no acepta listas negras".

Con más de 33.000 víctimas desde el inicio de la pandemia, Italia entrará el miércoles 3 de junio en una de las últimas etapas de la salida de las medidas de restricción vigentes desde el 10 de marzo.

Este sábado, la Protección Civil informó que 111 personas murieron en las últimas 24 horas por coronavirus, un alza frente a los 87 informados ayer, mientras que la cantidad de nuevos contagios bajó de 516 del viernes a los 416 de hoy en todo el país.


NOTICIAS RELACIONADAS