El linyera que tuvo sexo con una personal trainer dijo que la mujer lo invitó y ahora le ofrecen ser diputado

Givaldo Alves de Souza afirma que “no se arrepiente” de haber mantenido relaciones sexuales con Sandra Mara Fernandes, pese a la brutal golpiza que recibió. Reafirmó que la relación con la mujer fue consentida y que incluso fue invitado por ella a subirse al auto, pese a que él le advirtió que “no se había duchado”. (Video)

10 ABR 2022 - 16:20

Givaldo Alves "Garrotiño" de Souza, el brasileño sin techo de 48 años que fue brutalmente agredido por un personal trainer que le sorprendió mientras tenía sexo con su esposa, se convirtió en un personaje famoso de las calles de Brasilia. La gente lo detiene para sacarse selfies y en uno de los videos que circula en las redes sociales, Givaldo dice que “no se arrepiente” de lo sucedido.

En el video, el vagabundo es abordado por un grupo de personas. Uno de ellos pregunta: “¿Valió la pena?”, a lo que Givaldo afirma que “no se arrepiente” de haber mantenido relaciones sexuales con Sandra Mara Fernandes, pese a la brutal golpiza que recibió por parte de su marido, Eduardo Alves.

También dijo que, si no fuera por la intervención del entrenador, “todavía podría estar con ella”.

“¿Pero valió la pena el dolor?”, insisten, a lo que Givaldo responde entre risas:“Hombre, ella es demasiado maravillosa. Nadie merece ser golpeado así”.

Givaldo Alves dio esta semana una entrevista de más de 40 minutos con el diario Metrópoles en la que reafirmó que la relación con la mujer fue consentida y que inclusofue invitado por ella a subirse al auto, pese a que él le advirtió que “no se había duchado”.

“Iba caminando por la calle y escuché un grito: ‘Chico, chico’. Miré hacia atrás y solo estaba yo.Y ella dijo: ‘¿Quieres salir conmigo?’”, contó Alves sobre su encuentro con Sandra Mara.

“Chica, no tengo dinero, no tengo hogar. Ni siquiera tengo dinero para llevarte al hotel. Entonces ella dijo: ‘Puede ser en mi auto’”, continuó.

El hombre que nació en Bahía contó que le gusta la literatura y que trabajó como obrero y camionero. También dijo que estuvo casado y que tiene una hija de 28 años.

En uno de los momentos más importantes de la conversación, Givaldo refutó las acusaciones del personal trainer sobre el delito de violación: “Dios me puso en un lugar rodeado de cámaras que comprueban que no hubo nada de esto (violación). Si fuera otra persona sin hogar, probablemente ya estaría en la cárcel”, dijo aliviado.

El vagabundo afirmó además que recién se enteró de que la mujer estaba casada cuando estaba recibiendo atención médica en el hospital.

Debido a la agresión, Givaldo sufrió un edema en un ojo y la rotura de una costilla y estuvo internado una semana.

Según Metrópoles, al menos cuatro partidos políticos se le acercaron para lanzarlo como candidato a diputado en las próximas elecciones.

Qué se sabe del caso

El entrenador personal Eduardo Alves, de 31 años, es investigado por agredir al indigente luego de sorprenderlo teniendo sexo con su esposa, en Planaltina, Distrito Federal. El incidente, que ocurrió el 9 de marzo y está siendo investigado por la Policía, fue grabado por cámaras de seguridad.

El personal trainer dijo que su esposa de 33 años estaba padeciendo un brote psicótico y que fue víctima de violencia sexual por parte del indigente.

En una serie de audios, Sandra Mara dijo que había recibido un “mensaje de Dios” para ayudar al hombre y luego que vio “imágenes de su esposo y Dios” en el vagabundo antes de tener sexo con él.

10 ABR 2022 - 16:20

Givaldo Alves "Garrotiño" de Souza, el brasileño sin techo de 48 años que fue brutalmente agredido por un personal trainer que le sorprendió mientras tenía sexo con su esposa, se convirtió en un personaje famoso de las calles de Brasilia. La gente lo detiene para sacarse selfies y en uno de los videos que circula en las redes sociales, Givaldo dice que “no se arrepiente” de lo sucedido.

En el video, el vagabundo es abordado por un grupo de personas. Uno de ellos pregunta: “¿Valió la pena?”, a lo que Givaldo afirma que “no se arrepiente” de haber mantenido relaciones sexuales con Sandra Mara Fernandes, pese a la brutal golpiza que recibió por parte de su marido, Eduardo Alves.

También dijo que, si no fuera por la intervención del entrenador, “todavía podría estar con ella”.

“¿Pero valió la pena el dolor?”, insisten, a lo que Givaldo responde entre risas:“Hombre, ella es demasiado maravillosa. Nadie merece ser golpeado así”.

Givaldo Alves dio esta semana una entrevista de más de 40 minutos con el diario Metrópoles en la que reafirmó que la relación con la mujer fue consentida y que inclusofue invitado por ella a subirse al auto, pese a que él le advirtió que “no se había duchado”.

“Iba caminando por la calle y escuché un grito: ‘Chico, chico’. Miré hacia atrás y solo estaba yo.Y ella dijo: ‘¿Quieres salir conmigo?’”, contó Alves sobre su encuentro con Sandra Mara.

“Chica, no tengo dinero, no tengo hogar. Ni siquiera tengo dinero para llevarte al hotel. Entonces ella dijo: ‘Puede ser en mi auto’”, continuó.

El hombre que nació en Bahía contó que le gusta la literatura y que trabajó como obrero y camionero. También dijo que estuvo casado y que tiene una hija de 28 años.

En uno de los momentos más importantes de la conversación, Givaldo refutó las acusaciones del personal trainer sobre el delito de violación: “Dios me puso en un lugar rodeado de cámaras que comprueban que no hubo nada de esto (violación). Si fuera otra persona sin hogar, probablemente ya estaría en la cárcel”, dijo aliviado.

El vagabundo afirmó además que recién se enteró de que la mujer estaba casada cuando estaba recibiendo atención médica en el hospital.

Debido a la agresión, Givaldo sufrió un edema en un ojo y la rotura de una costilla y estuvo internado una semana.

Según Metrópoles, al menos cuatro partidos políticos se le acercaron para lanzarlo como candidato a diputado en las próximas elecciones.

Qué se sabe del caso

El entrenador personal Eduardo Alves, de 31 años, es investigado por agredir al indigente luego de sorprenderlo teniendo sexo con su esposa, en Planaltina, Distrito Federal. El incidente, que ocurrió el 9 de marzo y está siendo investigado por la Policía, fue grabado por cámaras de seguridad.

El personal trainer dijo que su esposa de 33 años estaba padeciendo un brote psicótico y que fue víctima de violencia sexual por parte del indigente.

En una serie de audios, Sandra Mara dijo que había recibido un “mensaje de Dios” para ayudar al hombre y luego que vio “imágenes de su esposo y Dios” en el vagabundo antes de tener sexo con él.


NOTICIAS RELACIONADAS